Education School Boy Thinking on White¡Estoy cabreada! Sí, podría decirlo de forma más suave, pero no quiero.

¿Para cuándo un pacto educativo nacional? Es lo que de verdad necesita este país; es tan evidente que asusta que no lo hagan, asusta que en vez de afrontarlo con valentía, los políticos, asistidos por el altavoz de los medios de comunicación, se dediquen a pelear como verduleras (con perdón del gremio) del siglo pasado.

Que si más español o más catalán

¿Acaso alguien no ha comprendido todavía que lo importante en este siglo es cuánto inglés y cuánto mandarín estudian los niños? ¿Por qué les dejamos que nos distraigan con esos cuentos no chinos?

Que si unas horas más de lengua y de matemáticas

Pero ¿quién no se da cuenta de que necesitamos que los chavales entiendan el alcance de la tecnología? Se supone que son nativos digitales y es cierto que pueden manejar con facilidad cualquier aparatito sin leer las instrucciones. También saben utilizar Facebook o Tuenti, pero poco más. La tecnología y su utilización suponen mucho más que eso, suponen un nuevo enfoque con respecto a los desafíos que la humanidad tiene por delante. Supone encarar los problemas de guerras, hambre, desigualdad, medio ambiente y demás, de una forma completamente diferente.

Que si más competitividad…

¿Quién no se ha enterado de que la tecnología de la que hablábamos en el punto anterior es cada vez más colaborativa? Y la investigación y el desarrollo y el arte…

Entonces ¿por qué no les enseñamos a trabajar en equipo en vez de a competir?

Que si más exámenes…

¿No nos damos cuenta de que el control externo es de la era industrial? Vamos hacia un mundo en el que la forma de trabajo será autónoma, freelance… ¿No sería mejor enseñarles el autocontrol y el esfuerzo por voluntad propia y a desarrollar al máximo sus habilidades en vez de ponerles pruebas externas?

Que si educación por la ciudadanía sí o no…

Cuando el ejemplo que les dan muchos de nuestros políticos y empresarios y muchos programas televisivos es que todo vale porque no hay valores.

¿Qué más da lo que les contemos si lo que ven es corrupción y sálvese quien pueda?

Les llenamos la vida de ruido y de interrupciones.

Sus móviles (y los nuestros) están todo el día emitiendo pitiditos para captar nuestra atención, la televisión, la radio, Internet, cada vez son más sensacionalistas con el mismo objetivo. ¿No deberíamos enseñarles a utilizar la tecnología con cabeza, como decíamos en otro punto, y que también aprendan a apagar todos los dispositivos electrónicos, a concentrarse y a buscar el silencio y la paz?

Si, además, es insostenible el crecimiento infinito en un mundo finito…

¿No tendríamos que mostrarles otra forma de consumir y de afrontar su futuro y el futuro del planeta?

¿Dónde está contemplado todo esto en las últimas reformas laborales?

Ha habido 5 (incluida la LOMCE de 2012) en los últimos 20 años, 3 de un color y 2 de otro y seguimos teniendo pésimos resultados en los informes PISA y con un índice de fracaso y abandono del 25%.

Si hay modelos como el finlandés que funcionan, ¿por qué queremos inventar la rueda? ¡Copiemos a los que lo hacen mejor!

¡Ya basta!

Salgamos a la calle no en contra de algo, sino a favor.

¡Por un pacto nacional educativo que contemple las verdaderas necesidades de nuestros niños!

Firma el pacto por el talento y dale difusión.

Si te interesan estos temas puedes mirar también en:
La educación prohibida
Cómo enseñar a chavales que tienen la información en la palma de la mano
ciones no deberían ser lo más importante en la educación de nuestros hijos
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Share This