Los introvertidos también tienen derecho a expresarse

como dejar de ser timido introvertido hacer amigos¿Sabías que el 50% de las personas se consideran introvertidas?

En la cultura actual tendemos a sobreestimar las virtudes de los extrovertidos, cuando está ampliamente demostrado que sus resultados no son mejores que los de los introvertidos.

Si quieres una tonelada de estudios sobre el tema y un interesante análisis, te animo a leer El poder de los introvertidos de Susan Cain, en español solo está disponible en papel, la versión electrónica la he encontrado en inglés y se llama Quiet.

En este artículo hago un resumen y una interpretación personal del libro.

Los introvertidos viven sometidos al ideal de extroversión presente en la sociedad actual - Tuitéalo          

Hay numerosos libros que así lo muestran: Nunca comas solo, Como ganar amigos e influir en las personas y muchos más.

Pero es un grave error el aceptar el modelo de extroversión que nos viene en gran medida de los griegos y se ha vuelto a consolidar en el siglo XX en occidente, (las sociedades orientales dan un mayor valor a la introversión). En torno a los años 30 la cultura cambió: de valores como el esfuerzo, el honor, la reputación o la integridad se pasó a admirar el magnetismo, el atractivo, la energía… Parecería como si una “personalidad ganadora” fuera una mejor equipación para lo que comúnmente se llama éxito. En cambio grandes introvertidos como Proust, Van Gogh, Einstein, Mandela, Chopin, Gandhi, Darwin, Marie Curie… nos han dejado joyas de todo tipo.

¿Qué perfil tienes tú? ¿Eres más tendente a la introversión o a la extroversión? Igual estas características de unos y otros te ayudan a averiguarlo:

Algunos rasgos de los extrovertidos:

  • Les gusta la acción per se
  • Recargan las pilas en compañía, socializando
  • Son asertivos
  • Necesitan (y les gusta) lo que les provoca una subida de adrenalina
  • Les gusta asumir mayores riesgos
  • Atacan las tareas rápidamente
  • Son capaces de hacer varias cosas a la vez
  • Son dominantes
  • Piensan en voz alta
  • Prefieren hablar a escuchar
  • Rara vez se encuentran “sin palabras”
  • A veces sueltan cosas que preferirían no haber dicho

Algunos de los rasgos de los introvertidos:

  • Disfrutan de un rico mundo interior
  • Tienen pensamientos y sentimientos muy profundos
  • No les gusta la charla menuda sino conversaciones más desarrolladas
  • Se centran en el significado de lo que sucede, más que en la acción en sí
  • Recargan las pilas en soledad
  • Son más sensibles a los estímulos y por tanto los necesitan en menor cantidad
  • Trabajan más despacio y de forma más concienzuda
  • Les gusta enfocarse en una sola tarea cada vez
  • Tienen un alto poder de concentración
  • No les atrae especialmente la riqueza o la fama
  • Prefieren dedicar sus esfuerzos sociales a los amigos íntimos o a la familia
  • Escuchan más que hablan
  • Piensan antes de hablar
  • Se expresan mejor por escrito que de forma oral
  • No les suele agradar el conflicto

Pero no hay que confundirse, los introvertidos no tienen por qué ser tímidos o poco sociales, aunque a veces ambos rasgos se solapan, simplemente prefieren entornos con menos estímulos.

No sé si tú formarás parte del aproximadamente 50% de la población que se considera a sí misma introvertida, o si tu pareja, algún hijo o amigo lo son, en cualquier caso es importante que tengas en cuenta que aunque percibimos a los habladores como si fueran más listos o tuvieran un mayor nivel de liderazgo porque obtienen mayor atención del grupo, varios estudios (en especial uno de 2006 realizado en la UC Berkeley por Philip Tetlock) muestran que este tipo de personas hacen peores pronósticos sobre las tendencias políticas y económicas.

Así mismo, según un estudio de la Brigham Young University, de los 128 CEOS de algunas de las mayores compañías mundiales, los que eran considerados carismáticos, tenían mayores salarios pero no mejor desempeño. Parece claro que tendemos a sobreestimar las virtudes de los extrovertidos, en cambio muchas de las empresas con mejores resultados estaban gestionadas por personas humildes y poco expansivas pero con un alto deseo de profesionalidad.

Una diferencia importante entre unos y otros es que los líderes introvertidos tienen un 20% más de posibilidades de aceptar sugerencias y cuando sus equipos están formados por personas proactivas, tienen unos resultados un 24% mejores que los líderes extrovertidos. En cambio con empleados más pasivos, los líderes extrovertidos tienen unos resultados 22% superiores.

Los introvertidos son especialmente buenos liderando personas con iniciativa y generan una mayor proactividad - Tuitéalo          

En un mundo en el que la innovación es tan necesaria, el ser capaz de que el equipo tenga iniciativa me parece una característica fundamental y resulta vital para el éxito de las organizaciones.

Otro dato interesante es que las personas más creativas suelen ser introvertidas ya que la soledad es un gran catalizador de la innovación porque la mente se concentra en la tarea y no disipa tanta energía.

Cuando se comparó a violinistas bien dotados que utilizaban el mismo número de horas en actividades relacionadas con la música, los que llegaron a ser músicos de élite fueron los que más tiempo practicaron en soledad. ¿Por qué? Porque supone una práctica deliberada, que requiere concentración, una profunda automotivación y centrarse en la parte que uno mismo necesita, lo que resulta difícil, si no imposible, en una práctica de grupo. Anders Ericsson (psicólogo investigador) sostiene que se necesitan 10.000 horas de práctica deliberada para dominar una materia.

En cambio, cada vez permitimos menos que esto suceda.

Los niños tienen las agendas repletas de actividades y poco tiempo de contemplación, de divagación y les animamos a ser gregarios y pasan muy poco tiempo solos, por lo que muchas veces no llegan a desarrollar sus talentos.

Parece que no ser carismático y charlatán es un pecado; en el colegio los profesores se preocupan y hablan con los padres para ver cómo pueden hacer que el niño participe más en clase y en la cultura empresarial actual, si no te haces ver o escuchar, no existes, es por eso que cada vez más personas se preocupan de causar una buena y extrovertida impresión.

En el trabajo permitimos las interrupciones permanentes, cada vez hay más espacios abiertos, trabajo en equipo y reuniones constantes cuando los estudios realizados sobre la materia han probado que las oficinas abiertas reducen la productividad y afectan la memoria, están asociadas con alta rotación del personal y hacen que la gente sea más hostil, poco motivada e insegura. El hecho de ser interrumpido constantemente es una de las principales barreras a la productividad e incrementa los errores en un 50%.

Algunas empresas, como 37signals, están aplicando el jueves silencioso, un día a la semana en el que nadie habla - Tuitéalo          

Todo esto que he leído en el libro de Susan Cain me ha animado a seguir intentando que las personas a las que formo desarrollen toda su capacidad comunicativa respetando su personalidad, su forma de expresarse, de analizar o de preparar un tema.

Muchas veces, en clase, me preguntan ¿Cómo tengo que moverme o qué tengo que decir y cómo? Responder a esas preguntas sería empezar la casa por el tejado. Los grandes comunicadores son aquellos que se dejan ser, que no adoptan modelos de terceros.

En alguna ocasión ya he puesto como ejemplo a Isabel Allende, con su sentido del humor, sus nervios y su capacidad de reírse de sí misma, o a Steve Jobs, cuyo discurso en Stanford, visto por decenas de millones de personas, no está construido a partir del carisma sino de su inteligencia y lo lee desde la primera palabra hasta la última. Ambos son introvertidos y ambos comunican fantásticamente bien.

Otro caso interesante sería el de Obama, que puede definirse como extrovertido, pero incluso en este caso, su principal característica como comunicador es la naturalidad.

No es mejor el modelo de comunicación de los extrovertidos frente al de los introvertidos - Tuitéalo          

Desde mi punto de vista, se trata de ajustar nuestra forma de comunicar a  nuestra personalidad. Actualmente hay infinidad de medios: small meetings, videos, hangouts, blogs… Se trataría de entrenarse para ser capaces de comunicar en cualquier situación sin pasar un mal rato, pero hacerlo respetando las características y las preferencias comunicativas propias.

Esa persona que tal vez no se atreve a levantar la mano y hablar delante de doscientas personas, es capaz de escribir un blog que leen cientos de miles de personas, o aquel al que le cuesta presentarse y hablar con desconocidos puede tener una presencia online extraordinaria y luego ser capaz de extender esas relaciones al mundo real.

La comunicación actual es multicanal, tenemos a nuestra disposición herramientas para ajustarla a nuestra forma de ser - Tuitéalo          

En el trabajo (y en la educación) da buen resultado buscar personalidades complementarias, simbiosis entre introvertidos y extrovertidos y crear espacios flexibles que permitan el silencio y la soledad en determinados momentos y que también favorezcan las charlas informales (ya que despiertan la creatividad a través de la conexión) pero que éstas no interrumpan el trabajo de los demás. Es lo que se está haciendo, por ejemplo, en Pixar Animation Studios. Este tipo de espacios mixtos, favorece tanto a los extrovertidos como a los introvertidos.

La base es respetar nuestra propia naturaleza. Si prefieres hacer las cosas de forma tranquila y en silencio, no te dejes contagiar por la sensación de urgencia del entorno, si prefieres no hacer varias cosas a la vez, hazlas de una en una, con calma.

Deja salir a tu introvertido interior por más que el mundo parezca exigirte que solo des curso a tu parte más extrovertida.

Haz honor a tu propio estilo de comunicación en vez de ser barrido por el estilo dominante - Tuitéalo          

Los introvertidos son capaces de mover a otros a través de su convicción, no de su dinamismo, a través de su cuidado, no de su carisma, en su forma de analizar y comunicar está la clave, ya que su verdadera fuerza viene de la sustancia y del amor que sienten por el tema tratado.

No es la introversión o la extroversión lo que marca la diferencia en cuanto a los resultados tanto en lo personal como en lo profesional: es el amor lo que resulta esencial; el gregarismo, en cambio, es opcional.

Derribemos entre todos el día de la mujer

día mundial, dia internacional, de la mujer trabajadora

En mi opinión, cuanto antes seamos capaces de que no haga falta este día, mejor.

La mayoría de los estudios, artículos y manuales, marcan las diferencias entre hombres y mujeres y no resaltan lo que tenemos en común.

Si con un ratón compartimos el 99% de los genes, ¿Cuánto compartimos hombres y mujeres? Hay un artículo interesante al respecto que se llama: Ni tan hombres, ni tan mujeres.

¿No crees que hay en ti un poco de hombre y un poco de mujer independientemente de lo que tengas entre las piernas?

Mi propuesta para este día es lo que yo llamo: efecto pinza.

Por un lado…

Leyes que garanticen la igualdad de obligaciones, derechos y oportunidades a TODAS las personas, de forma independiente de su condición o comportamiento sexual.

Un pequeño ejemplo: ¿Para cuándo el permiso de paternidad obligatorio?

En este aspecto las cosas han cambiado mucho. Os quiero contar una pequeña anécdota: Hace ya unos 15 años, un joven de treinta y muchos que hoy tiene cincuenta y pocos, en una conversación sobre el tema me dijo (con gran cabreo por mi parte): “Si uno de mis empleados hombres me pide la baja por paternidad, le despido”. Ha pasado el tiempo y no le he preguntado lo que piensa hoy en día, pero quiero destacar que por mucho que cambien las leyes, necesitamos también deshacernos de los prejuicios.

Sería la otra parte de la pinza:

Provocar un cambio real en la forma de pensar.

Para poner un garbancito en ese camino, escribí El código del garbanzo, un detector de pensamientos sexistas, además de una pequeña historia, un juego y un experimento.

Como he leído en un libro de la filósofa Mónica Cavallé: «Reconocer nuestro fondo está más allá de todo rol particular y de todo guión aprendido. A ese nivel ya no somos hombre ni mujer, sencillamente somos. En ese ámbito esencial no necesitamos definir nuestra condición y nos limitamos a ser, sólo en él somos plenamente hombre o mujer —como la rosa es rosa y el niño es niño, sin “pretender” serlo, sin necesidad de ajustarse a ninguna imagen de sí mismos, siendo, sencillamente, en libertad, lo que somos—».

Solo cambiando cada uno de nosotros y provocando el contagio en otros, entre ellos en nuestros hijos, lograremos completar el efecto pinza:

Pinza

 

Leyes

 No prejuicios

 

Espero que pronto podamos, entre todos, derribar el día de la mujer porque ya no haga falta, igual que se han derribado muchos otros muros en la historia de la humanidad.

Tal vez quede “el día” como ha quedado un trozo de muro de Berlín o el Auschwitz Memorial, para que no se nos olvide que, en otro tiempo, se produjeron divisiones e injusticias.

Los hijos no son propiedad privada de los padres, ni los padres de los hijos…

Esta semana, más que escribir, voy a transcribir.

He leído un capítulo magnífico del libro “Una nueva tierra” de Eckhart Tolle y quiero compartirlo:

“Muchos adultos representan personajes cuando hablan con los niños. Utilizan palabras y sonidos ridículos. Le hablan al niño como si fuera inferior y no lo tratan como su igual. El hecho de que sepamos más o seamos más grandes transitoriamente no significa que el niño no sea igual a nosotros.”

Quedaos con este concepto de igualdad que luego retomaremos.

“Una parte necesaria de la función de ser padres es satisfacer las necesidades del niño, evitar que corra peligros y, en ocasiones, decirle lo que debe o no hacer. Sin embargo (…) nos excedemos en satisfacer las necesidades del niño, las cuales se convierten en caprichos; exageramos con la protección e interferimos con la necesidad del niño de explorar el mundo y ensayar por sí mismo. De decirle lo que debe o no hacer pasamos a controlar y a imponer nuestra voluntad. Es más, la identificación con la función prevalece mucho después de desaparecer las necesidades que dieron lugar a la función de ser padres. No podemos dejar de ejercerla cuando ya el niño se convierte en adulto. No podemos deshacernos de la necesidad de ser necesitados por el hijo. Aunque el hijo tenga 40 años, no podemos dejar atrás la noción de “Saber lo que es mejor para ti”. El padre o la madre continúa representando compulsivamente su papel, de manera que no hay una relación auténtica. Los padres se definen con base en esa función y temen inconscientemente perder esa identidad si dejan de ser padres.

Cuando se ve frustrado su deseo de controlar o influir sobre las actuaciones de su hijo adulto, como suele suceder, comienzan a criticar o a mostrar su desaprobación, o tratan de hacer que el hijo se sienta culpable, todo en un intento inconsciente por conservar su personaje, su identidad. A simple vista parece como si estuvieran preocupados por el hijo, y están convencidos de que así es, pero lo que les preocupa es conservar su identidad a través de su papel de padres. (…)

Si se llevaran a la conciencia y se expresaran los supuestos y las motivaciones inconscientes de los padres, seguramente se oirían así: (…) “No me desilusiones. Me he sacrificado por ti. Mi desaprobación tiene por objeto (…) que finalmente te pliegues a mis deseos. Y sobra decir que yo sé qué es lo mejor para ti. Te amo y te seguiré amando si haces lo que yo sé que te conviene”. Cuando traemos a la conciencia esas motivaciones, nos damos cuenta de lo absurdas que son.

Una vez reconocemos lo que hacemos o lo que hemos venido haciendo, reconocemos también su inutilidad, y el patrón inconsciente se disuelve por sí solo.

También se deben tener en cuenta los propios supuestos de los hijos o sus propias expectativas inconscientes detrás de las reacciones habituales hacia los padres: “Mis padres deberían aprobar lo que hago. Deberían comprenderme y aceptarme como soy”. ¿De veras? ¿Por qué deberían hacerlo? El hecho es que no lo hacen porque no pueden. (…)

Muchos hijos abrigan ira y resentimiento hacia sus padres  y, muchas veces, la causa es la falta de autenticidad en su relación“, la falta de igualdad, y aquí retomo el primer párrafo: los hijos son iguales a los padres, independientemente de la edad.

Es muy probable que cuando los padres lleguen a ser ancianos, esos hijos “iguales” les cuiden, y sería deseable que esos padres convertidos en niños por arte de la edad, sean también tratados como iguales, aunque haya que satisfacer sus necesidades, evitar que corran peligros y, en ocasiones, decirles lo que deben o no hacer.

Artículos relacionados:

Necesitamos un pacto educativo ¡Ya! Por nuestros niños…
La educación prohibida
Cómo enseñar a chavales que tienen la información en la palma de la mano
Las calificaciones no deberían ser lo más importante en la educación de nuestros hijos
Cómo corregir sin herir
Ya no podemos estar seguros de nada. ¡Qué bien!
8 formas de que tus ideas sean más creativas
Las 10 claves para que las vacaciones de tus hijos no te vuelvan loco

¿Existe un modelo de dirección femenino?

la mujer en el trabajoLa semana pasada se dio a conocer Womenalia, la 1ª Red Mundial de mujeres profesionales o el Linkedin de las mujeres, y en su web encontré los siguientes datos:

  • Según un estudio de Mackenzie está demostrado que las empresas que tienen mujeres al frente aumentan su rentabilidad.
  • El 80% de las compras mundiales las realizan mujeres.

Teniendo en cuenta estos dos datos, ¿por qué se dan también los siguientes?:

  • Las mujeres están mejor formadas pero acceden a puestos de menor cualificación.
  • Solo el 4% de los puestos de alta dirección están ocupados por mujeres y solo el 3% de nuevas empresas son creadas por mujeres.

¿Por qué tal diferencia?

Yo creo que influyen tres factores:

  • La inercia: los hombres llegaron antes y las cosas se hacen así.
  • Los estereotipos: se sigue pensando que los hombres son más eficaces en la dirección a pesar de que se haya demostrado que no es así.
  • La conciliación: las mujeres continúan asumiendo en mayor medida la carga familiar.

Por tanto nos encontraríamos con una pescadilla que se muerde la cola, ya que no se darían las condiciones para que esos tres factores cambien hasta que no haya una masa crítica de mujeres (y de hombres que piensen de la misma forma) en puestos de dirección y en puestos intermedios, para que se produzca una verdadera transformación.

Por ello, son bienvenidas iniciativas como la de Womenalia, que ayuda a las mujeres profesionales a posicionarse en puestos de mayor responsabilidad y a compaginar la vida laboral y personal hasta que toda la sociedad esté impregnada de una nueva forma de hacer las cosas.

Pensando en si existía un modelo de dirección femenino y otro masculino, el otro día pregunté (sin ningún criterio científico) en Twitter con qué palabra asociaban los twitteros  “tener éxito”, y las respuestas fueron las siguientes:

Hombres Mujeres
Conseguir Logro
Objetivo Cumplir metas
Poder Responsabilidad
Reconocimiento Humildad
Felicidad Sonreír
Tiempo Realización
Gozo Satisfacción
Ya nadie te da consejos

Parece que los hombres y las mujer en realidad desean algo muy parecido: sentirse útiles (logro, objetivo, metas…) y felices (sonreír, tiempo, gozo, satisfacción).

Pero por el camino, hay dos zonas en las que parece que las cosas son diferentes: para el hombre el éxito tiene que ver con el poder y para la mujer con la responsabilidad, y uno lo liga al reconocimiento y otra a la humildad.

Estos resultados van en consonancia con los estudios que dicen que el modelo de dirección femenino es más participativo y ligado al grupo y el masculino más individualista.

En mi opinión, todo ser humano tiene un componente femenino y otro masculino, independiente del sexo. Y es la persona capaz de aceptar e integrar ambos la que podrá utilizar tanto características femeninas como masculinas en función de las necesidades de cada momento, y eso es lo que le/la ayudará a “tener éxito”, signifique eso lo que signifique para cada uno.

Artículos relacionados:
Gestiona tu tiempo para ser más feliz
6 pistas para que cualquier trabajo te salga mejor
¿Existe un modelo de dirección femenino?
8 formas de que tus ideas sean más creativas
Cómo corregir sin herir
Los 3 empleaditos y el jefe feroz
Otra vez es primavera
El trabajo de tus sueños
Reuniones eficaces en 5 sencillos pasos
 
 
 
 
 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: