Para conectar, ponte grande y sé un buen amante

Para conectar, ponte grande y sé un buen amante

Muy buenas,

¿Cuántas veces en el momento de transmitir un mensaje, que no te hacía sentir lo suficientemente cómodo, te has visto pequeño, o te has bloqueado, o no encontrabas el momento adecuado?

He recurrido a dos ingredientes para enviarte el mensaje de hoy: humor y doble sentido

Diariamente comunicas por deseo, a veces porque sencillamente es necesario y en otras ocasiones, por obligación. Lo haces en diferentes entornos: laboral, familiar, amistoso, con tu pareja…y pueden crearte reparo, tensión.

Te invito a ver el siguiente vídeo, donde pretendo, con dosis de humor y doble sentido, mostrarte cómo lograr conectar con los demás y sentirte realmente bien. ¿Lo vemos?

Son varias las claves que aquí te dejo. Hagamos un resumen con los puntos más importantes:

  • Adopta una postura grande, no solo en corporalidad, sino en pensamiento. No sitúes en las alturas a tu interlocutor. Y tú, no te posiciones tan bajito…Establece una postura equilibrada con quien tengas que comunicarte. Vídeo recomendado: “El lenguaje corporal moldea el miedo” de Amy Cuddy.
  • Te vas a encontrar mejor, o peor, en función de las historias que tú te cuentes.
  • El miedo nos muestra las cosas peor de lo que son. No dejes que sabotee tu mensaje.
  • Habla de aquello que interese a tu interlocutor. No ocupes demasiado tiempo con tecnicismos o datos que puedan llegar a saturar. Esto genera confusión y provoca desconexión. Recuerda, si no tienes en cuenta los gustos del otro, no estarás siendo un buen amante.
  • Busca un terreno en el que ambos disfrutéis. No solo eso, encuentra el espacio idóneo para que se produzca ese intercambio. Solo así se consigue lo que tanto estás esperando: conectar.
  • Trata el tema con cariño. ¿Qué implica esta acción? Es sencillo, amarlo y tratarlo sin prisas, con el fin de encontrar el momento adecuado para comunicar aquello que tan nervioso o tenso te ha hecho sentir.

¡Porque hay que darlo todo!

Prueba a trasladar estas pautas a esa charla, a esa conferencia, a esa conversación que te espera.

Además, añade una dosis de humor. Te ayudará de forma eficaz a conectar.

Después de todo esto… ¿Eres un buen amante? ¿Eres un buen comunicador?

Un abrazo.

Natalia

“¡Sonríe!” = la instrucción más estúpida del mundo ¿o no?

sonrisa

 

Hoy estaba pensando en lo diferente que es una sonrisa “de boca” y una sonrisa de toda la cara, de todo el cuerpo, y en lo estúpido que resulta pedirle a alguien que sonría en determinadas ocasiones: una entrevista, una presentación…

Yo misma doy esa instrucción en el post: 7 claves para hablar en público, que es de los que más se lee en el blog.

En realidad, cuando nos presentamos ante los demás o cuando hablamos, transmitimos lo que somos, ni más ni menos, y eso es tal vez lo que más nos asusta. Por ello, cuando un “entrenador” dice: ¡Sonríe! En realidad está diciendo:

Practica la sonrisa en tu vida y esa sonrisa se mostrará en público - Tuitéalo          

Hay miles de tipos de sonrisa

  • De bienvenida
  • De reconocimiento
  • De “me importas”
  • De: “he pensado en ti y por eso te traigo este contenido preparado con mucho mimo, para ver si conectamos y te puedo aportar algo”.
  • De “he metido la pata, glups”
  • De “me importa lo que te suceda”
  • De agradecimiento.

(Puedes añadir en comentarios tu sonrisa preferida)

A cada uno le salen mejor unas sonrisas que otras, pero todo es cuestión de practicar.

Cuando uno ejercita las sonrisas en la vida, éstas se reflejan luego en todo lo que hace - Tuitéalo          

  • La comunicación
  • Las relaciones
  • Los proyectos
  • Las fotos
  • Los vídeos…

Y no solo eso, aunque parezca estúpido, está demostrado que hasta las sonrisas falsas funcionan: leí hace tiempo (creo que a Mario Alonso Puig) el caso de una mujer que tenía muchos dolores de estómago. Después de ir de médico en médico sin encontrar lo que le sucedía, llegó a uno que, en vez de pedirle más pruebas, habló con ella de su vida y de las cosas que no iban bien. Esta mujer tenía un jefe “odioso” (para ella, claro). El médico, le pidió que durante 15 días le sonriera. Ella se resistió “No puedo, sería completamente falso”. “Aún así, sonría” le dijo el doctor. Volvió la mujer a las dos semanas atónita: ¡El dolor había desaparecido por completo! La sonrisa empezó con falsedad, pero al verla, el jefe había respondido a ella y poco a poco se fue asentando entre ambos una cordialidad nueva y las relaciones cambiaron, solucionando el problema de estómago.

Ahora sí, sabiendo de lo que hablemos, puedo decirte que:

Cuando hables con los demás (y cuando no) ¡Sonríe! Cambiará el color de tu día a día - Tuitéalo          

El trabajo que viene: cómo prepararse para las nuevas tendencias laborales

Escuchamos, como si de un soniquete permanente se tratara, que la era digital está revolucionando todos los sectores y que va a terminar con todos los trabajos.

Primero decían que se iban a reemplazar los que son: sucios, pesados o aburridos. Luego, vemos cómo los coches auto conducidos es muy probable que terminen con los taxistas (que se reirán de lo horrible que les parecía Uber), los camioneros y cualquier otro tipo de conductor (incluidos los pilotos). A los repartidores les remplazarán los drones. Seguirán los médicos que verán cómo las máquinas operan mejor que ellos. Los abogados, los escritores… No sería la primera vez que un ordenador escribe un libro, ya en 1984 se publicó el primer libro escrito por un ordenador, The Policeman’s beard is half constructed (La barba del policía está a medio construir) y en 2008 la primera novela True Love, que consiguió superar la primera ronda del Premio de Literatura Nikkei Shinichi Hoshi.

Es evidente que todos los trabajos se ven afectados por la era digital, pero ¿no os parece que llevamos toda la vida hablando de lo mismo con miedo? ¡Que viene el lobo!

Pero nos olvidamos de que el ser humano es adaptativo por naturaleza, no sé bien por qué seguimos llevándonos las manos a la cabeza con los cambios cuando la realidad es que, tanto a nivel individual como a nivel social, somos excelentes en adaptarnos a ellos, no hay más que vernos.

Así que, en vez de llevarnos las manos a la cabeza, os propongo que analicemos las principales tendencias y lo que podemos hacer en concreto con respecto a ellas:

Aumenta el número de población adulta mayor

Por tanto, dejemos de ofrecer nuestros productos/servicios solo a la banda de 30 a 55 años. Nos estamos dejando fuera un buen trozo de la tarta.

Un ejemplo: el otro día lanzaron una web de contactos para mayores de 50 años, (Ourtime.es), pero no es la única, ya que se han hecho eco de cómo consumen su ocio los mayores de 50 como en Masvida50, en la que apuestan por un espacio diferente.

¿De qué forma puedes adaptar tu oferta, tanto comercial como laboral, a casi el 30% de la población que está por encima de los 55 años?

Aumentan los dispositivos que tienen datos sobre nosotros

Todas las Apps de fitness y salud, la domótica, nuestros consumos, nuestros trayectos…

Los datos son el oro del siglo XXI. ¿Qué haces con los que se producen en tu negocio?

¿Hasta dónde eres capaz de saber la procedencia de tus clientes?

¿Qué datos que tengan terceras partes pueden servirte para dar impulso a tu negocio/trabajo?

Cobran protagonismo las nuevas formas de movilidad y organización urbana

Con el auge de las Smart Cities (ciudades inteligentes), la sostenibilidad, los huertos urbanos, la eficiencia energética toman un nuevo lugar en el espacio común…

¿De qué forma tu negocio/trabajo puede adaptarse y aportar en esa dirección? Empezando por la contratación de energías limpias, la gestión de residuos, la disminución de la huella ecológica que deja…

Una estrategia clara en este sentido puede suponer una pequeña inversión ahora y una gran ventaja competitiva en poco tiempo.

Y en este aspecto, no solo conviene ser bueno, sino también parecerlo. Por eso es importante incluir en la comunicación interna y externa lo que se realice en ese sentido.

Se consolida la tendencia a viajar más

Y la problemática que surge con ello sobre la sostenibilidad de los paisajes y de las ciudades, que se están convirtiendo en decorados de cartón piedra ocupados por turistas y surgen todo tipo de plataformas: Zomoz (emprendimiento digital que redescubre el turismo), Ecoexperience (Ecoturismo y experiencias naturales), Airbnb (alojamiento a particulares y turísticos)…

El reciclaje y la reutilización por un lado y la fabricación a medida en lugar de en serie…

…están cambiando la mayoría de los procesos de numerosas industrias que, junto con el pago por uso, en vez de la posesión, redefinen completamente la ley de la oferta y la demanda.

Aquí entran en juego plataformas como Wallapop, Cashconverters, Mi Trastero, Vibbo, ebay, etc. y será interesante ver cómo aquello que ofrecemos puede tener varias vidas y varias personalizaciones.

Experiencias a domicilio

Comida, espectáculos, enseñanza, peluquería, fisioterapeuta…

Probablemente se integre también a las experiencias caseras el turismo, harto del cartón piedra del que hablábamos antes.

Todas las tendencias de mercado nos llevan a una enorme atomización de la oferta y la demanda - Tuitéalo          

Cada vez es más posible vivir de un nicho muy pequeño si tenemos un producto o servicio que resuelva bien un problema para otros.

Busca el problema en tu entorno y tendrás un negocio.

Habrá nuevos entornos a los que adaptarnos, como siempre, ahora tendiendo hacia el cuidado propio y del entorno, hacia el viaje, el estudio, el ocio y cualquier actividad que sirva para que se sientan bien los individuos cada vez más longevos y que, por tanto, necesitan cuidarse cada vez más para durar en buenas condiciones y no morirse de aburrimiento después de tantos años.

Y, para terminar, la más importante de todas las tendencias en cuestión laboral: toma cada vez más fuerza la posibilidad de que exista una renta básica universal para que el trabajo no resulte imprescindible.

Supongo que es la forma que han encontrado los “de arriba” de mantener la estabilidad y de que estemos medianamente satisfechos y sigamos intercambiando bienes mientras alguien se lleva la comisión. Nada nuevo por otra parte.

Nuestra voz es la banda sonora de nuestras palabras y nos puede ayudar a conectar

Nuestra voz es la banda sonora de nuestras palabras y nos puede ayudar a conectar

Cuando hablamos con los demás, nuestra voz es la banda sonora de la película y, al igual que la música, intensifica las emociones del que habla y del que escucha.

Para hablar de este tema, hemos traído a una gran experta: Noemí Carrión

Por una parte lo ha estudiado y experimentado:

  • Actriz y cantante de doblaje en Disney
  • Vocalista en Stage Entertainment España
  • Corista en Raphael. gira 2005
  • Co protagonista en Musical Queen. We will rock you
  • Cantante en Sony Music Entertainment

Y además, se ha formado para ayudar a otros en su desarrollo:

  • Ha estudiado Coaching en Universidad Autónoma de Madrid
  • Ha estudiado Psicología en UNED (España)
  • Estudió en Instituto Superior de Inteligencia Emocional

El grosor de las cuerdas vocales varía con los cambios de cortisol en nuestro cuerpo y el cortisol es una sustancia que producimos en abundancia cuando sentimos miedo. Además la respiración, que es lo primero que se altera con el miedo y también es fundamental para la voz. Por eso que muchas personas, cuando están nerviosas al exponer, sufren alteraciones de la voz:

  • Se quedan sin ella
  • Les tiembla
  • Les sale una mini voz

Noemí nos va a enseñar algunos ejercicios para que nuestra voz favorezca nuestro discurso.

Como has podido escuchar en la entrevista con Noemí, todas las personas tenemos un sonido propio, el cual es posible entrenar para transmitir aquello que nos propongamos: energía, con un tono alto, confianza con un tono grave…

Como en cualquier disciplina, hay que prestar atención a la técnica porque nos hará desarrollar habilidades, conectar con nuestro Yo y en consecuencia, comunicar.

Recordemos con un resumen:

 ¿Cómo hacemos para que la voz sea un elemento que sume en lugar que reste en el acto de comunicar?

Uniendo una técnica vocal más un trabajo a nivel personal, porque cuando conectamos con aquello que realmente nos apasiona, hallamos la fuerza, incluso, por encima de la técnica.

Hablar de comunicación es hablar de autenticidad ¿cómo la voz nos puede ayudar a conectar con esa autenticidad?

  1. Respirando adecuadamente. Toda la base está en la respiración. La voz es aire, el aire es el que hace que nuestras cuerdas vocales vibren y de ahí que produzcan sonido. La voz es sonido. Si controlas tu respiración, controlas tu voz.
  2. Tomando consciencia de tu ritmo vital a través de la respiración. Antes de salir a presentar tenemos que conectar para lograr alejarnos de los nervios que puedan hacer nuestra voz suene bajita, pequeña, temblorosa.

¿Por qué nos tiembla la voz?

Porque  la respiración la tenemos sumamente alta (en el pecho), es decir, respiramos con la parte alta de los pulmones. Cuando hacemos ésto, nos delatan nuestros hombros, ya que suben y bajan de forma muy visible y acentuada. Se crea una tensión en el cuello, lugar donde se aloja la laringe y en consecuencia, la voz tiembla. Una respiración baja o abdominal es la solución.

¿Y cómo realizar una respiración baja?

Así es, llevando la respiración a la zona abdominal podemos obtener un mayor control de la voz.

Para ello realizamos una respiración completa o costo-diafragmática-abdominal llenando el pulmón desde la base:

  1. Inhalamos aire, dejando que el diafragma baje de forma relajada.
  2. Notamos como las costillas, al igual que la musculatura, se abren.
  3. Relajamos hombros y soltamos abdomen, no solo la parte central y delantera, sino todo el contorno, incluyendo la espalda (si solo relajamos la parte central, el diafragma no bajaría).
  4. Al relajar todo el contorno, es cuando notamos un movimiento producido por la entrada de aire. El pulmón se está llenando desde la base.

¿Cómo apagar ese diálogo interior que nos impide ejecutar lo que nos hemos propuesto?

Cuando nos sometemos a situaciones en la cuales nos sentimos “examinados”, llegamos a estar disociados; por un lado estás tú y por otro lado están esas “voces”.

Entonces es cuando debemos conectar y disolver esas voces , ¿cómo? realizando una respiración nueva y…¡soltamos!. Sintiendo realmente quién eres, cuál es tu esencia, cuál es tu cometido, es posible SOLTAR.

Para comunicar con excelencia, con conexión real, tenemos que amar lo que hacemos, es un acto de amor en el que compartes con el otro un mensaje. La clave es soltar preocupaciones y vibrar en sintonía con quién te está escuchando.

No siempre podemos amar o conectar con lo que estamos haciendo en ese momento, ¿cómo reconduzco mi atención?

Centrándonos en por qué estamos ahí, a qué nos puede dar acceso. Hay que pasar ciertos momentos para que nos lleven a otro lugar, a nuestro objetivo.

La respiración es un vehículo que te ayuda a soltar, luego te sitúa en otro lugar más seguro y tranquilo.

Todos sabemos respirar, hasta un bebe recién nacido sabe hacerlo. Si insistimos en poner control a respirar y en cumplir expectativas que a veces, no son ni nuestras, no conseguiremos soltar, ni tampoco fluir con nuestra pasión, con nuestra audiencia.

Noemí nos deja unas indicaciones muy valiosas y le deseamos lo mejor en su nuevo proyecto. Experimentará desde otro lugar diferente al habitual, dentro de los escenarios, y podremos escuchar conferencias cantadas con las que podrá ayudar a que otras personas recuperen su propio sonido, su esencia.

Os animo a todos a utilizar bien la voz a favor de vuestra comunicación.

 

La cartera, el abrazo y el garbanzo

Ayer me llegó este correo:

Trabajo de cartera por las tardes repartiendo notificaciones. Todas las cartas bonitas las entrego yo: las multas de la DGT, los requerimientos de Hacienda o de la Seguridad Social, etc. En ocasiones, tengo que entregar algo a viejitos y siempre me entretengo un rato para darles un poquillo de charla y sacarles una sonrisa, aunque algunos se hacen de rogar. Nunca me quito el casco porque es un follón llevarlo en la mano.

El otro día llevé una carta de Bienestar Social a una pareja de ancianos y les ayudé a leerla. Él estaba muy serio y parecía agobiado, ella me miraba alegre y sonriente. La notificación les comunicaba que les concedían la ayuda de dependencia. El asentía gravemente, ella me miraba flipada y me daba golpecitos con los nudillos en el casco de la moto. Toc, toc, toc ¿De verdad que conduces tú la moto? Sí, claro, la tengo abajo aparcada. Toc, toc, toc ¡Anda, mira tú! Cuando salía por la puerta ella se quedó en el rellano y me dijo juguetonamente ¿Me das un abrazo? ¡Claro, por supuesto! Y salí de allí con la clara y real sensación de haber abrazado a una encantadora niña de 80 años.  

¿Sabes qué? Pues que el universo me devolvió el abrazo esa misma tarde. En la cartería hay unas estanterías que se llaman casilleros en donde se depositan las cartas ordinarias por calles y portales. Antes de volver a casa me puse de puntillas para ver si mi compañero había dejado algo para mí y me encontré un sobre marrón con una historia que me ha abrazado toda la semana y que no sólo me ha encantado, sino que me ha dejado pensando… 

También me ha recordado otros abrazos, como el que me dio Úrsula K. Leguin en La mano izquierda de la oscuridad. Otro libro maravilloso sobre el encuentro con el otro y sobre las no diferencias. Si te lo has leído y te ha gustado me da un síncope. Y si no, te lo recomiendo, porque El código del garbanzo y La mano izquierda estarían encantados de conocerse. A los libros también les gusta hacer amistades.

En todo caso, ¡gracias mil, Natalia!

Menudo regalo me has hecho… ¡el garbancito ese se mete muy dentro.

M.L.P.

Esta pequeña historia me llegó tras haber enviado dos “garbancitos” (como yo llamo a mi libro El código del garbanzo) a dos lectoras que me mandaron unos mensajes preciosos el día de la mujer. Yo había escrito un post “cabreado”, que curiosamente ha desaparecido en las fauces de Internet, y que me hizo perder 30 suscriptores de golpe. Supongo que mi cabreo les molestó.

Es bonito ver cómo las historias se mezclan, se conocen y se abrazan. Para que luego digan que los libros no tienen vida propia…

Me leeré La mano izquierda de la oscuridad y volveré a contaros.

Mientras tanto, gracias M.L.P. por tu abrazo a aquella niña de 80, con él, nos abrazas a todos.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: