No hay más que observar sus ojos y uno entiende de inmediato que, detrás, hay una gran profundidad y una personalidad intrigante.

Las admiro por todo lo que es público y notorio: sus obras literarias, su avance feminista (testimonio, lucha y vida)…

Además, pienso que, a las personas que una admira, es necesario apropiárselas, hacerlas suyas. Son escritoras enormes pero a mí, cada una me ilumina por algo muy específico que a ratos tiene que ver con la obra y a ratos con la persona.

La cosa no siempre les fue bonita: el sentimiento de ser apátrida y desclasada y el alcoholismo de Marguerite, el desamor de Simone, la depresión de Ana María, el suicidio de Virginia… pero todas se dejaron arrollar por su propio deseo y su fuerza creadora.

¿Qué es lo que más admiro de ellas? De…

Marguerite Duras: su temprana emancipación

Marguerite Duras escritora

Nació en Gia Định, cerca de Saigón, Vietnam, 4 de abril de 1914-París, 3 de marzo de 1996), fue una novelista, guionista y directora de cine francesa.

De ella me asombra su temprana emancipación, probablemente causada por ser apátrida y pasarlas canutas, ya que era francesa (no acomodada) en Vietnam.

(Fuente: Wikipedia)

Tuvo un amante mayor con solo quince años del que escribió en numerosas ocasiones.

A lo largo de su vida le costó “pertenecer” a ningún sitio; al final lo logró, no en un país sino en esta casa:

casa de Marguerite Duras

La prosa de Marguerite es justa, inquietante, detenida.

Alguna recomendación:

Aunque su novela más conocida es El amante a mí hay una que me encanta:

La vie tranquille, Gallimard, 1944. Tr.: La vida tranquila

Parece nada y es de una intensidad contenida que te explota dentro.

Y si te gusta escribir, vale la pena: Écrire, Gallimard, 1993. Tr. Escribir

También su película Indian Song son fabulosos el sofoco y el tedio que transmite.

Otra de las cosas que le agradezco es el haberme confirmado la tremenda potencia fértil del deseo y cómo esa es la pulsión creadora en todos los ámbitos y en todos los planos, universales o celulares.

Y me resultó sublime su forma de responder a una pregunta difícil en una entrevista.

Ella fue alcohólica mucho tiempo y ante la pregunta de:

“¿Por qué bebías?”

Se quedó en silencio, miró dentro de los ojos del entrevistador y respondió con claridad y sencillez:

“Porque Dios no existe”.

En ese momento me sedujo del todo.

Simone de Beauvoir: su capacidad de trabajo

Simone Beauvoir escritora

(París, 9 de enero de 1908, 14 de abril de 1986) fue una filósofa, profesora y escritora francesa; luchadora por la igualdad de derechos de la mujer. Escribió novelas, ensayos, biografías y monografías sobre temas políticos, sociales y filosóficos.

(Fuente: Wikipedia)

¡Cuántas horas pasadas en su compañía!

La suya y la de sus colegas existencialistas que eran grupo o cuadrilla pensante que se enriquecían unos a otros.

A ella la admiro por muchas cosas:

  • su enorme capacidad de trabajo.
  • la objetividad con la que se contaba a sí misma y a su interesante entorno existencialista.
  • su glamour un poco campestre
  • su viaje de la vida burguesa a la conciencia social
  • su enorme capacidad de amar y de dejar ser al otro.
  • su rigor al analizar lo femenino y lo masculino en El segundo sexo (libro muy recomendable)

Su prosa es menos llamativa, más natural, con una voz menos marcada que las otras tres, pero ella contó lo que tenía que contar y está bien así.

Virginia Woolf: su originalidad extrema

Virginia Woolf escritora

(Londres, 25 de enero de 1882-Lewes, Sussex, 28 de marzo de 1941) fue una escritora británica, autora de novelas, cuentos, obras teatrales…; considerada una de las más destacadas figuras del vanguardista modernismo anglosajón del siglo XX y del feminismo internacional.

(Fuente: Wikipedia)

La conozco y la he leído algo menos, pero lo que he leído suyo me ha parecido de una originalidad extrema y me ayuda a entender que no existen límites en la creación, solo los que uno mismo se pone.

Por sus olas y su flores.

Por entender y ayudar a entender con Una habitación propia la necesidad de cualquier creador: algún ingreso que posibilite la manutención y un espacio propio en el que aislarse y dedicar gran parte del tiempo al oficio elegido.

Por vibrar de originalidad, de percepción, de exuberancia.

Toda ella es sueño, toda ella es estimulante, hasta sus profundas oscuridades.

Y termino este pequeño homenaje con la mujer a quien me gustaría copiar el final:

Ana María Matute: su pasión longeva

Ana María Matute escritora

(Barcelona, 26 de julio de 1925-ib., 25 de junio de 2014)123​ fue una novelista española miembro de la Real Academia Española —donde ocupó el asiento «K»— que en 2010 obtuvo el Premio Cervantes. Matute fue una de las voces más personales de la literatura española del siglo xx y es considerada por muchos como una de las mejores novelistas de la posguerra española.

(Fuente: Wikipedia)

Tenía, como las demás, voz propia y ganas de mostrar al mundo la realidad menos bella.

Yo quiero terminar mis días sintiendo una pasión como la que ella sintió con casi 90 años, por la escritura y por la vida.

Esa alegría y esa paz son admirables y nos van a hacer mucha falta en esta vida larga que nos ha tocado vivir.

¡Grande Ana María!

¡Grandes modelos las cuatro!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This