Cómo encontrar trabajo

¿Buscas trabajo?

Muchos hablan de este nuevo paradigma laboral: encontrar clientes en vez de buscar trabajo, pero ¿cómo se pone en práctica?

En este artículo lo analizamos paso a paso.

Tal vez has leído el artículo de Risto Mejide No busques trabajo que ha tenido una gran repercusión mediática, o el que yo escribí hace unas semanas: De mileuristas a milenistas: el nuevo paradigma del mercado laboralparece claro que las cosas han cambiado y que en esta época es difícil conseguir trabajo enviando el curriculum a las webs de empleo y que:

Un desempleado es un profesional sin clientes.

Pero ¿qué se puede hacer?

Como bien dice Risto:

  • No hay trabajo y el que hay se reparte entre menos gente que trabaja más…

Además, aconseja:

  • Crear tu propio trabajo
  • Buscar lo que sabes hacer
  • Buscar un mercado
  • Una necesidad insatisfecha
  • Un primer cliente

Pero si yo fuera desempleada, no sabría muy bien por dónde empezar. Por eso he querido escribir este artículo, para dar indicaciones claras de cómo ponerse en camino.

Cómo buscar clientes:

1. ¿Qué te gusta hacer y qué haces bien?

Responder a estas dos preguntas es fundamental para iniciar la marcha. Cuanto más cerca estén ambas respuestas mejor, ya que para conseguir clientes es necesario estudiar y trabajar mucho. Si lo hacemos en algo que nos gusta será un placer y los resultados serán mejores.

2. ¿Qué te piden las personas de tu entorno?

Saber escuchar a los demás es una de las claves. Tengo varios ejemplos que tal vez te den alguna pista:

  • Tengo un buen amigo (historiador y gran viajero) al que sus amigos le pedían consejos culturales y de ocio para viajar a Italia, o para visitar algún museo… Por ello ha creado a Cosimo de Monroy, un seudónimo con el que ofrece a todo el que lo necesite, lo que muchos ya le piden y, además, monetizarlo.
  • Yo misma he creado el Coaching para hablar en público porque mucha gente me solicita ayuda en ese ámbito.
  •  Un conocido que es aparejador y “manitas”, al estar su sector de capa caída se está dedicando a hacer pequeñas reformas y arreglos varios. Es cierto que le gustaría trabajar de lo suyo, pero es más fácil que encuentre algo estando activo y moviéndose con sus clientes que encerrado en casa lamentándose.

3. Ayudar a los demás suele dar frutos

A veces estamos tan centrados en nosotros mismos que nos olvidamos que trabajar consiste en solucionar problemas de otros. De hecho, tal vez tu futuro surja de las veces que te han pedido ayuda en tu entorno y lo has hecho desinteresadamente: con la declaración de la renta, curando o paseando al perro, valorando una antigüedad, haciendo un trámite para alguien, sacando las fotos de una boda, pinchando en una fiesta… Puede ser cualquier cosa que se te dé especialmente bien, pero la clave es que solucione un problema a determinadas personas.

4. Eso que haces conviértelo en una profesión con dos apellidos

Cuanto más pequeño sea el nicho y más claro sea el problema que solucionas, más posibilidades hay de que lo conviertas en una profesión. Por ejemplo, si eres abogado, las posibilidades y la competencia son tan grandes que te será muy difícil encontrar clientes. En cambio si eres “Abogado de Litigios Vecinales” (2 apellidos) te resultará mucho más fácil especializarte y darte a conocer.

5. Conviértete en un experto

Estudia, estudia y estudia. Ya sea a través de Internet o de cursos presenciales (si tienes posibilidad de hacerlos). Cada vez hay más herramientas disponibles para ello. Muchas de las grandes universidades están ofreciendo sus cursos en abierto -MOOCs- (os aconsejo la lectura de este artículo: La crisis de la educación, es largo pero no tiene desperdicio) y cada vez hay más empresas como mecenium que ofrecen cursos de calidad a precios muy interesantes. Diseña tu propio plan de formación que te lleve a ser uno de los mayores expertos del área que hayas escogido.

6. Muestra tus conocimientos en un blog

Si estás estudiando y formándote sin cesar, en breve tendrás un punto de vista interesante sobre los temas a los que dediques ese tiempo. Escribe sobre ello y publícalo en un blog. Al principio cuesta pero piensa que es la mejor forma de darte a conocer y de encontrar clientes. Yo el mío lo abrí hace unos tres años y hoy en día es mi principal fuente de clientes.

7. Consigue tu primer cliente

Entre tus familiares y conocidos presta tu servio de forma gratuita, para probar el concepto y ver qué ajustes tienes que hacer para “paquetizarlo”. Acuérdate de grabar un pequeño vídeo con el testimonio de ese primer cliente antes y después, de forma que sea una inversión en publicidad. Luego publica en tu blog el testimonio de ese cliente.

8. ¡Hazlo bien!

Déjate la piel para que ese primer cliente quede satisfecho y escribe en tu blog la historia de éxito y sube a Youtube el vídeo con su testimonio. Además del boca a boca empezarán a funcionar las redes para atraer a futuros clientes.

9. Escribe un libro

No importa si lo que haces bien es cocinar, clasificar mariposas, bricolaje o temas de gestión o autoayuda; si eres experto en un tema y estás temporalmente sin trabajo, aprovecha el tiempo del que dispones para escribir un libro. No hace falta ser Shakespeare, simplemente con plasmar tus conocimientos de forma clara y que ayude a los demás es suficiente. Luego lo puedes autopublicar en Amazon y anunciarlo en tu blog. Se venda o no (eso dependerá de la calidad del libro) te dará prestigio y te facilitará encontrar clientes sobre ese tema.

Y como dice Andreas Schou en uno de los comentarios a este artículo, la generosidad es la mejor forma de establecer relaciones fuertes, por lo que, si el libro es realmente útil para tu nicho, puedes ofrecerlo gratis a cambio de pedir el email. Es una gran forma de conseguir leads de posibles clientes.

10. Si tu sector está en crisis cámbiate de sector o reinventa tu trabajo

No se trata de tirar a la basura toda tu experiencia previa, sino de reinventarte, como el caso de mi amigo aparejador. Busca de qué forma puedes aplicar tus conocimientos a los sectores que están creciendo. ¿Te has parado a pensar lo que ha sucedido en tu sector? ¿Qué cambios se han producido? ¿Cuáles son las tendencias? ¿Hay algún nicho nuevo en el que todavía no haya muchos especialistas y en el que tú pudieras convertirte en uno de ellos?

11. Crea cursos 

Al igual que hablábamos de escribir un libro, si eres un experto, crea un curso sobre el tema que dominas y súbelo a una de las plataformas que hay para ello: Udemy, Coursera, Floq

12. Promociona tu trabajo online y offline

Muévete en las redes sociales (si no sabes, te aconsejo que leas Por dónde empiezo 2.0), sigue a las personas que más sepan de tu tema, haz networking y muévete offline. Piensa que es como si trabajaras de comercial en una empresa. Tu objetivo es conseguir clientes. 

13. Vete fuera si es necesario

Si tus posibles clientes, por la situación del mercado o por lo que sea, están fuera ¡vete! Sé que para muchos esta opción es difícil, por eso tal vez convenga irse solo unos meses (trabajando de camarero si no te puedes permitir otra cosa) para ver cómo está el sector en el país de destino. Así no será una decisión tan drástica. Hay muchas webs que te ayudan si te atrae esta solución. En cualquier caso, vivir fuera de nuestro entorno no solo nos sirve a nivel profesional sino que es una de las experiencias más enriquecedoras que existen.

14. Dar el primer paso

Es cierto, que vistos los puntos uno al lado de otro parece un camino difícil, pero solo es necesario dar un paso por vez y casi sin darte cuenta, al cabo de un tiempo podrás mirar hacia atrás y disfrutar al ver que has recorrido una cantidad importante del camino.

Algunos diréis, sí, pero es que mientras tanto tengo que pagar las facturas. Es cierto, pero si no tienes otra cosa, al menos mientras encuentras algo, construyes tu propio futuro y obtienes visibilidad.

Ah, otra cosa… ¡Déjate ayudar! La actitud de “yo puedo con todo” lo único que te puede provocar es una úlcera. La ayuda de otros es valiosísima: un contacto, un retuit, lo que sea.

¡Y sonríe!

En los momentos difíciles es cuando uno necesita, más que nunca, mantener la alegría y la confianza.

¡Buena suerte!

________________
Si te ha gustado este artículo tal vez te interese suscribirte al blog en la casilla que hay arriba a la derecha. Recibirás las actualizaciones una vez a la semana.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Share This