hojear-y-ojear

¿Ya nadie mira con los ojos? El que no mira… no ve.
Fuente imagen: Federico Torra (Europa Press)

Las fotografías guardadas en el móvil se han convertido en un libro de imágenes en el que se ojea la vida.

Seguro que has buscado una foto para enseñársela a alguien y has pasado rápido por todas las imágenes del móvil, acercándote desde el presente hacia el día y el momento buscados.

Y, hasta llegar ahí, tal vez has pensado: qué bonito fue aquel viaje… aunque a la vuelta nos peleamos… qué preciosa esa puesta de sol… cómo ha cambiado esto…

Ojeamos la vida en busca de un momento que en su día nos perdimos por hacer la foto y cuya búsqueda hace que nos estemos perdiendo el momento actual.

Cuando por fin llegamos y decimos a quién tenemos al lado: “Mira qué fuerte…” la persona mira ligeramente y dice: “Ah, eso me recuerda…”, y se sumerge en su pantalla a bucear entre recuerdos ficticios, pues solo contienen una mitad de la realidad, ya que la fealdad o lo anodino rara vez se fotografían.

Esos repasos que hacemos por el lado bello de la existencia, al ser sesgados, van restándole contraste y restándole profundidad, tanto a la vida como a los recuerdos.

Y cada vez pasamos más tiempo secuestrados vagando entre recuerdos falsos, noticias falsas y personas falsas… - Tuitéalo          

Supongo que seguiremos tras las pantallas hasta que la madre tierra dé una coz y nos arranque los dispositivos de las manos porque tengamos que utilizarlas para quitar barro o escombros o árboles rotos.

Eso sí, alguien estará grabando el momento para que, luego, podamos ojear los sucesos y regodearnos con el heroísmo de unos y la maldad de otros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This