¿Te ha sucedido alguna vez esto?

  • Le preguntas a alguien por lo que hace profesionalmente y tras diez minutos de palabras en spanglish sigues sin tenerlo muy claro.
  • Tras una ronda de presentaciones no recuerdas quién es quién y qué hace cada uno. Todos sonaban igual.
  • Tienes que hablar en una reunión, en clase o en un evento y no sabes cómo empezar; los latidos de tu corazón parecen ocuparlo todo.
  • Por fin logras esa cita que tanto has deseado y no te sale nada que decir… Dos horas después, se te ocurre una genialidad que ya no sirve de mucho…

Todas estas situaciones, tienen la misma solución: las historias.

Doy a menudo clases de storytelling o arte de contar historias (es algo que cada vez me contratan más en las grandes empresas, por algo será…), todo el mundo entiende muy fácilmente que las historias ayudan a:

  • Hablar con mayor facilidad
  • Sorprender
  • Divertir
  • Resultar memorable
  • Dejar huella…

Lo saben porque lo experimentan cada día cuando se quedan “embobados” leyendo un libro, viendo una serie, una película o atendiendo al último capítulo del culebrón que acapara el telediario.

Lo que les resulta difícil es encontrar su propia historia, o la de su producto o su proyecto y, en realidad, no es muy complicado cuando uno utiliza la metodología adecuada.

La he aplicado en numerosas ocasiones y da resultados espectaculares.

Mira un pequeño ejemplo:

Por eso he creado el taller online tu Pitch, tu Historia, para ayudar a las personas a desempolvar sus historias y saber cómo contarlas para que los encuentros (reales o virtuales) se conviertan en puertas que se abren.

SI QUIERES PRESENTARTE CON IMPACTO, PULSA AQUÍ

¿Te animas?

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Share This