Únicos y múltiples en nuestra expresión

Únicos y múltiples en nuestra expresión

El miedo a ser uno mismo y a no gustar es una de las principales barreras que tienen las personas para disfrutar de la vida.

Andamos detrás de ese modelo de excelencia que “nos hacen” perseguir.

Pero ¿quién “lo hace”?

Uno mismo, movido por la programación del sistema grabada en nuestras células a través de la genética y la educación.

Tu mejor versión, el super-yo, crecer, avanzar… una especia de carrera sin sentido que no hace falta correr.

¿Has visto alguna vez a un roble persiguiendo su mejor versión?

Una es única y múltiple.

Uno también 🙂

Tenemos muchas versiones.

Por ejemplo esa que dice:

Hola ¿qué tal? Encantada de saludarte, soy estupenda y toda simpática.

maria-1

Y aquella que diu:

¿¡Pero qué me estás contando!?

maria-2

Y de pronto aparece esa versión que está destrozada y temblorosa, asustada hasta de su sombra.

maria

O la pía y buenecita rogando para que…

maria-4

Hasta que una se olvida de la santidad y se convierte en un monstruo que agrede a otros.

maria 5

Pero recuerda que dentro también está la diva que se sale del mapa y que todo lo puede:

maria 6

Esos seres (y muchos más) habitan en nosotros y toman su sitio a ratos.

No se trata de esforzarse en sacar lo positivo, sino de dejarse ser.

Como dice Pablo d’Ors en su Biografía del silencio

“Para escribir, como para vivir o para amar, no hay que apretar, sino soltar, no retener, sino desprenderse.

(…)

Se aprende a no querer ir a ningún lugar distinto a aquel en que se está. (…) a no imponer a la realidad mis propias filias o fobias, a permitir que esa realidad se exprese y que pueda yo contemplarla sin las gafas de mis aversiones o afinidades, sin el prisma del “para mí”.

(…)

No merece la pena esforzarse; más que ayudar a encontrar lo que se busca, el esfuerzo tiende a dificultarlo. No conviene resistirse, sino entregarse. No empeñarse, sino vivir en el abandono. Tanto el arte como la meditación nacen siempre de la entrega; nunca del esfuerzo. Y lo mismo sucede con el amor.”

También con el amor a una misma, y a uno; nacen de la entrega a las múltiples expresiones del sí.

10 Comentarios

  1. Eva Godoy

    Excelente post, muy buen contenido, saludos!

    Responder
    • Natalia Gomez del Pozuelo

      ¡Me alegro Eva!

      Un placer tenerte por aquí.

      Responder
  2. Enzo González Rocco

    Hola Natalia, como estas?.. Me llegó el libro… Gracias por compartir todo este mundo de información. Sin duda todo es interesantísimo. Estamos en contacto. Un abrazo.

    Responder
    • Natalia Gomez del Pozuelo

      Me alegro Enzo, gracias a ti, un placer compartir.
      Esperamos que estés muy bien.
      Te enviamos un gran abrazo

      Responder
  3. Rebeca

    Muchas gracias Natalia por compartir
    y gracias por enviarme el libro!
    Un fuerte abrazo.

    Responder
    • Natalia Gomez del Pozuelo

      ¡Gracias a ti, Rebeca!

      Seguimos en contacto 🙂

      Responder
  4. Mercedes

    Y tú también sacas las mejores versiones y lo más grande, nos las sacas. No me olvido de tu trabajo puntual. Un abrazo y gracias.

    Responder
    • Natalia Gomez del Pozuelo

      ¡Gracias Mercedes!
      Un abrazo 🙂

      Responder
      • Animal de Fondo

        Partiendo de la base de que las fotos hoy están bárbaras, quisiera hacer una crítica antigua pero que siento es ahora oportuna. Vivimos en un mundo en el que muchos, por no haberse cultivado, quisieran recibir en una píldora las recetas para vivir. Esas frases subrayadas, lo están dentro de párrafos largos de los clásicos. Las hemos subrayado al leer porque en algo nos atañen. A nosotros, no al mundo. Eso es lo que pensaba cuando decías “twitéalo” estos años atrás, pero nunca me pareció oportuno escribirlo. Tú estás destinada a ser un clásico, así que espero con ilusión tu párrafo, que el subrayado ya lo pondré yo.
        Un abrazo para ti. Para Carol, recuerdos. Enhorabuena por las fotos y la modelo!

        Responder
        • Natalia Gomez del Pozuelo

          Qué gusto tenerte de nuevo por aquí.

          Las fotos se las saqué a mi hermana en una noche de tertulia/risas 🙂 me gusta que las menciones.

          ¡Cuánta razón tienes! Esos subrayados se produjeron tras más de diez días meditando en silencio, tras leer y practicar mucho… pero esas palabras tal cual las ordené, aunque inicialmente eran de otro, le hacen mucho bien a las personas con las que hago sesiones individuales, por eso las comparto aquí, para que les lleguen también a otros…

          Y más razón tienes todavía con lo de Twitter. Gracias por comentarlo. Me estoy apartando del marketing que traía pegado por defecto profesional. ¡Es demasiado adeherente! pero creo que le he dado esquinazo…

          ¡Seguimos!

          Ahora empieza un baile nuevo. Ya leerás de mí 🙂

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir noticias mías y pequeños textos que escribo solo para los que están suscritos?

Apúntate aquí:

* campo obligatorio
   

Tu aliado frente al miedo:

Hipolina-Quitamiedos
Share This