El miedo a ser uno mismo y a no gustar es una de las principales barreras que tienen las personas para disfrutar de la vida.

Andamos detrás de ese modelo de excelencia que “nos hacen” perseguir.

Pero ¿quién “lo hace”?

Uno mismo, movido por la programación del sistema grabada en nuestras células a través de la genética y la educación.

Tu mejor versión, el super-yo, crecer, avanzar… una especia de carrera sin sentido que no hace falta correr.

¿Has visto alguna vez a un roble persiguiendo su mejor versión?

Una es única y múltiple.

Uno también 🙂

Tenemos muchas versiones.

Por ejemplo esa que dice:

Hola ¿qué tal? Encantada de saludarte, soy estupenda y toda simpática.

María 1

Y aquella que diu:

¿¡Pero qué me estás contando!?

Y de pronto aparece esa versión que está destrozada y temblorosa, asustada hasta de su sombra.

O la pía y buenecita rogando para que…

Hasta que una se olvida de la santidad y se convierte en un monstruo que agrede a otros.

Pero recuerda que dentro también está la diva que se sale del mapa y que todo lo puede:

Esos seres (y muchos más) habitan en nosotros y toman su sitio a ratos.

No se trata de esforzarse en sacar lo positivo, sino de dejarse ser.

Como dice Pablo d’Ors en su Biografía del silencio

“Para escribir, como para vivir o para amar, no hay que apretar, sino soltar, no retener, sino desprenderse.

(…)

Se aprende a no querer ir a ningún lugar distinto a aquel en que se está. (…) a no imponer a la realidad mis propias filias o fobias, a permitir que esa realidad se exprese y que pueda yo contemplarla sin las gafas de mis aversiones o afinidades, sin el prisma del “para mí”.

(…)

No merece la pena esforzarse; más que ayudar a encontrar lo que se busca, el esfuerzo tiende a dificultarlo. No conviene resistirse, sino entregarse. No empeñarse, sino vivir en el abandono. Tanto el arte como la meditación nacen siempre de la entrega; nunca del esfuerzo. Y lo mismo sucede con el amor.”

También con el amor a una misma, y a uno; nacen de la entrega a las múltiples expresiones del sí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This