La marca personal contada… “por los pelos”

PBLD3Normalmente, de los congresos a los que asistimos, hablamos de lo que sucede sobre el escenario, lo que ha expuesto cada conferenciante, pero en esta ocasión me gustaría darle la vuelta a la cámara y enfocar hacia la audiencia y hacia lo que pasó entre bambalinas en el Personal Branding Lab Day que hemos vivido durante dos días en Barcelona, porque todos los ponentes dijeron, de alguna manera, que:

La autenticidad es la base de la marca personal: conectar con uno mismo para poder hacer cosas memorables y visibilizarlas. - Tuitéalo          

Pero podrían quedarse en palabras bonitas si no entendemos su verdadero significado; y eso es lo que quiero mostrar en este artículo: la autenticidad de los ponentes y de los asistentes al Personal Branding Lab Day, porque todos los que estuvimos allí, la respiramos en todo momento.

Para contaros esta pequeña historia he elegido como hilo conductor: EL PELO

Sí, porque cuando recuerdo lo que sucedía en la sala, lo que decían los ponente, lo que recibían las personas, lo que preguntaban, cómo interactuaban unos con otros y con lo recibido, a quién se acercaban en las pausas y todo el flujo de cariño que hubo en todo momento, se me ponen los pelos de punta de la emoción.

Tal vez os parezca una historia traída por los pelos… ¡muy perspicaces! porque eso es precisamente lo que es 🙂 así que ahí va.

Tras las palabras de bienvenida de los anfitriones de la Facultad de Comunicación de Blanquerna, arrancó Andrés Pérez Ortega, inteligente pelirrojo que abrió el congreso y que muchos consideran el padre de la marca personal en España. Lo primero que hizo fue renunciar a ese cargo porque en su opinión es Neus Arqués la madre y el padre de la marca personal en nuestro país. Como veis, buen rollo y compañerismo.

Neus recibió el testigo y demostró que sigue pariendo y sigue innovando. Propuso la necesidad de establecer unos estándares mínimos para la profesión de Personal Brander y debatirlo con rigor. También lo mencionaron Jordi Collell y Pablo Adán (alguien más lo dijo, pero no recuerdo quién), que hablaron de hacer un código deontológico de la profesión.

Muchas ideas (y no solo ideas) surgen de “frotarse” con otros profesionales del sector. ¡Eso es Networking! - Tuitéalo          

Luego me tocó el turno a mí, y yo con estos pelos.

marca personal, personal branding

Como dice el autor de la foto: Luis Fernández del Campo,  las pesco al vuelo. ¿El qué? Tal vez os preguntéis qué son esas bolas de papel que vuelan hacia la red…

Son las inquietudes de la sala, les pedí que escribieran y lanzaran aquello que querían soltar, aquello que les está reteniendo para desarrollar su Marca Personal y hacer cosas memorables.

Y lo que decían esos papeles que pesqué es:

  • Vergüenza
  • Complejos
  • Incertidumbre (se repite en varios papeles)
  • Inseguridad (también)
  • Prudencia
  • Comodidad
  • Pensar tanto
  • Timidez
  • Orgullo
  • Necesidad de seguridad y pertenencia
  • Necesidad de ser valorada
  • La pasta (esta persona supongo que querrá darle menos importancia… si quiere soltar pasta, yo se la recibo 🙂 pero supongo que quiere decir lo mismo que el siguiente)
  • Urgencia económica
  • Pereza (también se repite)
  • Necesidad de aprobación de los demás
  • Hacer lo que esperan de mí
  • Relaciones sociales cuando no quiero
  • La dificultad de pasar a la acción
  • El miedo (esta palabra se repite al menos 6 veces) además del…
  • Miedo al cambio
  • … al fracaso
  • … al qué dirán
  • … a no ser capaz
  • … a ser visible
  • … a ser juzgado
  • … a no cumplir las expectativas
  • … a no tener un mínimo sueldo

Y otros dos papeles que me produjeron un sentimiento especial:

  • Un pasado lleno de angustias y malos momentos
  • La sombra de mi padre

Parece claro que todos tenemos unos miedos (o un rango de miedos) muy similares y es precisamente eso lo que nos impide muchas veces desarrollarnos plenamente. Afortunadamente también tenemos un rango de amores parecidos: a la calidad en el trabajo, la ilusión de hacer de éste un mundo mejor, la profesionalidad, las ganas, la curiosidad, la conexión…

Tras la pausa, en la que conocí a varias mujeres extraordinarias, le tocó el turno a Alfonso Alcántara, que no tiene un pelo de tonto y, como siempre que le escucho, nos hizo reír y nos hizo pensar. Qué elemento de comunicación tan potente es el humor…

A Fabián González, que nos contó cómo hacer un buen elevator pitch y su método Wow, Know, now, casi se le cae el pelo cuando nadie encontraba el pasador de diapositivas y resultó que lo tenía “escondido” en el bolsillo. Las carcajadas de la audiencia y las bromas fueron una constante en las jornadas del Personal Branding Lab Day.

Yolanda Saenz de Tejada arrancó su charla sobre comunicación escrita leyendo una preciosa poesía. En Yolanda he encontrado a una doble en cuanto al pelo, solo que en rubio, aunque no solo es doble en el pelo, sino también en el alma. Ambas tenemos trayectorias y afinidades muy similares.

PBLD2

Y aunque hay un refrán que dice: “Largo el pelo, corto el seso”, haremos caso omiso…

Marta Grañó habló de emprendimiento y tuvo la divertida idea de compararme con Stig Larson, que no vio su obra publicada… ¡Tiembla en tu tumba Larson! que llega Natalia con su Garbancito para competir en ventas con tu trilogía sobre los hombres que no amaban a las mujeres. Gracias Marta, la comparación me viene al pelo, ¿cómo es eso del pensamiento positivo?

Paula Fernandez-Ochoa, nos dejó a todos admirados con su charla y su silueta de runner… yo me la imaginaba corriendo por la playa con su pelo al viento animada por la banda sonora de Carros de fuego…  Sí, a veces la audiencia piensa en otras cosas que no son solo el tema tratado… ¿O no os pasa a vosotros?

Y para terminar la mañana… Josep Rom, vicedecano de la Universidad, hizo una asociación muy interesante entre Napoleón, un tipo capaz de cortar un pelo en el aire, y la creatividad.

Como veis fue una mañana muy completa y divertida, y en ese ambiente continuaron las jornadas.

Por la tarde, de los talleres que había previstos, yo asistí al de Storytelling de Richard Walkfield, que nos puso, entre otros, un ejemplo de indirect storytelling aplicado a la publicidad, que también tiene que ver con el pelo… y es interesante…

Para terminar el día, asistí parcialmente a la mesa redonda sobre Imagen y Marca personal y allí se habló mucho del pelo, además de darse un rifirrafe muy auténtico y divertido entre dos de las ponentes mientras Cristina de Soymimarca, moderadora, y Rubén G. Castro, observaban con una media sonrisa…

Elena Tecchiati, coach de la voz, comentó que cada pelo que tenemos en la cabeza afecta a nuestra voz. Aquí pondría el emoticón de whatsapp de los ojos muy abiertos porque me pareció muy sorprendente…

María A. Sánchez, experta en imagen personal insistió en que si la cara es el espejo del alma, el pelo, es el marco de ese espejo y es importante peinarlo en líneas ascendentes, y no descendentes que caigan sobre la cara.

Y Andrea Vilallonga, bromeó con su pelo rubio y la minifalda que no veíamos bajo la mesa.

En el resto de talleres, en los que participaron Pablo Adán, Francesc Grau, Cristina Aced, Cèlia Hill, Celestino Martínez, Pau Samo y Ricard Pons no sé si hubo algo que destacar, porque no pude asistir, pero si alguien quiere contárnoslo, lo puede hacer con pelos y señales

Entre el público quiero destacar también la presencia de Jane del Tronco, Graciela Sapiro, que vino desde Israel, Joan ClotetSusana de Esencia Tarumba, Myriam, Jaume, Ximo, Alicia Ro, Alexis, Rocío…  y muchos más. (¡Si te he dejado fuera, lo siento! mándame tu link y lo incluyo…)

Cada cabello hace su sombra en el suelo y cada persona fue importante en el Personal Branding Lab Day. - Tuitéalo          

PBLD4

Resumen en imágenes y tuits del #PBLabDay

La cena que compartimos ponentes y asistentes fue un momento más de interacción auténtica, y cuando llegaron los gintonics, la autenticidad… o lo que sea, también creció.

El sábado, todos los hombres con escaso pelo, estaban encantados porque María A. Sánchez (experta en imagen) había dicho que los calvos tienen en su cabeza la proporción áurea y no paraban de decírselo unos a otros…

La primera en hablar fue Eva Collado Durán, como dice el refrán, ni el pelo ni el cantar entran en el ajuar, pero ayudan a enamorar y es que Eva tiene una maravillosa forma de dar amor a los demás, trata a cada uno de forma especial y se llevó un fuerte aplauso de todos los asistentes.

Oianko Choperena no tiene pelos en la lengua al hablar de los políticos a los que ayuda con su marca personal y nos hizo reír a todos.

Cristina Mulero, además de hablar sobre employer branding, había aprendido la lección de María A. Sánchez y su cabello se apartaba de su cara en líneas ascendentes.

Creo que fue Xavi Roca el que contó una historia muy divertida sobre un tipo de pelo en pecho y cadena dorada que vendía confianza, aunque no estoy muy segura, se me mezclan las conferencias, como le suele pasar a la audiencia…

La preciosa cara de Arancha Ruíz, estaba enmarcada por un pañuelo/turbante blanco y recibió el cálido y admirado aplauso de todos nosotros, sus compañeros, porque es lo que somos. Como dijo alguien del público en referencia a su blog, ella sí que es una crack.

Javier Remón nos hizo reír cuando dijo: me pongo en modo destello y enfocó su calva de proporción áurea hacia los focos.

Guillem Recolons también hizo apología de la calvicie, vistiendo una camista de CK que decía: Calvo Kien?

PBLD5

A Javier Zamora no se le movió un pelo cuando su presentación se desconfiguró y aprovechó para contar un chiste…  Menos mal que Alexia Herms estaba al tanto de todo y lo solucionó enseguida. Por cierto, gracias Alexia por tu forma inteligente y creativa de presentar a cada ponente y de estar al tanto de todo.

El hashtag #PBLabDay fue trending topic y podéis echar un vistazo a los comentarios de los asistentes y a lo que se ha escrito sobre el tema.

Y, aunque yo me tuve que ir unos minutos antes del cierre, me imagino a Jordi Collell, una de las personas del equipo de Soymimarca, que son los que han hecho este gran evento posible y que más ha trabajado para que fuera un éxito, caminando hacia su casa, con su sombrero azul, que no nos deja ver su pelo (él no puede presumir de calvicie), con la satisfacción del trabajo bien hecho.

Y es que las pilas de Jordi son como las del conejito de Duracell, porque ayer ya estaba el equipo escribiendo sobre el evento y pensando en el Personal Branding Lab Day del 2016.

Dentro de 100 años, todos calvos,  pero tranquilos porque hemos participado en algo grande: la creación y evolución del personal branding en España.

Fue precioso.


Aquí os incluyo los artículos publicados por otros compañeros del #PBLabDay:

Storify de Guillem Recolons
Resumen de Ricard Pons
Resumen de Soy mi marca
Resumen de Javier Zamora
Resumen de Carolina San Miguel
Resumen de David Barreda
Resumen de Oianko Choperena
Resumen de Alicia Ro
Resumen de Joana Aranda
Resumen de Andrés Pérez Ortega
Resumen de Yolanda Saenz de Tejada
Resumen de Cristina López
Resumen de Celia Hill
Resumen de Ximo Salas
Resumen de Javier Remón

 

No se trata de salir guapo en la foto sino de hacer cosas memorables

salir guapo en la foto, selfie, marca personal

El mundo se ha vuelto líquido y no somos peces. Y mira que nos ha costado salir del agua, respirar, andar sobre dos patas, inventar, ordenar, industrializar… ¿y ahora?

Nuestro sólido mundo lleno de certezas se ha vuelto líquido. - Tuitéalo          

Como sostiene el sociólogo polaco Bauman, “el Poder se diluye, se mueve en el espacio sin que nadie lo controle, cuando la política sigue anclada en cómo era en el siglo XIX”; y mientras llega la disrupción al escenario político, las personas normalitas, las de a pie, esas que no controlamos el 93% de la riqueza por no pertenecer a ese 1% que la posee, ¿qué podemos hacer si cada vez hay menos trabajo fijo, menos seguridad y más cambio?

Muchas veces nos sentimos indefensos, perdidos, sin un propósito. Dice Buman: “no tenemos un destino claro hacia el que movernos. Deberíamos tener un modelo de sociedad global… En vez de eso, lo único que hacemos es reaccionar ante la última tormenta de los mercados, buscar soluciones a corto plazo, dar manotazos en la oscuridad.”  

Yo quiero poner el foco, además, en cómo se están desvaneciendo los límites, ya que “líquido” es precisamente “aquello que no puede mantener su forma”:

Cada vez hay menos diferencias entre:

Personal – Profesional

Privado – Público

Local – Global

Masculino – Femenino

En ese estado de cosas, el desarrollo de las personas, la elección de su forma de manutención, de su filosofía de vida, de con quién se relacionan, se vuelve cada vez más compleja.

Seth Godin, en su libro (absolutamente recomendable) ¿Eres imprescindible?, comenta que una de las cosas más importantes que ha traído la nueva economía, o el estado actual de las cosas, es la autodeterminación.

Cada persona necesita, a la fuerza, elegir su futuro, y eso no siempre es fácil; antes, si uno nacía en una familia de artesanos, de reyes o de agricultores, no había mucho que pensar, con seguir el guion era suficiente. Ahora, hasta para apuntarse en el paro hay que rellenar la casilla de “profesión”, antes solo los que tenían un impulso vital hacia el cambio debían inventarse, ahora todos necesitamos hacerlo, y no solo una vez, sino de forma líquida, adaptándonos al recipiente de cada momento.

Otro factor determinante en la ecuación laboral actual es que no hay trabajo para todos, las máquinas están remplazando una parte importante del empleo humano, cada vez más productos son solo bits y los que son físicos, se pueden imprimir y personalizar bajo demanda, por lo que un gran número de sectores se han visto completamente transformados.

Y ahí nos encontramos: “tirados en un mundo nuevo sin saber muy bien hacia dónde ir” tratando de que nuestros pulmones vuelvan a funcionar como branquias.

La Marca Personal es aprender a nadar en este mundo líquido que nos envuelve y, a veces, nos ahoga. - Tuitéalo          

A mí no me gusta el término porque está marketinizado, pero el concepto en sí me parece importante, sobre todo para los que:

  • Todavía no se han enterado de que la economía ha cambiado.
  • Se están buscando o reinventando.
  • Se han encontrado y están under construction.
  • Trabajan por cuenta ajena y están preocupados por su futuro… y, en definitiva…
  • Cualquier profesional que desee disfrutar de un flujo constante de clientes, así necesite uno o millones.

Porque de cómo definamos entre todos el mercado laboral y la incidencia de éste en las personas, de cómo ayudemos a otros a elegir su forma de manutención, de cómo organicemos las relaciones comerciales y personales del futuro, depende en gran medida lo que nos suceda a los 7.000 millones de habitantes del planeta.

Uno lee sobre Marca Personal y parece que muchos hablan de salir guapo en la foto, mostrar tu mejor perfil y eso no es Marca Personal; los profesionales que tenemos que ver con el Personal Branding, no pretendemos dar mapas, trazar rutas o dar indicaciones, para mí es más bien ayudar a la persona a saber manejarse a lo largo de su carrera per-profesional como pez en el agua, es decir, sin que se le corte la respiración, con soltura, de forma armoniosa.

Marca Personal es ayudar a las personas a hacer cosas memorables - Tuitéalo          

Y para que lo sean es necesario soltar. Me encuentro permanentemente a profesionales agarrotados, retenidos, con miedo a no encajar, a no saber moverse en este nuevo mundo.

Marca Personal es educar la mirada, abrirla, ver y escuchar, entender, conectar, mostrar. - Tuitéalo          

Es ser consciente del medio y no reaccionar a él, sino interactuar con él, sin necesidad de cambiarlo, es la forma de surfear un mundo líquido, es entender de verdad las necesidades de un grupo de personas. La gente no va a desear lo que quieres que desee, ni va a dedicar su tiempo a lo que quieres que lo dediquen, pero puedes escuchar sus necesidades y elegir cuáles vas a intentar satisfacer de forma memorable para vivir de ello y con ello.

La marca personal: una garantía de futuro

Puerta abierta flecha hacia arriba

Estamos ante un nuevo paradigma del mercado laboral: la crisis, la globalización y la velocidad de los cambios requieren una nueva estrategia en el posicionamiento profesional de las personas.

Por ello, las asociación de Mujeres Emprendedoras de Jávea (@MEJavea), en su Jornada Anual para el fomento del emprendimiento, centró las conferencias en  La Persona.

En mi casó participé con una conferencia sobre Marca Personal ya que considero que`una buena estrategia de marca personal es una garantía para que al profesional del siglo XXI no le falte trabajo ya que es la mejor herramienta para conseguir un flujo constante de clientes.

Esto es aplicable tanto a autónomos, emprendedores y empresarios (que por supuesto necesitan clientes) como a los trabajadores por cuenta ajena, ya que en este último caso, se trata de profesionales con un solo cliente, o más bien con una serie de clientes a lo largo del tiempo.

A través de la marca personal se puede mostrar al mundo aquello que, como profesional, uno hace de manera única.

¿Por dónde empiezo a trabajar con mi marca personal?

  • Lo primero es mirar al interior; conviene hacerse las siguientes preguntas: ¿Qué es aquello con lo que más disfrutas? Dedicamos una cantidad de horas enorme a nuestra profesión, no solo el tiempo de trabajo, sino las horas de lecturas, discusiones y pensamientos, por tanto, si se trata de algo que nos gusta, resultará mucho más divertido. Y no solo hablo de cómo elegir la profesión o el sector, sino también qué parte de la profesión desarrollar. Puedo ser un gran comunicador, o un estratega, o minucioso… Siempre hay una forma de adaptar la profesión a nuestros gustos y habilidades.
  • Escucha a los demás. Estate atento a lo qué te piden las personas de tu entorno. ¿Qué te dicen tus colaboradores, socios, clientes o cualquier persona sobre tu forma de hacer las cosas? Ten en cuenta que una idea de negocio o de carrera o unos estudios, son solo un punto de partida. El de llegada lo marcan los demás y cómo aprecian aquello que uno hace.
  • ¿Qué problema solucionas y a quién? Es muy difícil vivir de tu profesión si no implica dar solución a un problema y debe ser algo por lo que las personas estén dispuestas a pagar y eso sucede si:
        • Soluciono un problema práctico
        • Si les hago más felices
        • O les ayudo a ganar más o a
        • Tener más tiempo
  • Busca el alma de tu “yo profesional”. Busca una palabra que refleje la esencia de tu forma de hacer las cosas, ese perfume único que deja huella y genera recuerdo. Puede ser: compromiso, constancia, creatividad, conexión, mimo… Esa palabra deberá ser el punto de partida y todo lo que muestres hacia fuera debe reforzar esa idea.
  • “Eso” que haces conviértelo en una profesión con dos apellidos. Tiene que ser algo que te diferencie tanto si es en el interior de la empresa como en el mercado. Es mucho más fácil destacar en un tema concreto que en algo general y poco definido. Por poner un ejemplo, si trabajamos en el área de Recursos Humanos, es más fácil destacar si uno se especializa en Dinamización de la Comunicación Interna (como hace mi amiga Sonia de PrideCom) que si se realiza consultoría general. Busca tu nicho dentro y fuera de la empresa.
  • Para darte a conocer cuenta la historia de por qué haces lo que haces y los valores que sustentan esa profesionalidad. Todos estamos en el lugar en el que nos encontramos debido a una serie de decisiones anteriores que nos conforman como profesionales. Si cuentas tu historia, resultarás más creíble, más auténtico y generarás más recuerdo.
  • Asegúrate de hacer las cosas bien. Al principio de cualquier labor tómate tu tiempo, hazlo una primera vez de forma que te sirva para probar los procesos, busca maneras de mejorarlos y de dejar huella para que pueda funcionar el boca a oreja, para que hablen de ti y lo hagan bien.
  • Muestra eso que haces, tanto online, como offline. Ten en cuenta que todos los elementos que utilices hablarán de tu esencia profesional y de esa historia: tu logotipo, tu web (en el caso de que los tengas), tus perfiles en redes sociales, tu forma de vestir, de hablar, de tratar al cliente. Cuida cada detalle para dejar ese perfume único que representa la esencia de tu marca.
  • Para mostrarlo, ten en cuenta que la comunicación ha cambiado:
        • Hemos pasado de la interrupción (anuncios) a la atracción (contenidos).
        • De la comunicación unidireccional a la relación.
        • De la publicidad a la recomendación
        • Y de segmentar a conocer exactamente a nuestros posibles clientes (o empleadores) y además, con la posibilidad de contactarles en el preciso momento en el que buscan aquello que nosotros hacemos.
    • En  esta nueva realidad, se vuelven factores fundamentales:
        • La transparencia: no solo hay que parecer bueno sino serlo, puesto que todo se sabe y todo se publica.
        • La apertura
        • La generosidad y
        • La colaboración

Y lo más importante de todo:

 No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal.

Sé feliz. Disfruta de la vida. Cuídate. No seas demasiado duro/a contigo mismo/a. Date permiso para no ser perfecto/a y para que las cosas salgan a la segunda o a la tercera y haz las cosas con alegría y mimo. Es la mejor forma de tener una Marca Personal sólida y que no nos falten nunca clientes.

De mileuristas a milenistas: el nuevo paradigma del mercado laboral

El mercado laboral está en plena revolución. Los jóvenes están redefiniendo sus necesidades y sus deseos (no es solo el mercado, ellos también han tomado las riendas); lo que valía hace unos años, ya no tiene vigencia.

¿En qué sentido ha cambiado?

Ha cambiado tanto la concepción del trabajo en sí mismo, como las metas de los nuevos profesionales. Veamos de qué manera.

En el pasado Zincshower, tuve la oportunidad de escuchar una excelente charla de Sergio Fernández (Pensamiento Positivo) sobre Marca Personal.

He de confesar (con un poco de vergüenza) que fui a la conferencia con una actitud un poco “sobrada” porque me paso el día leyendo sobre Marca Personal y no pensé que fuera a escuchar nada nuevo, pero, como siempre, la vida nos sorprende con regalos inesperados y la “forma” en la que Sergio presentó los conceptos me llamó muchísimo la atención  y me hizo reflexionar sobre mi trabajo, mis proyectos y el nuevo paradigma del mercado laboral.

Para situarnos en el escenario actual, Sergio utilizó una cadencia comparativa que escribo a continuación y que le dio mucha claridad y una fuerza especial a su presentación:

  • No hay crisis, hay globalización
  • Se acabó el capitalismo, comienza el talentismo
  • Ya no se trata de tener un puesto de trabajo sino de participar en proyectos.
  • Del concepto de empresa pasamos al de red de profesionales.
  • De un mundo insostenible a una apuesta por la sostenibilidad.
  • De tener jefes a ser agentes libres asociados.
  • Desaparece el sueldo y aparece la facturación.
  • Desaparece el “de 9 a 7” y aparece la deslocalización horaria y geográfica.

Esta información que escuché aquel día, se sumó a la que había leído en un artículo sobre la felicidad en el trabajo del blog Historias de cracks que incluía el siguiente vídeo que nos ayuda a entender este cambio de paradigma:


Tal vez el paso por el mileurismo de principios del milenio y la crisis actual han ayudado a la redefinición de los nuevos profesionales y al nacimiento de una nueva casta, cuyo nombre hace referencia al nuevo milenio:

Los milenistas: personas jóvenes que tienen una nueva actitud ante el trabajo; además de un empleo buscan un propósito vital.

No son competitivos porque ya no buscan ganar mucho dinero, ni desean el poder o la seguridad. Ellos quieren:

  • Flexibilidad
  • Autonomía
  • Colaboración
  • Creatividad

No son vagos (como a veces he oído decir a profesionales de antaño sobre estos jóvenes), simplemente desean sentir pasión por lo que hacen y disfrutar cada momento de la vida, estén o no trabajando, porque para ellos trabajo y placer forman parte de la misma ecuación.

Os aconsejo ver el siguiente vídeo sin falta, es muy cortito y muy significativo:

Las nuevas tecnologías están en el origen de este cambio de paradigma ya que su naturaleza ubicua, flexible y colaborativa las convierte en el mejor aliado de estas nuevas generaciones, y de personas, como es mi caso, que aunque pertenecemos a generaciones anteriores, nos hemos reconvertido.

Como dijo Sergio Fernández “no hay desarrollo personal sin desarrollo profesional” y las nuevas tecnologías abren un mundo de nuevas oportunidades al alcance de todos.

Pero para aprovecharlas es necesario ser capaz de solucionar algún problema específico de un sector determinado de la población.

La base, entonces, es centrarse en ser capaz de ayudar a otros seres humanos. Cuanto más concreta y más valiosa sea nuestra ayuda, más fácil nos resultará encontrar clientes en este nuevo entorno laboral.

¿Te has planteado qué problema puedes solucionar a otros?

Yo ya he salido de la crisis ¿y tú?

Cuando a principios de 2007 tomé la decisión de dejar un buen trabajo por cuenta ajena para dedicarme a la escritura, no sabía que a la vuelta de la esquina se encontraba la peor crisis de la economía española de todo el periodo democrático.

He pasado por momentos duros en los que la inseguridad económica lo teñía todo de gris, pero creo que, finalmente, puedo decir que he salido de la crisis.

Quiero compartir mi experiencia por si ayuda a otros.

Soy una convencida de que no saldremos de aquí quejándonos; respiraremos cuando exijamos al gobierno un cambio institucional profundo que obligue a los  políticos al control y la transparencia (os recomiendo la lectura de este artículo) y cuando cada uno de nosotros pongamos nuestro granito de arena cambiando algunas de nuestras actitudes,

¿Cuáles?

– Reconocer la situación tal cual es. Un análisis realista ayuda a diseñar un plan que tenga mayores posibilidades de funcionar. Por ejemplo, uno puede desear vender una casa (aunque lleve cinco años intentándolo) pero según está el mercado inmobiliario, no conviene contar con ello en el plan. Sería como esperar un milagro.

– Darse permiso para pasarlo mal  aunque nos vean los que nos rodean. No tenemos por qué agarrarnos a la fortaleza como a un clavo ardiendo. Reconocer la debilidad en uno mismo ayuda a ser tolerante con los demás y a tener relaciones en un plano de igualdad y facilita muchísimo el siguiente punto:

– Aprender a aceptar ayuda. A mí es de las cosas que más me ha costado. El “yo puedo sola” es algo que tenía muy dentro, y cuando mis hermanos y mis padres me han prestado dinero, dado trabajo y alojamiento, he conseguido sentirme feliz de tenerlos y creo que para ellos también ha sido muy satisfactorio poder ayudarme. Intentaré devolver hasta el último céntimo, pero también sé que la solidaridad humana nos ha traído hasta aquí en la historia de la evolución. Hoy, más que nunca, funciona el hoy por ti, mañana por el otro. Seguro que algún día te toca. A mí, desde luego, me ha tocado recibir ayuda y lo agradezco. Por eso es necesario…

– Ayudar a los demás. Por mal que lo estemos pasando en un determinado momento, siempre hay personas a las que podemos echar una mano: unas palabras amables, un consejo, divulgar su información, conectarles con alguien que les pueda ayudar, “regalarles” un poco de nuestro tiempo, colaborar con alguna ONG, dar comidas, leer a los mayores, etc. Lo que uno hace en su entorno es lo que recibirá de él.

– Apretarse el cinturón. Si uno no llega a fin de mes, lo primero que tiene que hacer es tratar por todos los medios de reducir gastos. Muchos hemos tenido que modificar nuestros hábitos para gastar menos. En mi caso, así ha sido y no me siento menos feliz, sino mucho más. Me gusta la idea de necesitar menos; me siento más libre.

– Dejarse guiar por los que van delante y guiar a los que vienen detrás cuando el especialista es uno. En cada tema, hay personas que saben más que otras. Cuando hace dos años mi hermana Elena (@gomezdelpozuelo) me “empujó” a las redes sociales (casi se puede decir que me metió en ellas a la fuerza) yo no entendía para qué me podían servir, pero su experiencia le ayudaba a ver aquello que yo no distinguía. Afortunadamente me dejé guiar, porque hoy, el 80% de mi trabajo tiene que ver con las redes sociales o me surge a través de ellas y han sido fundamentales en mi salida de la crisis; lo que me lleva al siguiente punto:

– Muchas veces es necesario reinventarse. En mi caso eso ha supuesto no aferrarme al libro en papel y meterme de lleno en el sector de los ebooks y en los nuevos formatos: los audiolibros, los videolibros, etc. Hay sectores que están menos afectados por la crisis, como son: IT, todo lo digital, transportes, comunicaciones, medicina alternativa… Por ello, uno puede intentar “acercar” su trabajo a alguno de ellos o reinventarse. Para los que estáis buscando un reposicionamiento profesional, os aconsejo el Personal Branding Plan, un curso on-line en el que he colaborado y que pretende ayudar a las personas a rediseñar su futuro y aumentar sus posibilidades de éxito profesional.

– Ocuparse, no preocuparseLa preocupación es un sentimiento totalmente estéril: provoca angustia, estrés y paraliza. Lo interesante es ocuparse: ¿no llego a fin de mes? disminuyo los gastos, pido un préstamo o busco otras formas de ingresos, pero ¿cuáles?

– Sembrar, sembrar y sembrar. En este mundo actual de cambio constante, la forma de mantener un flujo regular de trabajo (ya no sería muy realista buscar un trabajo permanente) es sembrar. Lo curioso es que a veces uno siembra patatas y recoge coliflores, pero lo que he comprobado sin lugar a dudas es que siempre se recogen los frutos, pero es importantísimo…

– Tener paciencia. Se trata de un proceso “agrícola”, no puedo estirar de la planta para que crezca más rápido, si lo hago, probablemente se rompa: lo único que puedo hacer es tener paciencia y cuidarla: preparar el terreno y regarla. Una gran forma de hacerlo es…

– Estudiar. Creo que nunca en mi vida he “estudiado” tanto como ahora. Leo libros, artículos, asisto a conferencias, comparto discusiones… sobre los temas que me interesan: literatura, comunicación, redes sociales, etc.

– Sentir pasión por lo que hacemos. El estudio ahora es un verdadero placer, porque al haber enfocado mi profesión hacia temas que de verdad me gustan, me resulta pleno y divertido. Y no solo el estudio, sino la escritura, las clases, las conferencias; trato de ponerle pasión a todo lo que hago y eso produce resultados de mayor calidad, porque la pasión se contagia a nuestro trabajo.

– Invéntate el trabajo aunque no tengas un empleo concreto. En mi caso esto es muy fácil, puesto que siempre tengo algo que escribir, tengo muchos libros proyectados en mi mente deseando salir, pero he visto como muchas otras personas se han ido “inventando” su trabajo hasta que éste se ha convertido en una actividad remunerada que les ha sacado de la crisis.

– El Networking es la clave. Más de la mitad del trabajo que me está saliendo últimamente tiene que ver con el tiempo que le dedico al Networking, es decir, a conocer y charlar con gente de mi sector: blogueros, editores, emprendedores… Habría que marcarse como objetivo conocer a una persona a la semana, y para eso las redes sociales son una herramienta formidable.

– Dudar. Yo vivo en una duda permanente y creo que eso me ayuda a no aferrarme a mi forma de pensar o de hacer las cosas, a tener capacidad de adaptarme a los cambios y a gestionar la incertidumbre, cosa que al principio de mi aventura como autónoma me resultaba complicadísimo. Esta habilidad que he desarrollado a base de tropezarme muchas veces, me quita gran parte de la angustia que produce el deseo de controlar. Es imposible tener las cosas bajo control, por tanto, ¡que viva la cintura!

– Perseverar.  Pero no conviene dejar que la duda nos paralice, ya que uno de los factores más importantes para salir de la crisis es la perseverancia: concluir lo que uno ha comenzado, no tirar la toalla a la primera dificultad (ni a la segunda, ni a la tercera), seguir sembrando aunque no veamos cercano el momento de la recolección. Si tuviera que elegir una sola clave para lograr salir de la crisis, elegiría la perseverancia.

– Mirar hacia atrás y reconocer los progresos realizados. Ayer estuve poniendo al día mi curriculum para darme de alta como experta en el Consejo Internacional de Expertos de Womenalia (en breve escribiré un artículo sobre el tema) y me di cuenta de todo lo que he sembrado y producido en estos cinco años. Supuso una gran satisfacción “verlo”, darme cuenta de que, aunque a veces parece que uno no avanza, cuando miras hacia atrás te das cuenta del camino recorrido.

– Ser honesto. No podemos exigir a los políticos y a los banqueros que lo sean si nosotros mismos no lo somos. Trapichear, hacer ñapas, defraudar, hurtar… Si nosotros lo hacemos en pequeña escala, es una forma de dejar que lo hagan a gran escala los que tienen esa posibilidad.

– Llorar y sonreír. Hay momentos muy duros en los que uno lo pasa mal y llorar ayuda a eliminar las hormonas responsables del estrés y la tristeza. El resto del tiempo ¡sonríe! Ayuda a tener una mejor relación con uno mismo y con los demás. La sonrisa plena es el mejor pasaporte hacia la felicidad.

Espero que en el inicio del próximo curso podamos escribir sobre otros temas que no tengan que ver con la crisis. Mientras tanto, a perseverar y a sonreír.

¡Mucho ánimo! Entre todos, podemos.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: