¿Qué buscan nuestros jóvenes? No son “Ninis” son “Milenistas”

busco trabajo, buscando trabajo, conferencia marca personal

La semana pasada participé en el 9º Foro Empleo UCLM3E con una conferencia titulada: “La marca personal: una garantía de futuro profesional”.  La charla tenía un índice sencillo, eran solo 4 palabras, pero os quiero hablar solo de la primera, que era:

ESCUCHA(TE)

Les comenté la gran necesidad de escuchar a los demás respondiendo a las preguntas:

  • ¿Qué te piden las personas de tu alrededor?
  • ¿Qué les llama la atención de las cosas que haces?
  • ¿Qué problema les puedes solucionar?

Pero todo ello sin olvidar escucharse uno mismo.

Ante la pregunta ¿cuántos pasáis una hora al día de “nada”?, ninguno levantó la mano.

“Nada”, les expliqué, es estar sin inputs, es decir, sin música, ni TV, ni radio, ni lectura, ni charla, ni mensajes… “Nada”, es estar a solas en silencio con uno mismo. Ni siquiera cuando bajé ese tiempo a 15 minutos levantaron la mano.

Hicimos un ejercicio en el que les pedí que respondieran a la pregunta:

“¿Para qué has venido al mundo?” - Tuitéalo          

Con una red pesqué todos esos deseos (es el momento que veis en la foto) y quiero compartir con vosotros un resumen de los resultados.

La gran mayoría de los jóvenes respondieron:

  • Ser feliz (25%)
  • Ser feliz y hacer felices a los que me rodean (35%)

Otras de las frases que salieron y que merece la pena compartir:

  • Para dar lo mejor de mí.
  • Aportar algo y si es útil, mejor.
  • Para disfrutar.
  • Cumplir objetivos que cambien el futuro de los que me rodean para bien.
  • Aportar cosas buenas a la humanidad.
  • Ser una persona de provecho, responsable y para disfrutar de la vida.
  • Para ayudar a la gente cercana.

Como veis, los deseos de nuestros jóvenes tienen mucho que ver con el altruismo, con construir un mundo mejor - Tuitéalo          en el que tanto ellos como los que les rodean disfruten y sean felices. ¿Quién dijo que los jóvenes de hoy en día son egoístas? Yo, desde luego, nunca lo he creído.

Además, hubo otras respuestas interesantes, como estas:

  • Ayudar a la gente compartiendo el conocimiento y poder hacerlos más libres.
  • Para poder hacer algo importante en la sociedad y conmigo mismo.
  • Para marcar una diferencia, hacer algo distinto y triunfar en mi vida.
  • Para hacer algo importante y ser conocido. Diego Bascuñana (Pongo el nombre para ayudarle a dar un paso en eso de ser conocido :))

Otro/a que me encantó fue uno/a que ha venido a “dar guerra”:

  • Según he entendido la pregunta está propuesta de una forma errónea: nacer no se elige. (¡Bien por él o por ella!)

Y otras tres que me gustaría destacar:

  • Para vivir (Parece una perogrullada, pero de las respuestas recibidas, es la que más se acerca a mi entender filosófico, a veces le ponemos tantas etiquetas a lo que vivimos que al final necesitamos ajustar la vida a un molde, cuando simplemente viviéndola, como hace un árbol o un león, muchos de nuestros problemas desaparecerían.)
  • No lo sé.
  • El papel estaba en blanco.

Esa es la vida en realidad, cada día, cada momento es una página en blanco y el no saber a dónde vamos no tendría por qué suponer un problema…

Tras la conferencia me decía una chica encantadora: lo que hago no me gusta, pero no sé lo que me gusta, ¿cómo lo puedo saber? Y la respuesta, que no le di en ese momento, pero que me gustaría darle desde aquí (soy de discurrir lento), es: “haciendo”, viviendo sin angustia, porque tiene más que ver con la espera que con la búsqueda. El fruto cae del árbol cuando está maduro y para eso, previamente la semilla de ese árbol tuvo que germinar, encontrar terreno fértil, alimento para crecer…

El proceso de “encontrar” es agrícola, no industrial y requiere cuidados, alimentación y, sobre todo, paciencia. Y uno de los mayores impedimentos para lograrlo es el poco tiempo de calma que pasamos los individuos, por tanto no nos escuchamos, no dejamos que todos los inputs con los que alimentamos nuestro cerebro jueguen con nuestra mente para crear.

Por eso animé a pasar tiempo a solas y en silencio y también me  gustaría que nosotros entendiéramos a nuestros jóvenes, esos que están a puntito de enfrentarse a una etiqueta que les han puesto los medios (que a veces no son conscientes del daño que hacen), una etiqueta devastadora y desesperanzadora como es la de “Ninis”, ellos son, en su gran mayoría, personas generosas que desean hacer felices a los demás y desean aportar a este mundo lo mejor de ellos mismos para que sea un lugar más amable.

Y los adultos que les acompañamos en el proceso les llamamos Ninis, o lo que es lo mismo: sin futuro. ¿Hay algo más terrible que podamos hacerles a nuestros chavales?

No son Ninis, son Milenistas, han estrenado la era del conocimiento, y sí, son diferentes y por ello tendrán que descubrir cómo contarse. - Tuitéalo          

Les puse este vídeo por si les ayudaba a entender la nueva situación.

(Tal vez alguno de vosotros ya lo ha visto, porque lo he recomendado en otra ocasión) 

Y les animé a contarse de forma nueva porque somos las historias que nos contamos: Cada momento, cada día es una página de tu historia. ¿Qué historia estás contando? ¿Qué historia quieres ser?  - Tuitéalo          


Si deseas desarrollar todo tu potencial, te recomiendo estar en modo creativo. Este libro te ayudará:

Portada-faro1CÓMPRALO en:

EspañaPapelPDFAmazon

MéxicoPapelPDFAmazon

ArgentinaPapelPDFAmazon

ColombiaPapelPDFAmazon

Resto Amazon

 

¿Te animas a una cita conmigo el día de San Valentín?

El 14 de febrero ¡tenemos una cita! La Fnac me entrevista en directo en su Fórum Online con preguntas de los lectores. Aprovecharemos el día de San Valentín para hablar de comunicación y del miedo a hablar en público, que tiene mucho que ver con el miedo a expresar nuestras opiniones y sentimientos a los demás.

Leticia Beltrán me invitó a participar y me explicó el funcionamiento:

  • Los lectores envían preguntas a lo largo de estos días
  • El 14/2 a las 12:00, se responden en directo 

Me pareció muy interesante y vi que habían participado antes personas como Isabel Allende, Presuntos Implicados, Clara Sánchez… no podía decir que no 🙂

Además, me parece una excelente fórmula para tratar temas y comunicarse con los lectores/usuarios/clientes.

¿Por qué? ¿Qué lo diferencia de una entrevista periodística o de un webinar?

  • Son los lectores los que plantean las preguntas, por lo que se responde a lo que de verdad quieren leer
  • Se elijen las preguntas más significativas y de mayor interés para el público
  • Se responde con más calma y precisión ya que a pesar de ser en directo, el entrevistado puede ir leyendo con antelación las preguntas y tiene tiempo para pensar
  • El material queda escrito para cuestiones de SEO, futuras consultas, para convertirlo en posts, para que lo citen los medios de comunicación, etc.

Me parece una interacción cercana y potente con los lectores que no tiene por qué limitarse a los escritores, creo que también se lo podrían plantear las empresas para hablar con sus clientes sobre sus productos, posibles problemas, consultas de atención al cliente…

El día 14 responderé a temas de:  Comunicación oral: el miedo a hablar en público, pero serán bienvenidas otras preguntas o temas que te interesen.

 Te animo a dejarme una pregunta en el FORO

entrevista Natalia Gomez del Pozuelo en la Fnac

Aquí tienes el resultado: Entrevista en la Fnac

 

 

No te lamentes de tener poco sexo. ¡Practícalo!

En la televisión del Reino Unido se emitió una encuesta sobre aquello que lamentaban las personas ancianas y siete de cada diez jubilados británicos (hombres y mujeres por igual) se quejaban de no haber “follado más”. (Siento la palabreja pero es lo que dijeron y en inglés no suena tan mal). Las personas se están muriendo con la sensación de haber tenido poco sexo.

Como dice el poema de Fonollosa cantado por Pla:

“Añoro todo aquello que no tuve,
lo que tuve retuve, y eso no me lo quita nadie,
añoro solamente lo que no vi ni en pintura,
lo que no quise que ocurriera,
lo que olvidé por desidia,
lo que no escuché por ciego,
echo de menos, me hace falta,
lo que no viví ni en sueños”

 

Quiero compartir con vosotros algunos de los momentos que se pueden saborear y que no dependen de circunstancias exteriores. Como leí en algún lugar ”lo importante no son los días de tu vida, sino la vida de tus días”

Dedícale tiempo al amor

¿Hay hueco para el amor y para el sexo en tu agenda? Si no es así, llama a tu pareja en este momento y pídele una cita o apúntate a un curso para reactivarlo. La vida actual tienen una configuración gaseosa, las tareas, si las dejas, ocupan todo el espacio disponible. Siempre hay algo pendiente por hacer o por leer. Déjate mañanas, tardes o noches enteras para el amor y defiende ese espacio a capa y espada. No te dejes robar esos paréntesis de piel que te acercan al otro y a ti mismo.

Hazle un comentario amable a algún desconocido

Y sonríele de verdad, mirándole a los ojos. Es como si se iluminara el día, y no tanto para el otro sino para uno mismo, ya que conectamos con nuestra capacidad de hacer que el mundo brille con un poquito de alegría.

Ríete a carcajadas con tus hijos (o con quien sea)

Puede ser de cualquier tontería, un gesto, un chiste, una torpeza, todo sirve, pero no dejes que las prisas ahoguen la risa, llega tarde si hace falta, pero reír hasta llorar es de las experiencias más gratificantes que hay, parecida a eso que los jubilados británicos echan tanto de menos.

Date permiso para no ser perfecto

Porque además de imposible es aburridísimo. No hay errores, solo hay resultados diferentes a lo esperado. Así que después del “¡Mierda!” de rigor cuando algo no sale como querías, mira la nueva situación con ojos despiertos porque escondido por ahí está el aprendizaje que necesitas para seguir adelante.

Siente la creatividad detrás de la oreja derecha

Al parecer en esa zona del cerebro es en la que se producen las ideas. Cuando sientes pasión por tu trabajo, esa zona está en constante actividad ya que uno se encuentra en “modo creativo” y las reuniones de trabajo, que pueden hacerse en un bar, en un coche o en cualquier sitio en el que uno esté con sus compañeros también apasionados, se convierten en un hervidero de ideas y en un laberinto de pasión en el que resulta tan importante la creatividad como tirar poco a poco del hilo para convertir esa idea en algo real.

También puedes estar de bajón

Hay días en que amaneces torcido y al cruzarte con las personas que “sienten” tu estado de ánimo las contagias (si no salen huyendo). Si en vez de combatir ese estado y enfadarte por la porquería de día que te ha tocado vivir, simplemente lo observas y te dices: “Ya se pasará” y tratas de tener el menor contacto posible con el exterior y te pones a leer correos para no dedicar tu atención a nada muy importante… entre ellos, descubres una pequeñísima buena noticia y luego otro marrón (echas chispas) y te das cuentas de que tu compañía telefónica te ha cobrado de más… pero poco a poco va pasando el día y en un momento dado te encuentras haciendo una broma. ¡Objetivo cumplido! Borrasca superada.

Disfruta del frío en la cara

Y en las piernas y en las orejas. El frío, el calor, el viento. Deja que la lluvia te moje el pelo, que resbale por tus mejillas, respira hondo y sé consciente de la vida, sé mariposa y rama y agua y tigre; sé el viento que recorre el perfil de los edificios y se entretiene con la boina del anciano o se mete por el jersey del niño que apenas lo nota para luego acariciar una mano sobre la barandilla del metro.

Mira el paisaje como si fuera nuevo

A veces nos vamos muy lejos para ver cosas extraordinarias, pero otros vienen aquí a mirar las nuestras, porque en cada rincón hay algo especial, solo tienes que mirar con ojos de fotógrafo para descubrirlo y saborearlo.

Termina ese trabajo que tenías pendiente… y brinda por ello

¡No te olvides de celebrar! De quejarnos no nos olvidamos y si lo intentamos, los medios de comunicación se ocupan de recordarnos a todas horas los sucesos terribles que hay en el mundo. Es así, los hay, muchos, pero también están los buenos, y es probable que haya tantos como malos, si no el mundo estallaría en pedazos. Celebra la salud, celebra el disfrute, celebra el amor. Y si la cosa no va bien, recuerda que (como decíamos antes) también puedes estar de bajón. Lo bueno (y lo malo) es que tanto la alegría como la tristeza siempre pasan. Siempre. Y cada momento empieza todo de nuevo.

Este momento, mientras tus ojos recorren la pantalla, es nuevo, y el próximo momento, cuando termines de leer, también lo será. Cada segundo empieza un nuevo año y termina otro.

Por eso, en estos días, si surgen malos entendidos, peleas, pensamientos tristes o te sientes solo, sonríe, celebra la vida, porque como dijo el poeta “todo pasa y todo queda, pero lo nuestro pasar, pasar haciendo camino, caminos sobre la mar”.

Pero ojo, además de caminar no olvides practicar sexo, no vayas a ser uno de esos jubilados que antes de morirse lamenta no haberlo hecho más. Todavía estás a tiempo.

 

Mi hermana María entre las top 100 mujeres más influyentes de España

Escribí hace unas semanas que las tres hermanas (Elena, María y yo) estábamos nominadas entre las top 100 mujeres más influyentes de España del 2012 (#lastop100) y finalmente ¡María ha quedado entre las ganadoras!

María está liderando el proyecto de Womenalia, la primera red mundial de mujeres profesionales, y ella misma es una gran profesional y una magnífica persona. ¡Felicidades a María y a todo su equipo! 

Os dejo unas imágenes del evento:

 

 

 

 

 

El caos forma parte de la armonía

Todo empezó con una explosión; un gran Bang.

Entre las muchas esquirlas que salieron despedidas, hubo una, redondeada por el rozamiento, que giró, junto con otras, durante millones de años alrededor de una estrella que ahora llamamos Sol.

Al principio, nuestro planeta sólo era un caos de fuego; un montón de polvo aglutinado parecido a muchos otros del universo, pero en algún momento, la distancia de la tierra al sol fue la adecuada y se dio el equilibrio perfecto capaz de generar vida.

Cuando se rompa ese equilibrio, como se rompen todos los equilibrios, cuando esa distancia varíe, vendrá otra vez el caos, y tras él, después de otros muchos millones de años, surgirá algo nuevo, seguro que también esencial para los que lo vivan.

No hay caos sin equilibrio previo, ni mal sin bien, ni belleza sin fealdad. “Sólo está vivo lo que  puede morir, sólo cuando uno asciende, puede caer o descender, y el que asciende, ya tiene dentro de sí el vértigo de su potencial descenso.”*

La filosofía oriental lo entiende bien, pero en occidente hemos emprendido una loca carrera que pretende negar la dualidad del universo y de la vida. “Queremos placer sin dolor, vida sin muerte, éxitos sin fracasos, palabras sin silencio, una economía de crecimiento ilimitado.”* Dividimos el mundo en dos y queremos sólo una mitad.  Negamos la naturaleza cíclica y rítmica de todo lo que es.

Pero cuando una persona acepta las cosas como son, se reconcilia con la existencia, con sus luces y sombras, y le invade la certeza de que todo está bien, porque vivir es una síntesis armónica de opuestos; detrás de toda aparente división, late una unidad. La dualidad, sería nuestra división de las cosas en buenas y malas, luminosas y oscuras, nuestra percepción de la salida y la puesta del sol, el día y la noche, en cambio, la unidad es el sol visto desde sí mismo.

Y el hombre tiene dos opciones: ver sólo con su mirada terrestre y limitada, o ver las cosas tal como son y dejarlas ser lo que son. Más allá de la dualidad, el mundo es uno, y el ser humano, uno con él.

La felicidad permanente no existe, ni la juventud, y las posesiones materiales y la actividad constante son sólo pequeñas dosis de anestesia para retrasar el reconocimiento de cómo es nuestro universo, nuestro planeta y nuestra vida: a veces caótica, a veces equilibrada, alegre y triste, falsa y verdadera, pero fascinante, y nosotros estamos aquí para poder ser conscientes de ello; para reírnos cuando las cosas van bien y llorar cuando no es así, para abrazar al que lo pasa mal, aunque el daño lo hayamos provocado nosotros, para levantarnos si caemos, pero también para sentarnos si estamos cansados, para amar y para odiar, en definitiva, para vivir, porque así es la vida, y también la muerte.

En el mundo hay sólo un heroísmo, ver el mundo tal cual es, y amarlo.

Román Rolland

* Mónica Cavallé: La sabiduría recobrada 

(Este artículo lo publiqué en la revista Avenue Illustrated)

___________
Si te gustan estos temas puedes leer también estos artículos:
La necesidad de hacer kilómetros en vez de dar pasos
Un texto de Galeano para empezar el 2013
Los protectores de la felicidad según Rojas Marcos
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: