olimpiadas tokio 2020

Anoche me entrevistaron en La linterna, en la COPE, en un programa que hicieron para analizar por qué Madrid había sido eliminada. Querían conocer mi punto de vista como experta en Marketing, Comunicación y Redes Sociales.

Es cierto que se han producido errores a nivel de comunicación, como:

  • La polémica con el logo: errores ortográficos, parece que pone 20020 en vez de 2020 y para muchos recuerda a unas chanclas de colores.
  • El dato de que 91% de la población apoyaba la candidatura también ha sido puesto en duda y hubo mucho pitorreo en Twitter
  • La portada de El Mundo que decía: «50 de los 98 miembros del COI han prometido votar a Madrid» también parece haber hecho daño. «Jacques Rogge llamó a Juan Antonio Samaranch para quejarse» dicen algunos diarios.
  • La forma de responder a las preguntas en la rueda de prensa: ha habido guasa sobre el nivel de inglés de nuestros políticos, el hecho de no respetar el orden de las preguntas y dejarse el micrófono abierto.

También ha habido sucesos fortuitos pero desafortunados, como el hecho de que a causa de la tormenta no se viera bien la presentación española, pero no nos engañemos, esos no han sido los motivos por los que no se celebrarán los juegos olímpicos de 2020 en España.

El Marketing y las Redes Sociales son elementos de la ecuación, como pueden serlo los alojamientos, el transporte, la distancia entre las sedes olímpicas, etc., pero no los que más pesan.

En mi opinión la elección de las olimpiadas se debe fundamentalmente a temas políticos y económicos, y precisamente en eso es en lo que estamos más flojos. A nivel económico está claro, llevamos varios años con la amenaza de un rescate, y a nivel político hay algo que pesa más que cualquier otra cosa: la falta de valores.

La corrupción parece estar generalizada: la Operación Puerto, Los EREs, Bárcenas, La Casa Real… y eso influye en nuestra imagen como país de tal forma que ni la mejor agencia de marketing puede «lavarnos la cara».

Pero hay algo muy bueno en el hecho de que no hayamos conseguido albergar los Juegos Olímpicos del 2020: el hecho de que no podemos seguir engañándonos.

Hubiera provocado una euforia y una alegría que nos hubiera distraído de lo verdaderamente importante: establecer mecanismos de transparencia para que de verdad podamos trabajar todos en la recuperación definitiva de este país, sin paños calientes y sin más dilaciones mediáticas.

¿Pero qué se puede hacer a nivel individual para que esto se haga realidad?

Por un lado, empezar a aplicar los valores uno mismo. Como ya dije en el artículo Y tú ¿qué país quieres?, el verdadero cambio empieza en uno mismo.

Por otro, tanto los medios de comunicación como cada uno de nosotros debemos ver (y hablar) también de lo positivo. En una entrevista de antes de verano que le hicieron en La noche en 24h a Mónica de Oriol (Presidenta del Círculo de Empresarios) comentaba que solo el 50% de los alemanes considera que España es un país confiable, pero es que somos nosotros los primeros que no confiamos en nosotros mismos.

Al igual que si una persona no confía en sí misma es difícil que logre sus metas, un país timorato tampoco lo hará. Y la determinación y la valentía son características que nos pueden ayudar a superar cada contratiempo.

Os aconsejo ver el siguiente vídeo sobre determinación y que apliquemos todos la «mentalidad de crecimiento» ya que la mente de cada uno (y el país como conjunto de mentes) puede crecer en respuesta a los desafíos gracias a la determinación.

____________________

Si te ha gustado el artículo o el vídeo tal vez te interese suscribirte al blog en la casilla que hay arriba a la derecha. Recibirás información de este tipo una vez a la semana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This