El trabajo de tus sueños

El trabajo de tus sueños

Una noche, cenando con mi hermana y mi prima en un restaurante italiano, cuando sorbía los últimos espaguetis de mi plato una de las dos me preguntó:

– ¿Si te dieran carta blanca, qué trabajo elegirías?

Yo me quedé pensativa y me limpié los restos de salsa de la barbilla.

Me di cuenta de que aunque llevaba más de quince años trabajando en puestos de dirección en tres empresas distintas, jamás me había hecho esa pregunta.

Con la carrera, el master y varios idiomas, lo natural era que me dedicase a ganar dinero, y es exactamente lo que hacía, pero esa pequeña pregunta me había descolocado.

Al contrario que otras veces, ellas, en vez de continuar hablando, esperaron pacientes mi respuesta. Me había ido bien en el trabajo, siempre hacia arriba: mejores puestos, mejores salarios, mejores casas, o al menos más grandes.

¿Y ahora qué?

¿Cuál era el trabajo de mis sueños?

¿Un nuevo ascenso?

¿Más dinero?

Al final respondí: – Lo curioso es que el trabajo de mis sueños no es un trabajo… o sí, pero no lo que solemos llamar un trabajo.

No recuerdo si me bombardearon a preguntas o si se quedaron calladas, porque mi mente seguía en otro lado.

Creo que me daba miedo pronunciar las palabras que iba a decir: – En realidad, en mi sueño no me veo trabajando, me veo escribiendo.

Creo que las sorprendió bastante, pero sin duda, la que estaba atónita era yo misma.

Como nadie decía nada, le pregunté yo a una de ellas: – ¿Y el tuyo? Ella respondió con un lacónico “no lo sé”, y cambió de conversación: hablamos de niños, trabajo, hombres, madres, maridos…

Si alguien me hubiera visto desde fuera, habría pensado que yo seguía la charla con interés, pero lo que les había dicho vibraba por dentro, acompañado de la sorpresa que me había producido.

Durante unas semanas, ni me acordé de aquella cena, pero dos meses después, me llegó a casa una publicidad de un Taller de Escritura Creativa, y aunque suena obvio, y probablemente lo es, lo más obvio es lo que más nos cuesta reconocer: pero aquella vez me dejé llevar y reconocí que era una señal.

Me apunté al Taller y, desde entonces, no he dejado de escribir ni un día; en cambio sí he dejado de trabajar en el sentido usual de la palabra.

Empecé a dar clases en la universidad, y dejé también esa casa tan grande que me obligaba a ganar cada vez más para mantenerla.

Estoy escribiendo mi octavo libro y tengo los próximos pensados.

A veces se me hace un poco cuesta arriba, porque el trabajo literario es lento y los resultados no son inmediatos, pero no olvido algo que dijo Punset:

“La felicidad está en la antesala de la felicidad”.

Mi interpretación de esa frase es que la plenitud, palabra que me resulta más asequible, está en la persecución de los sueños; y yo creo que no he tenido una época más plena en mi vida, y sigo persiguiéndolos.

Y en tu caso, si te dieran carta blanca ¿Qué trabajo elegirías?

Piénsalo bien, porque como dijo Jabobsen:

“…una vida despojada del vicio alegre de los sueños, no es una vida digna de vivir. Al fin y al cabo, la vida tan solo tiene el valor que le confieren los sueños”.

7 Comentarios

  1. Milton Moya Narváez

    Mi nombre es milton Moya Narváez nacido en una población campesina instalada ala margen derecha del rio Magdalena. Te comento me gustaría saber mas deti corazón. También tengo una historia que contarte vívida por mi vida en esté triste país dónde la tiranía y narco estado corrupto abruma y la pobreza no tiene dimensión , donde los qué pensamos diferente y somos dolientes de las voces que no pueden hablar.
    Dónde el hambre y la desidia es mas que abandono , donde la confrontación armada es producto de las desigualdades en la sociedad actual.
    Dónde el grito de libertad es opacado por la incertidumbre de las balas asecinas y la crueldad de quienes nos gobiernan .
    Pensar diferente es tener una libertad condicional tras el engaño y la mentira expresa por los medios ,difundidas para opacar el llanto en medio de una risa mal fingida por la esclavitud vigente en este país dormido.

    Responder
    • Natalia Gomez del Pozuelo

      Hola Milton.
      Muchas gracias por tu triste y bello testimonio.
      Aunque soy de Madrid, España, conozco bien el río Magdalena y las poblaciones del Tolima. Las recorrí toditas cuando instalamos las centrales telefónicas con Telecom y entiendo bien a lo que te refieres. Lo que da más lástima todavía es que es una tierra bella y rica con unas gentes adorables y trabajadoras, podría ser un lugar próspero y tranquilo si no fuera por la codicia…
      Este mundo nuestro anda muy torcido.
      Dejar constancia no soluciona las cosas pero puede despertar conciencias.
      Un fuerte abrazo.

      Responder
  2. Manu

    Hola Natalia. Entiendo perfectamente eso que sentiste aquella noche. Yo también lo he sentido, aunque con algunas diferencias. No estaba en un restaurante y la pregunta no me la hizo una hermana o una prima. Estaba en mi propia casa y la pregunta me la hice yo mismo. Tenía 12 años.

    De repente, una tarde cualquiera, me cuestioné qué quería hacer con mi vida, siendo consciente de que lo que decidiera iba a ser fundamental para ser feliz -o no- en el resto de mis días. Y la respuesta no fue un oficio. No me dije: «Veterinario», «abogado» etc… Cogí un papel y un bolígrafo y me puse a contar mi infancia. Fíjate, qué tendremos que contar a esa temprana edad. A los pocos días descubrí que lo que realmente me apetecía hacer era contar historias. Y en esas estoy.

    Aún no he escrito ningún libro, lo reconozco, pero he contado miles de historias en prensa, internet y, sobre todo, televisión, donde he trabajado los últimos doce años.

    A día de hoy sigo sintiendo viva aquella vibración interior.

    Responder
  3. LOLA

    HOLA MI HISTORIA ES TOTAL MENTE DIFERENTE .ME CASE A LOS 20 A LOS 40 ME SEPARE Y DESDE ENTOCES ESTOY BUSCANDO UN TRABAJO DONDE ME ASEGUREN .YO SOY AUXILIAR DE GERIATRIA , PERO HE TRABAJADO DE TODO PERO EVENTUALMENTE PORQUE CON 53 AÑOS QUE TENGO AHORA SIGO BUSCANDO UN TRABAJO . PORQUE TENGO DERECHO HA VIVIR

    Responder
    • Angel

      De donde eres, donde vives, has trabajado muchos añós como auxiliar de griatria ó auxiliar de clinica Que referencisd tienes y que puestos de trabajo has realizado.
      Actualmente con la pandemia del COVID, se necesitas personas responsables y con ganas de trabajas en Cenreos Residenciales . Estoy contigo hoy en día las
      personas con gannas de trabajas sueles tener mas suerte en encontrar ytrabajo en este campo, siempre y cuando les guste, ya que es un trabajo poco reconocido desgraciadamente por el sociedad, pyues es muy sacruificado, dura y no esta pagadocomo se merece..

      Responder
  4. Arte y Psique

    Hola Natalia. Muy interesante lo que dices. En mi caso ingresé a la Universidad con ganas de comerme al mundo y cambiarlo (Estudié Psicología Social). En el camino los sueños se fueron quedando atrás. Egresé e inmediatamente me integré al campo laboral, ya con todo el lío que se da dentro del trabajo olvidé muchas cosas importantes que me gustaban y que ya no hacía. Hasta que un día dejé mi trabajo para tomarme un año sabático lejos de mi país de origen. Ahora estoy redescubriendome nuevamente con todos mis ilusiones perdidas en las cuales yo quería aplicar mi profesión , estoy encontrando nuevos deseos y habilidades que si hubiera seguido trabajando nunca las hubiera descubierto….en fín. Te cuento esto porque tu anécdota me hizo recordar que podemos hacer las cosas que nos causan placer si somos valientes para dejar todo (en este caso la seguridad económica) e ir por los sueños, claro, esta no es una decisión fácil, ya que arriesgar la seguridad en estos tiempos provoca una gran angustia al inicio, pero no olvidemos que podemos adaptarnos a las nuevas circunstancias y sentir que realmente estamos vivos al hacer las cosas que nos llenan y dan sentido a nuestro existir.
    Saludos!

    Responder
  5. maria paz

    Hola!Este artículo me ha hecho pensar mucho…Soy Licenciada en Geografía en Historia,he trabajado en gestión de documentación, archivos,bibliotecas(y otro tipo de trabajos que no tienen nada que ver con actividad intelectual ya que tengo que mantener una casa y a un peque de 10 años…).Hace unos meses hice un curso de Corrección Editorial y actualmente me gano la vida con clases extraescolares de Ortografía y Gramática.Soy una inconformista (mi mente siempre esta despierta y trabajando), pero he llegado a la conclusión que sería casi feliz si pudiera dedicarme a corregir y redactar textos,realizar informes de lectura y durante ciertos periodos dedicarme a colaboración cultural en cualquier lugar del mundo.Y ya está.Ni gran sueldo ,ni gran responsabilidad.Solo eso.Pero hasta ahora nadie me ha dado esa oportunidad.Un saludo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir noticias mías y pequeños textos que escribo solo para los que están suscritos?

Apúntate aquí:

* campo obligatorio
   

Tu aliado frente al miedo:

Hipolina-Quitamiedos
Share This