El antídoto contra el miedo: la respiración abdominal

El antídoto contra el miedo: la respiración abdominal

Los miedos y las fobias provocan pérdida de oportunidades. El estrés y nervios generados suelen ir acompañados de una respiración acelerada que dificulta iniciar o continuar diferentes acciones como:

  • Participar en una actividad laboral, o incluso lúdica.
  • Tomar una decisión (personal o profesional).
  • Viajar en un determinado medio de transporte
  • Relacionarse fuera del entorno habitual
  • Trasladarse a un lugar desconocido…

Son muchos los miedos que existen y solo el hecho de pensar en aquello que nos da pánico ya nos hace experimentar cambios físicos y mentales:

  • Sensación de falta de aire en los pulmones.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Reiterados pensamientos negativos.

El miedo y los nervios tienen multitud de formas de presentarse y la respiración es una herramienta eficaz para neutralizar sus efectos.

Ver vídeo: La respiración, gran herramienta contra los nervios

1. El cerebro sigue unas pautas cuando siente miedo o fobia

Ante una actividad o decisión, si te genera nerviosismo, el cerebro se prepara y activa un mecanismo, crea una asociación: evento = nervios.

La respiración se entrecorta y es más difícil resolver la situación a nuestro favor.

2. ¿Cómo se rompe este mecanismo?

Reprogramando el cerebro a través de la respiración abdominal.

Si previo a un evento, actividad, viaje, etc, sustituyes la reacción de nervios por 2 o 3 respiraciones abdominales, y las practicas (atención, es importante practicar), crearás otra asociación bien distinta: del miedo pasarás a la calma.

Y si este gesto lo conviertes en hábito, cada vez te resultará más sencillo diluir los nervios, las fobias, el estrés… el miedo.

3. ¿Por qué se puede conseguir un estado de calma a través de la respiración abdominal?

3.1 Porque es una herramienta con la que ya contamos.

Nosotros ya disponemos de la respiración. No es necesario recurrir a un agente externo, solo hace falta aprender a respirar bien.

3.2 Porque a través de la respiración conseguimos tener confianza

Al hacer respiraciones abdominales el diafragma se mueve y este movimiento produce serotonina.

La serotonina es una de las hormonas responsables de nuestro estado de ánimo. Con ella llegamos a experimentar una sensación de mayor confianza, un estado con el que caen los muros del miedo.

4. ¿Cómo llevar a cabo la respiración abdominal?

Antes de empezar, piensa en esa situación que tantos nervios y estrés te produce. Visualízate.

  1. Coloca tus manos en la parte baja de tus pulmones (tus pulmones van desde la clavícula, pasando por el costado, hasta la zona abdominal).
  2. Inspira aire desde la parte baja de tus pulmones hasta la parte alta.
  3. Retén el aire 2 o 3 segundos.
  4. Espira, vacía de aire tus pulmones desde la parte alta (clavícula) hasta el abdomen.
  5. Descansa y vuelve a hacer el ejercicio.

(Para entender el ejercicio paso a paso, puedes ver el siguiente vídeo: Técnica de relajación mediante la respiración completa)

5. ¿Qué se consigue realizando respiraciones abdominales?

Una vez que has comenzado a colocar tus manos en la parte baja de tus pulmones y has hecho el proceso completo, ¿en qué has pensado? ¿en la situación que te produce miedo? ¿o en respirar?

¡Seguro que en respirar!

Se trata de enfocar tus pensamientos en la respiración para lograr alejar el miedo, los nervios y el estrés.

Tu cuerpo te puede ayudar a salir airoso de esa situación angustiosa.

Y recuerda, la práctica es fundamental.

2 Comentarios

  1. Alicia De León

    Impecable Natalia!
    Cómo siempre…
    Un abrazo
    Alicia

    Responder
    • Natalia Gomez del Pozuelo

      ¡Gracias Alicia!

      Gracias por estar ahí, es un gusto saber de ti.

      Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir noticias mías y pequeños textos que escribo solo para los que están suscritos?

Apúntate aquí:

* campo obligatorio
   

Te recomiendo mi último libro:

Share This