Puedes disfrutar hablando en público.

¡Aporta al mundo tus ideas y tu talento!

Puedes disfrutar hablando en público.

¡Aporta al mundo tus ideas y tu talento!

Supongo que estás aquí porque tienes miedo escénico, tal vez te cuesta hablar o actuar en público o en pantalla con seguridad.

Yo soy Natalia Gómez del Pozuelo y en 2015 creé un curso para que la gente pudiera decir adiós al miedo escénico de forma definitiva.

Fue una casualidad, o más bien una suma de casualidades.

Te cuento:

En 2007 tras trabajar quince años en el mundo de la empresa, en direcciones de Comunicación y Marketing, lo dejé para dedicarme a escribir.

Al poco me llamaron para dar un curso de Comunicación en ICADE, una universidad de Madrid que tiene mucho prestigio.

Luego me llamaron de la universidad de Castilla la Mancha para que impartiera una formación sobre el arte de hablar en público, con mis trabajos anteriores había participado en cientos de conferencias y concedido muchas entrevistas a los medios.

En ese encuentro con alumnos en Toledo, una chica se puso fatal y me respondió de malas maneras. No quería exponer.

¡Tenía miedo escénico y yo le hacía hablar ante sus compañeros!

Con mucha dulzura y cogiéndole de la mano (nunca pensé que tocar se convertiría en un lujo con la pandemia) la llevé al frente del aula de madera, que imponía por lo antigua y suntuosa cómo imponen los saberes de otros.

Le hice un par de preguntas sobre su tema. Respondió y siguió contando alguna otra cosa.

Sus compañeros le dieron un aplauso cerrado; no porque la presentación hubiera sido extraordinaria, sino porque había sido increíble la transición entre su enfado y su conexión con los compañeros al hablar de lo suyo.

Luego tuve otra persona que se fue de clase (era un curso en una ONG) por no hablar delante de los demás, otra que se desmayó.

También me contrató para ayudarle un abogado que evitaba hablar en público y una chica que se ponía malísima semanas antes de un examen oral.

Se sucedían los casos y publiqué en mi blog un artículo con claves para evitar los nervios.

Fue el que más visitas tuvo de todos. Se dispararon.

Me situó en la blogosfera e hizo que me empezaran a llegar mensajes de personas que lo pasaban fatal por tener que exponer, luego te enseño algunos.

A mí también me había sucedido en mis comienzos profesionales.

Con 26 años me fui destinada a Colombia y mi trabajo consistía en ir a los pueblos y contar a los lugareños que se iban a instalar teléfonos.

La primera vez, me tocó hablar sobre una caja de fruta del revés, con un megáfono, en la plaza de un precioso pueblo llamado La Plata. Había lo menos 500 personas además de mis compañeros.

Me temblaba la voz.

Luego siguieron otras muchas en todo tipo de lugares: teatros, iglesias, salas de ayuntamientos… ¡hasta en una discoteca!

Unas veces me temblaba, otras no, pero siempre estaba el miedo a que se notara agazapado por ahí.

Fue muy duro.

Y fue increíble recorrer toda la zona cafetera de Colombia, hablando con sus gentes.

Tardé un montón de conferencias en sentir seguridad, por eso quería que mis alumnos lo consiguieran más rápido y de forma menos angustiosa.

Después de escribir aquel artículo, seguí investigando sobre técnicas para superar el miedo escénico. Me lo leí todo y empecé a probarlas con mis alumnos de empresa y los que tenía en sesiones individuales.

Me daba cuenta de lo que funcionaba y lo que no.

Con todo lo que había estudiado y probado, escribí el libro: Libérate del miedo a hablar en público.

Se vendieron muchos miles, lo que me permitió tener feedback de muchos cientos de personas, y decidí que para tener verdadero impacto, debía crear una formación; en el libro me faltaban recursos como los vídeos, los audios y determinados ejercicios.

Diseñé un itinerario muy preciso con las técnicas que funcionaban de forma más eficaz y en la secuencia que más efecto producían.

Lo llamé Adiós miedo escénico.

 

Puedes acceder a la formación aquí (235€)

 

Y la verdad es que el curso funcionó, a veces combinado con sesiones individuales.

Fue muy ilusionante empezar a recibir comentarios positivos. Te pongo algunos:

«Superé esa primera vez de exponer con éxito y luego no he podido parar. Me ha abierto muchas puertas…».
Antonio Leiva

«Me ha liberado de muchas cadenas. Definitivamente soy mejor».
Robin Ríos

«Mi presentación fue un éxito, dejé los nervios atrás y hablé con mucha naturalidad, desde el corazón».
Patricia Jessen

«Obtuve una de las mejores calificaciones».
Almudena Pérez

«He aprendido a conocer y gestionar el miedo hasta el punto de que me entusiasme la idea de preparar una presentación».
Claudia Marras

«Ya he hecho una presentación delante de 70 personas y mis jefes me han felicitado».
Esther Lázaro

«He perdido el miedo a hablar en público, incluso lo hago en inglés, sin miedo ni vergüenza».
PPLC Abogado

«Me he sentido fluir, he hablado desde el corazón como nos recomiendas en el curso, y de repente me he empezado a encontrar muy a gusto, mirando a la audiencia. Una persona del Tribunal a la que conocía me ha dicho que he hecho una exposición de 10. Estoy muy muy contenta» 

L.L.M.  Opositora en el sector de la Investigación y Ciencia.

He dejado de añadir testimonios para no cansar, pero tengo uno nuevo cada poco tiempo.

Con lo aprendido a través de la experiencia de los alumnos, he ido ajustando el método, añadiendo ejercicios nuevos y revisando con psicólogos y coaches los anclajes psicológicos para que el avance sea grande en poco tiempo.

Sobre todo me importa que, aunque la persona lo pase fatal, pueda hacer su presentación bien sí o sí.

Porque si sale mal, el miedo va creciendo y se hace una bola gigantesca.

Y, ahora, creo que ha llegado un punto en el que está muy optimizado.

Un 90% de las personas que lo siguen, sienten menos miedo o mucho menos miedo en la siguiente exposición.

Esta es la última carta que he recibido:

«…culminé siendo examinada por un Tribunal de docentes  con mucha experiencia; me han felicitado por mis logros y mi proceso; lo que me permitió obtener la calificación más alta

Cómo lo has hecho? preguntan… Y yo les digo «mi gallega del alma», así te apodo…con su método Adiós Miedo Escénico, lo más!!

Vieras tú que empoderamiento y movilidad en el aula he adquirido…ni que hablar del discurso; mis compañeros que visitan mis clases me dicen: pareces una profesora de años de práctica, yo les digo «años tengo chicos, jajjaja pero la pisada en la clase la trabajé leyendo y mirando los videos de Natalia Gómez del Pozuelo «mi gallega del alma».

Sencillamente Feliz y Empoderada

Me has devuelto mucho de lo que creía perdido y me has enseñado a descubrir cosas que ni yo creía tener dentro de mí, como la gran fuerza de voluntad que tenía escondida dentro de mí, y la seguridad al hablar.

Un abrazo apretado desde Uruguay!!

No te olvido.»

¿Tú también quieres descubrir tu seguridad interior? (235€)

Es muy emocionante ver estas transformaciones, y confirman que se pueden evitar los síntomas que se producen al ser el centro de atención:

¿Recuerdas los comentarios de antes, las personas que hablaban de éxito y de buenos resultados?, pues cuando llegaron aquí se sentían así:

«Mi pánico escénico era tal que no me atrevía a hacer presentaciones».
Antonio Leiva

«Los miedos, las taras y las vergüenzas venían conmigo«.
Robin Ríos

«No me sentía nada segura con presentaciones a grupos grandes».
Patricia Jessen

«Se acercaba la fecha de presentar mi proyecto final de grado…».
Almudena Pérez

«Siempre tuve grandes dificultades para hablar en público, solo la idea me causaba tremendos ataques de ansiedad».
Claudia Marras

«Había hecho muchos cursos, pero hasta que no di con el método Adiós Miedo Escénico, no logré hablar con soltura«.
Esther Lázaro

«Ponerme delante del público era una pesadilla. Hice del miedo una excusa para no hablar en público».
PPLC Abogado

«Me trababa al leer, de los nervios, y me daba mucha vergüenza. Eso me hizo tener una autoestima muy baja y creo que al final desembocó en un poco de fobia social…» 
L.L.M. Opositora en el sector de la Investigación y Ciencia.

 

Si estás aquí, supongo que te reconoces en alguno de ellos.

No te creas un bicho raro o pienses que los demás hablan en público tan tranquilos, un 80% de la población tiene dificultad para expresarse en público y un 34% directamente padece miedo escénico o glosofobia, o fobia social, o pánico escénico, o miedo a hablar en público; son diferentes términos o grados de lo mismo: sentirse miserable cuando es necesario exponer o dar una charla o hacer un examen o actuar o tocar un instrumento o cantar… delante de otros (esa es la clave, que nos da miedo el juicio ajeno).

Muchas personas lo esconden, pero ten clara una cosa: no eres culpable de nada, eres la víctima de nuestro sistema educativo.

Desde que nacemos nos alaban cuando nos comportamos como los educadores desean y nos castigan si no lo hacemos.

Esto produce:

1. Un deseo desmedido de alabanza
2. Y pánico al fracaso

Queremos una ovación por lo que ponemos nuestras expectativas en una montaña muy alta y al mismo tiempo nos aterroriza “hacerlo mal” y ponemos esa posibilidad como si fuera una sima más profunda que el infierno.

Y queremos una cosa y aborrecemos la otra, pero ni estudiamos ni entrenamos lo suficiente.

Como si Rafa Nadal (el tenista) pudiera llegar a donde está solo deseándolo.

Hace falta técnica y práctica.

Y eso implica dedicación.

Puedes elegir el profesional que quieras para que te guíe, pero elige uno y comienza cuanto antes porque se puede.

He tenido entre mis alumnos a personas que se desmayaban, que temblaban, que no se acordaban de lo que habían preparado, que llegaban a vomitar….

Y todos han realizado enormes progresos y exponen cada vez con mayor calidad.

Tienes a tu disposición el método Adiós Miedo Escénico que ya he probado con 500 personas y funciona.

Las técnicas y los ejercicios incluidos los he experimentado con cientos de profesionales de estas empresas:

Pueden parecer logos sin más, pero en cada curso que he realizado a lo largo de los últimos quince años, había profesionales que se encontraban fatal por los nervios al exponer, con ellos he probado las técnicas que se incluyen en el método Adiós Miedo Escénico.

¿Qué puedes esperar del método?

Son en torno a 60 video-lecciones de menos de 10 minutos y ejercicios prácticos, sencillos y amenos.

El contenido se va liberando semanalmente y se realiza todo online.

Tus cinco dedos nos van a servir de metáfora para facilitarte el proceso y la retención de las técnicas en las que te apoyarás para dejar de pasarlo mal.

¿Qué tienes que poner tú?

2 o 3 horas a la semana durante 5 semanas y 235€.

Si no estás en disposición de hacerlo, puedes seguir leyendo artículos y viendo vídeos, hasta que tengas claro que vas en serio, que puedes dar un salto grande en tu capacidad de comunicación, pero tienes que poner tu parte, no existe una varita mágica, o sí: la técnica sumada a la práctica.

Yo tengo el conocimiento y las técnicas que te permiten “soltar” ese miedo al juicio ajeno y que te enseñan a ensayar y practicar para asegurar que todo salga bien.

El soporte es personalizado.

Mi equipo y yo nos comprometemos a acompañarte hasta que logres tu objetivo y yo, personalmente, te respondo a todas las dudas técnicas que te puedan surgir.

También hay un foro en el que se comparten experiencias y dudas.

El método tiene garantía.

Entras. Si no es lo que esperabas, solicitas la devolución y ya está.

De los 500 alumnos que han pasado por el método, hasta ahora ha solicitado la devolución uno.

Te diría que para sacarle provecho al método y que de verdad te sirva, SOLO tienes que seguirlo, es tan obvio que parece tonto decirlo, pero es una gran verdad.

He visto historias increíbles de superación; cada vez que alguien se lo toma en serio sucede, y es una gozada.

Todos tienen dos cosas en común:

  • Un bloqueo y
  • Verdaderas ganas de dejarlo atrás

Como dice Randy Pausch:

“Un muro no está ahí para impedirte que pases al otro lado, sino para mostrarte cuántas ganas tienes de hacerlo”.

¿Quieres disfrutar cuando expones?

Puedes acceder a la formación aquí (235€)

Si lo haces:

  • Sentirás una mayor autoestima al hablar con mayor seguridad
  • Los demás tendrán más en cuenta tus opiniones y podrás influir en tu entorno aportando tus ideas
  • Te llegarán nuevas oportunidades laborales y personales
  • Disfrutarás de la preparación y la ejecución de tus presentaciones o actuaciones
  • Entenderás mejor a los demás y conectarás con ellos de forma más profunda
  • Será más fácil para ti lograr lo que buscas y crecer a nivel profesional y personal

En realidad, se trata de vivir con más tranquilidad y al mismo tiempo tener más impacto, y no es difícil.

Solo tienes que dedicarle 3 horas semanales durante unas pocas semanas.

Además de ganar seguridad…

El método te ayuda a preparar una presentación (si tienes que hacerla) y te muestra cómo ensayar para asegurarte de que sale bien.

También incluye un curso para hacer presentaciones de impacto que te ayudará en el diseño de la misma.

Quiero empezar la formación

¿Tienes dudas?

A ver si te las puedo resolver:

¿Qué buscan las personas que se apuntan al método Adiós Miedo Escénico?

  • Sentirse cómodos
  • Tener confianza
  • Que sus presentaciones gusten
  • Quedar bien
  • Disfrutar
  • Convencer

¿Qué es lo que más odian?

  • Que se les noten los nervios
  • Quedarse en blanco y que su exposición no salga como desean
  • Tener miedo
  • El juicio ajeno
  • Pasarlo mal
  • Fracasar

¿Qué dudas tenían antes de apuntarse?

Habían probado otras cosas y no les habían funcionado

Hay pocos profesionales que hayan tratado de forma continuada y concreta este temor y que hayan probado sobre el terreno tantas técnicas diferentes.

El haber descartado las que no funcionan y haber ordenado el material de forma que produzca los anclajes psicológicos necesarios, es lo que hace el método tan eficaz.

Les parecía mucho dinero…

Cada persona tiene un concepto diferente del valor.

¿Cuánto vale sentir confianza y lograr aquello que te propones?

¿Sabes que las personas que hablan con seguridad ganan en media un 20% más que sus colegas?

Calcula un 20% de tu salario anual. ¿Cuánto es? Compáralo con los 235€.

Ahí tienes la respuesta.

¿A quiénes no les funciona?

A quienes abandonan antes de empezar y no se apuntan.

A los que se apuntan y no lo siguen, no porque sea difícil, todo lo contrario: es sencillo, ameno y fácil de hacer, a veces lo abandonan porque les aplazan esa conferencia que tanto temían y lo urgente toma el sitio de lo importante. 

Pero esos no me preocupan tanto, porque en cuanto les programan de nuevo una presentación vuelven a hacerlo a toda prisa. No es lo que yo recomiendo, es mucho mejor empezar cuanto antes y disfrutar del proceso.

Acceder al método

 

¿Qué pasa si no me gusta?

Tienes 15 días de garantía total.

Entras. Lo miras. Lo pruebas.

Te gusta: sigues.

No te gusta: lo devuelves.

Sin preguntas.