¿Se puede superar una infidelidad? ¿Y perdonarla? ¿Y olvidarla?

No lo sé, pero fácil seguro que no es.

Como la alternativa es irse, se puede probar un camino y si no funciona, intentar el otro.

Parece frívolo, pero si lees lo que cuentan los cientos de comentarios de este artículo, tener que decidir genera mucho malestar. Si uno lo afronta como una prueba, puede descargar un poco el peso de la decisión.

Lo que está claro es que la infidelidad duele hasta un punto que resulta difícil de soportar por eso aquí trato de brindar una pausa, un lugar en el que detenerse a reflexionar y a leer lo que les ha sucedido a otros, que tal vez sea lo que más luz aporte.

El asombro que produce lo que algunas personas son capaces de tolerar, tal vez ayude a otras a poner límites.

No soy ninguna experta en este tema, ni psicólogo, ni coach, simplemente voy a dar mi opinión basada en los años que llevo ayudando a las personas a ganar seguridad y a mejorar su autoestima con el Método Autoconfianza.

Que se pueda superar una infidelidad o no, depende de muchos factores:

  • la duración de la relación,
  • el tipo de infidelidad,
  • la magnitud del engaño,
  • los compromisos familiares,
  • las experiencias previas de cada uno,
  • las creencias…

Pero, por encima de todo, depende de la voluntad de ambos.

Ese es el punto de partida: ¿los dos queréis superarlo?

Si no es así, tal vez sea mejor alejarse y evitar un sufrimiento innecesario.

Si decidís seguir juntos, aquí van algunas reflexiones:

1. Es posible perdonar, muchos lo han hecho

Ser consciente de que se puede hacer es importante para intentarlo.

Por más que vengan momentos difíciles, la posibilidad está ahí y es concreta.

La Universidad de Missouri realizó un estudio con 587 personas que habían sido engañadas por sus parejas y los datos mostraron que, cuando se logra olvidar lo sucedido y comenzar de nuevo, las probabilidades de que la relación se fortalezca aumentan. 

Al parecer, hombres y mujeres no están dispuestos a perdonar y olvidar las mismas cosas.

Las universidades de Nuevo México, Texas y Florida, analizaron a 256 personas y descubrieron que “a los hombres les resulta más sencillo olvidar y perdonar una infidelidad si se trata de un engaño emocional y no de una traición meramente sexual. Al contrario, a las mujeres les resulta mucho más difícil olvidar una traición si han estado implicadas las emociones, que si se ha tratado solamente de una aventura sexual. 

2. Nadie es perfecto, te podría haber pasado a ti

Todos nos equivocamos.

Unos y otros metemos la pata, decimos cosas que duelen, tenemos actitudes que no ayudan a la armonía, protestamos, nos quejamos, todo ello incide en la relación, por tanto es necesario comprender que:

3. Una relación es cosa de dos, superar una infidelidad también

Las parejas pasan por picos y valles, por momentos pasionales, aburridos, tiernos, de apoyo de compañerismo, de ira… y la suma de esos momentos construye la relación.

Si el balance es positivo y a los dos les merece la pena, ¿por qué no intentar superar los momentos complicados?

Es importante establecer unas nuevas bases, al menos en lo que a la fidelidad se refiere, pues es una cuestión de pareja, de lo que decidan ambos al respecto.

Hay personas (como los poliamorosos) que optan por una relación abierta.

Lo importante es el acuerdo entre ambos y la honestidad, pero no siempre logramos llevar a cabo aquello que nos proponemos…

4. ¿Has sido infiel? Tienes mucho que aportar para superarlo

Tu actitud con respecto a la infidelidad es crucial para que podáis superarla:

  • Sé franco/a y no mientas, pero no des detalles
  • ¿Crees que te has equivocado o hubieras preferido que no sucediera? pide perdón de forma sincera
  • Evita todo contacto con la persona con la que has sido infiel
  • Cambiar los hábitos te puede ayudar. Si sigues coincidiendo con la persona, te resultará más difícil y provocarás la desconfianza de tu pareja
  • Si te comprometes con una determinada forma de relación, cúmplelo. Si no puedes hacerlo, es mejor hablarlo para cambiar el compromiso o dejarlo

5. ¿Tu pareja ha sido infiel? Tú también puedes poner mucho de tu parte

Tu forma de reaccionar y de comportarte tiene mucha influencia en la resolución del conflicto:

  • Habla con tu pareja y explica cómo te sientes, pero no le hagas preguntas sobre la “otra persona”, eso solo te provocará más dolor.
  • Trata de no faltar al respeto a tu pareja aunque sientas ira o tristeza. Si viene una oleada de emoción dolorosa, intenta hacer dos o tres respiraciones abdominales para detener la corriente de adrenalina y cortisol que algunos pensamientos producen.
  • Intenta no patinar una y otra vez en pensamientos nocivos. Obsérvalos y déjalos ir intentando tomar distancia.
  • Es posible que hayas perdido la confianza en la otra persona pero piensa que:
La confianza es cuestión de decisión. - Tuitéalo          
  • Toma la decisión consciente de que los celos están provocados por el apego y el deseo de posesión de la otra persona
  • Hay veces que se produce una pérdida de autoconfianza, ya que la autoestima está dañada, pero piensa que la infidelidad no tiene que ver con cómo eres sino con la relación en sí

6. Convierte el sufrimiento en tristeza

El sufrimiento es un gran maestro si lo observamos sin intentar escapar de él - Tuitéalo          

Si no tratas de evitarlo se suaviza y se convierte en tristeza, que resulta menos dañina abre la posibilidad de sanar la herida y aprender

El sufrimiento trae angustia y estrés, lo que produce reacciones biológicas y químicas nocivas para el organismo y provoca dolores de cabeza, insomnio, depresión, falta de energía, etc.

En cambio, la tristeza provoca las lágrimas. ¡No se te ocurra detenerlas! Se ha demostrado en recientes estudios que llorar ayuda a sentirse mejor porque con las lágrimas se expulsan las hormonas responsables del estrés y del dolor.

Y no solo es un tema físico, la tristeza es una gran maestra, nos ayuda a madurar, a profundizar en las cosas, a conocernos, a comprendernos, nos ayuda a crecer, a sentir empatía, a escuchar y escucharnos y a ver la realidad en toda su plenitud, pero en vez de recibirla con los brazos abiertos, tratamos de evitarla por todos los medios, entre ellos escondiéndola.

7. Si lográis superarlo, no se trata de un punto y aparte sino de una nueva relación

Cuando se produce una crisis fuerte de pareja y se decide perseverar conviene entender que no se puede regresar al punto de partida, ya no existe, se trata más bien de crear una nueva relación honesta que contribuya a la felicidad de ambos.

Para ello viene bien:

  • Fortalecer la pareja buscando momentos de compañía y disfrute mutuos
  • Dedicar atención y tiempo a desenredar la maraña del conflicto

Hay un precioso cuento llamado La mujer esqueleto en el libro de Clarisa PinkolaMujeres que corren con los lobos que explica cómo desenredar la maraña de “la muerte” que forma parte de la vida de pareja.

Cada crisis es una muerte. “Emerge a la superficie tanto si uno quiere como si no, pues sin ella no puede haber ningún auténtico conocimiento de la vida y, sin este conocimiento, no puede haber lealtad ni verdadero amor o afecto. El amor cuesta caro. Cuesta el precio de la valentía.” 

Esa muerte da lugar a una nueva vida. 

“Amar significa quedarse cuando todas las células gritan “¡Echa a correr!” 

No se puede regresar al punto de partida, no lo busques.

8. Daros el tiempo que necesitéis

A veces tomamos una decisión (quedarnos, perdonar, volver, irse…) y creemos que esa decisión es el punto de llegada cuando en realidad se trata del punto de partida de un nuevo camino.

Durante un tiempo habrá cuestionamientos, dudas, desconfianza, y uno necesita estar dispuesto a ello, a afrontar esas situaciones hasta que las heridas sanen y la confianza se restablezca.

Recuerda siempre que:

9. Eres libre tanto para irte como para permanecer a su lado.

Si decides quedarte, intenta hacerlo con alegría (a pesar del dolor y la tristeza).

Mi experiencia desenredando madejas es muy positiva y confirma lo que decíamos en el primer punto: hay luz al final del túnel y solo necesitas seguir dando pasos.

Como dice el I Ching: La perseverancia trae ventura.

La infidelidad es un hecho que para algunas personas imposibilita continuar con la pareja, para otras, en cambio, es una oportunidad de trabajar juntos y abrir una nueva etapa en sus vidas.

Para terminar…

Te propongo algo vital, que nunca te fallará tanto si tienes que superar una infidelidad como si necesitas volver a confiar en ti, en tu entorno:

Practica la AUTOConfianza

 Creo que te puede ayudar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This