Una parte importante de mi actividad profesional es ayudar a las personas a comunicar sin miedo.

Estamos todos muy agarrotados: tememos ser rechazados, no ser suficientemente buenos y se produce una angustia innecesaria.

Quería escribir sobre el tema, sobre cómo somos una excelente fábrica de miedos, y cómo el combustible son nuestros pensamientos.

Pero cuando me senté a ello, me “desparramé” entre géneros, como me suele pasar últimamente. Ya me sucedió con El código del garbanzo, un ensayo novelado sobre lo femenino y lo masculino.

Parece que me estorban las barreras y me pueden las historias de las personas que estáis ahí, al otro lado de la pantalla, las que me habéis contado en los comentarios o en los mensajes que enviáis.

Pensando en vosotros he escrito mi último libro.

Se publica en octubre de 2019 y, de momento, no quiero desvelar más, salvo que no lo estoy creando sola, esta vez me ayuda Evaduna Ilustradora.

Hay un trocito de ti en este libro.

La historia tiene lugar en una pequeña oficina, pero mejor no te lo cuento, te lo muestro:

Gracias por estar ahí, por acompañarme; lo que tú aportas es fundamental para que todos sepamos más sobre el miedo y la angustia.

Share This