Muchas veces se habla de la autoestima como la base de una personalidad saludable.

También se menciona mucho al oráculo de Delfos y la necesidad de conocerse a sí mismo.

Parece que uno debe saber quién es y estimarse.

Pero hay un tercer factor que desestabiliza esta ecuación: todo cambia.

¿Cómo voy a saber quién soy y a estimarme si en cada momento soy alguien distinto? - Tuitéalo          

Hoy disfruto dando un paseo con un ser querido.

Mañana no encuentro sosiego y la ansiedad me hace atiborrarme de porquerías.

Pasado, tengo una idea brillante que me saca de un apuro.

Al otro digo una frase conmovedora a una persona justo cuando lo necesita.

Al rato hago llorar amargamente a quien más quiero.

Hay un día en el que no soportas la rutina y al siguiente te regodeas en la costumbre y caminas a medio metro del suelo.

¿A quién hay que conocer? ¿al ser amoroso o al neurótico?

¿A la persona afable o a la que se irrita a la mínima?

¿Cuál es “uno mismo” y cómo no odiar a ese ser pusilánime que nos ha arruinado el día?

Yo apuesto por la confianza.

Según la RAE confianza es:

Esperanza firme que se tiene de alguien o de algo.

Seguridad que alguien tiene en sí mismo.

Presunción y vana opinión de sí mismo.

Ánimo, aliento, vigor para obrar.

Familiaridad.

  • Esperanza
  • Seguridad
  • Aliento
  • Vigor en la acción
  • Familiaridad
  • Y también presunción

No sé si un árbol duda, creo que simplemente crece, tiende hacia la luz.

No necesita tener esperanza en que al día siguiente saldrá el sol y le transmitirá su energía.

Tal vez se quede sin agua, pero no se preocupa mucho por ello. Solo crece hacia la luz y trata de obtener alimento con sus raíces.

En realidad, los seres humanos somos parecidos: buscamos la luz y nos nutrimos de aquellas cosas que tienen valor para nosotros.

Lo que pasa es que a veces confundimos los fuegos artificiales con la luz del sol y las porquerías con nutrientes.

Y es ahí donde entra el autoconocimiento que puede dar luz y nutrir; preguntas que no solemos hacernos y menos respondernos.

En un intento de servir de hilo de Ariadna he creado un pequeño curso online para ayudar a las personas a tratar de responderlas y que, así, la zozobra del día a día no resulte tan desestabilizadora.

Se llama AUTOCONFIANZA, puedes acceder a él AQUÍ

Si decides seguirlo, creo que te ayudará a saber quién eres y a estimarte.

No es algo fácil, pero he tratado de que el curso sirva de aliento, que ayude a descubrir el propio vigor, tal vez en el sitio que menos cree uno que lo tiene, y a confiar en que mañana saldrá el sol.

Share This