Sigo a Enrique Dans desde hace tiempo, y sus llamadas urgentes a pasar a la acción de inmediato para paliar el calentamiento global me parecen imprescindibles. Y por eso me he sumado al carro.

A mí, sus análisis, me han ayudado a ponerme un petardo y a tratar de avanzar más rápido.

→ Me he apuntado a Extinction Rebellion y he ido a una de sus asambleas.

→ He hablado con la comunidad de vecinos para poner placas solares tanto a nivel individual como colectivo.

→ He pedido ofertas de renting de coches eléctricos.

Es triste, pero mis avances no están dando muy buenos resultados. Es prohibitivamente caro… y no parece que haya ayudas para que las personas podamos dar un paso adelante para contaminar menos.

Si a eso le sumamos que muchos gobiernos sitúan los intereses de algunos particulares muy por encima del bien común, no parece que vayamos por muy buen camino.

Pero necesitamos contagiarnos y contagiar a otros para, entre todos, producir el cambio necesario.

Debemos hablar de ello. TODOS. Porque nos estamos quedando sin tiempo. Según un Think Tank Australiano los humanos podrían perecer en 31 años.

Es necesaria una revolución de conciencia y tenemos que hacerla YA.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros?

  • Reciclar
  • Utilizar transporte no contaminante
  • Eliminar el plástico de nuestros hábitos
  • Consumir menos
  • Viajar menos (SIC)
  • Comer menos carnes rojas
  • Recoger la basura de los entornos naturales
  • Exigir a las empresas en las que trabajamos (o de las que consumimos) que lleven su huella energética a 0%

Hay algunos que dicen que ya no se puede hacer nada, pero si los gobiernos aceleran y cada uno de nosotros también, podremos frenar el desastre..

Ahora más que nunca, MENOS ES MÁS. Pongámoslo de moda.

Que decir: “no tengo de eso” sea tendencia.

Y que “no contamino” sea la norma y un valor.

Todos somos altavoces y amplificadores del destino común.

El exceso de ropa, de comida, de bebida, de aparatos, de “amigos”… puede provocar una catástrofe.

Es necesario convertir el exceso en defecto y por tanto el defecto en virtud. Se trata de un cambio de paradigma.

Gracias a ti por tener menos (de lo que sea).

Recorrer el camino del “menos” nos ayudará a pasar de la oscuridad de las previsiones actuales a la luz, y detrás de la luz está la belleza.

 

¡Hablemos! ¡Gritemos! ¡Leamos! Pero, sobre todo, ¡hagamos algo!

¡Compártelo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
WordPress Image Lightbox Plugin
Share This