¿Cómo mantener la atención de tu audiencia en una presentación o conferencia desde el inicio hasta el final de la charla?

El gran reto en una presentación es lograr transmitir el mensaje que te hayas propuesto.

En primer lugar, es necesario que logres mantener la atención de las personas que están escuchándote. Y además hacerlo hasta el final de tu mensaje.

No se trata de entretener a tu audiencia. Se trata de alejarla del enemigo número uno en una charla.

¿Y quién es ese enemigo número uno tan potente?… ¡El aburrimiento!

Detrás del aburrimiento viene, en muchos casos, el uso del teléfono móvil.

En el siguiente vídeo planteo 9 sencillas claves para que ni el aburrimiento, el teléfono móvil, o incluso los pensamientos recurrentes de cada asistente, aparezcan por un solo instante.

¡Veamos cómo mantener la atención de tu audiencia!

Recuerda estas claves para mantener la completa atención de tu audiencia:

1. Al principio habla de lo que les va a aportar

Es una buena forma de garantizar a la audiencia que su tiempo tendrá un magnífico provecho.

Cuenta para qué les va a servir tu mensaje. Logra hacerles conscientes del valor de tu charla para que aparten su atención del teléfono móvil.

2. Utiliza elementos variados

Tu discurso es el elemento central para que te atiendan. Pero hay que amenizarlo,

¿Cómo hacerlo?

Hay diferentes elementos que aportarán dinamismo y frescura. Pueden ser desde un vídeo, a unas imágenes representativas, a una cita…

3. Practica el Storytelling

Cuando se introduce una historia en una presentación aumenta la atención de forma automática.

Está demostrado: la postura del oyente se incorpora levemente hacia delante, las pupilas se abren aún más y la expectación aumenta.

Aprovecha esta herramienta tan útil. ¡Utiliza las historias!

4. Haz preguntas que les mantengan activos

No hay nada más efectivo que plantear cuestiones a las personas que asisten a una presentación o charla.

Es una forma de conducir a tu audiencia hacia conclusiones, hacia aspectos que nunca antes habían desvelado, incluso de ellos mismos. Puede resultar una auténtica sorpresa realizar preguntas antes nunca formuladas.

5. En vez de un monólogo, convierte tu charla en un diálogo

Entabla un diálogo con tu audiencia. Hazles preguntas para activar su mente, para interactuar entre tu mensaje y sus pensamientos.

6. Haz cambios de ritmo

El ser humano está entrenado para seguir el movimiento físico y también el movimiento visual y auditivo.

Incluso puede seguir la descripción de una imagen, o situación narrada, sin verla.

El cambio de ritmo es otro elemento potente para mantener la atención.

7. Modula la voz

Caer en la monotonía por el tono lineal empleado en una charla es muy frecuente.

Realmente es muy fácil cambiar el tono si te apoyas en el contenido del mensaje. Da movimiento a tu discurso con diferentes tonos de voz. Y ayúdate con los gestos, con las manos, con los ojos…

Da énfasis allí dónde lo veas necesario para captar su atención.

8. Habla con pasión

La pasión es un elemento fundamental en la comunicación. Has de transmitir de forma que sea evidente tu involucración con el tema tratado. Habla con entusiasmo.

Si lo haces así, terminarás contagiando a tu audiencia de tanto y tan bueno.

Antes de comenzar, no olvides realizar esa conexión que te llevará a desarrollar un discurso apasionado.

9. Es mejor menos que más

Respeta el tiempo que te han asignado para la charla.

De esa forma respetarás el tiempo de tu audiencia y también el de tus compañeros que tendrán que realizar su propia presentación.

La gente agradece más lo breve que lo extenso.

¡Disfruta de tu presentación y los demás también lo harán!

Share This