¡Hasta aquí!

¿Cuántas veces te lo has repetido? o ¿cuántas veces lo has oído en boca de otras personas?

Yo también pronuncié esas palabras.

Hace más de 10 años, decidí dar un paso más allá que un simple anhelo de cumplir un deseo.

Dejé atrás la ensoñación para dar pasos y llegar a un lugar donde mí proyecto sería POSIBLE, una realidad.

Y así es como en un momento de lucidez… lo dejé todo para dedicarme a escribir.

Pronto aprendí que el lugar de llegada no era tan importante, lo realmente importante es el punto de partida, ¡es fascinante!

En el camino siempre he encontrado a personas extraordinarias, y hoy te quiero presentar a una de ellas, Oscar Feito, una persona que no decepciona. ¿Sabes por qué?

Porque se dedica a algo que le apasiona y eso se traslada a toda su labor.

Está comprometido en ayudar a emprendedores a que construyan su negocio Online.

Compartir e intercambiar conocimientos y experiencia con personas abiertas al cambio, sin perder de vista su autenticidad, es todo un placer.

Te invito a escuchar el podcast donde hablamos de un acto que, independientemente de lo que hagas, siempre tendrás que hacer: COMUNICAR.

En tan solo 5 minutos, Oscar Feito te desvela las claves de cómo puede ayudarte en tu emprendimiento digital y a continuación, podrás escuchar la entrevista completa donde hablamos acerca de métodos para vencer miedos, solucionar inseguridades y romper creencias que te impiden avanzar en tu vida personal y profesional.

Vamos a emplear la  comunicación con todo el potencial que ofrece a nuestro favor.

¿Quieres escuchar ya la entrevista?

¡Vamos con ello!

Confío que realmente esta hora que hemos pasado juntos te haya aportado una información tan válida que a partir de ahora agilices en todo lo posible dos puntos importantes para lograr tus objetivos:

  • ¿QUÉ comunicar?
  • ¿CÓMO comunicar?

Esta entrevista es posible gracias a años experimentando y recorriendo caminos. ¡Y los que nos quedan!

Sé que son muchos datos, conclusiones y reflexiones.

Por eso te dejo unas pinceladas para dejar en tu recuerdo aspectos muy importantes en el emprendimiento y cómo conseguirlo a través de la comunicación.

Todo empezó el día que escuché mis propios valores, esa es la razón por la que hoy estoy aquí.

¡Eso es! Pregúntate cuestiones como:

¿Crees que no controlas tu vida?

¿Te dedicas tiempo? ¿Y a los tuyos?

¿Te has dejado sueños por el camino?

¿Te has visualizado tomando tus propias decisiones?

Y ahora, respóndete de forma absolutamente sincera.

Si no te sientes bien porque tu realidad y tu forma de vida no te suman satisfacción, es el momento de ESCUCHARTE.

Los sueños son el primer paso. No son el lugar de llegada, sino el lugar de partida.

En el camino te das cuenta que no todo sale como esperabas, como imaginaste.

En mi caso quería escribir. Y lo hice, “Buen padre, mejor jefe”

El éxito razonable que tuve con mi primer libro, hizo que me llamaran para dar conferencias, ponencias, donde hablaba de Comunicación y Redes Sociales.

Y así es como llegó mi segundo libro, “Por dónde empiezo 2.0”

Así que, es cierto, puede que las cosas no te salgan exactamente como habías imaginado porque la realidad se encarga ya de ponerse en medio y puede que resulte ser aún mejor.

Si tienes un sueño, una voluntad real de emprendimiento, es el punto de partida. Cuando se cumple, no llegas al final, sino que se abren nuevos caminos.

No tenemos certezas, solo experiencias.

No estamos en posesión de la verdad, ni tampoco de la fórmula del éxito.

Tu sueño, recuerda, es el punto de partida, el paso inminente es fijar el rumbo.

Con el rumbo fijado, pasa a la ACCIÓN.

Aporta valor a tus clientes.

Hay patas que sustentan tu viaje y una fundamental son TUS VALORES.

Es decir, tu objetivo debe ser muy claro y visible hacia la persona que te diriges. Garantiza a a través de tu comunicación y tus hechos, que vas a aportar un valor a su vida, que podrá experimentar la transformación buscada.

No es necesario saber cuál es exactamente tu sueño.

Hay una sobredosis de RUIDO, y hablo de frases como:

“Sigue tu pasión”

“Busca tu sueño”

“Haz lo que de verdad deseas”

Date permiso para no tener muy claro desde un inicio qué es lo que realmente deseas. No añadas más estrés a averiguar qué es aquello que te hace vibrar.

Puedes ir desvelando y haciendo ejercicios..

Fíjate en aquello que te chirría, porque cuando algo no te hace sentir cómodo, significa que no está alineado con tus valores

Una vez más: escúchate.

Crea momentos de tranquilad donde tu consciente conecte con tu inconsciente.

La rutina en la que te ves sumergido día a día, imposibilita crear esa tranquilidad para pensar y reflexionar qué quieres hacer con tu vida.

Al menos, sí que puedes saber aquello que no te gusta o el lugar hacia dónde no quieres ir.

La clave está en 2 patas:

  • El miedo, que no te permite ni plantearte otras posibilidades.
  • El sitio, no haces sitio para descubrir aquello que te fascina.

Te pasas el día realizando actividades que ocupan mucho espacio en tu mente: contestando mensajes de whatsapp, leyendo correos electrónicos, viendo la televisión, viendo fútbol, atendiendo tareas tediosas…como para saber qué deseas o qué no deseas.

Confiar es fundamental.

Puedes haber llegado a la conclusión de saber que sí puedes aportar valor con la tarea que quieres emprender, pero… tienes un gran “pero”: Creer que no vas a poder vivir de ello.

Por favor, confía, pero no solo en ti, o en otros, sino CONFIAR EN ESTADO BÁSICO.

Por este motivo tienes que hacer sitio, porque el miedo surge a lo desconocido.

Te quiero formular una pregunta ¿Cuánto tiempo dedicas a aquello que te apasiona, que te gusta?

¿Una, dos horas a la semana?

Crea espacio en tu vida para todo aquello que te gusta, que se te da bien, que incluso podrías ganarte la vida practicándolo.

Descubre que no es una afición, una ensoñación, sino que es un deseo real.

La comunicación es vital para “poner en común”

Cualquiera que emprenda necesita poner en común lo que ofrece con las personas a las que va dirigido.

La comunicación es la sangre que alimenta al organismo empresarial y tiene que llegar a todos de forma uniforme.

Tanto la comunicación verbal, como la escrita, requieren agilidad en su ejecución, por ejemplo en una página web. Si la comunicación está bien estructurada y dirigida, en un solo paso, el lector tiene que saber si tu oferta profesional soluciona su necesidad.

La escucha auténtica implica dejarte a ti mismo fuera de la escucha.

Cuanto menos de ti hay en la escucha, mejor escuchas.

Es lo más difícil porque estamos llenos de nosotros.

Tienes una gran misión: averiguar qué necesita tu oyente.

Para ello tienes que llegar a su miedo, a su dolor.

¿Cómo puedes lograrlo en una conversación con tu interlocutor u oyente?

  • No interrumpas su intervención
  • Guarda silencio hasta asegurarte que la otra persona ha llegado al lugar donde quería ir. En ese silencio se producen las conexiones más fértiles.
  • No tengas prejuicios por su aspecto ni hagas conjeturas. Pon un folio en blanco.
  • No realices supuestos mientras escuchas aquello que exponga.
  • No opines de momento.

Escucha, quédate fuera, y una vez tengas todos los elementos de la otra persona, es cuando puedes intervenir con tu experiencia, tus capacidades. Aportando valor.

Falta de seguridad en ti mismo: primera barrera que hay que vencer en una comunicación fluida.

Estás biológicamente preparado para sentir amenaza ante la mirada del otro.

Pero cuando no hay motivo real para sentir tal amenaza tienes que trabajar para mitigar ese miedo. Es posible vencerlo.

Las personas más exigentes con ellas mismas son aquellas que más miedo sienten.

No enmarques las cosas y pon marco de conocimiento.

Hacer las paces con nuestra ignorancia y poner coto al marco de conocimiento del cual dispongamos.

Realmente al hacer este movimiento, sientes una gran liberación, cede la autoexigencia y desaparece el posible impostor que se haya apoderado de ti,

No tienes nada que demostrar, Sé tú mismo y parte desde lo que eres, Actúa con autenticidad.

No tenemos que ser los únicos en realizar una labor, ni absorberlo todo.

Basta con aportar ese granito de valor en algo muy concreto, basado en tu experiencia, tu formación, tus vivencias.

Vivimos en una economía líquida.

Bauman, sociólogo y filósofo polaco, acuñó el término “mundo líquido” para definir el estado fluido y volátil de la actual sociedad, sin valores demasiado sólidos.

Cada vez hay menos certezas y menos formas, con lo cual cada uno va a necesitar buscar más su propio hueco.

¡Hazte con el tuyo! Emplea tus habilidades y tu comunicación para hacer llegar tu mensaje a aquella persona que lo necesite.

Conecta con tu audiencia a través de tus valores. Son reconocidos de inmediato por tu forma de expresarte, de mirar.

Vender significa servir, y sevir significa saber qué dolor de tu cliente resuelves.

Puede que estés presente en las redes sociales, publiques un buen contenido en tu blog, que tengas un buen producto.

Puede que todo esté bien, y también que no vendas. ¿Qué ocurre?

Vender significa servir, y servir es saber qué dolor de tu cliente resuelves.

El dolor hay que tenerlo en el centro de la comunicación.

Fija la atención, más que en tu producto, en resolver los problemas de ese potencial cliente. Ponte en su piel.

La autenticidad es la base de cualquier carisma

¿Qué es carisma? Atracción

Todos tenemos carisma, el cual puede venir por tu presencia, por tus acciones, por tus palabras, por tu autenticidad.

Cuando te apoyas en lo que eres y abandonas lo que no eres, el hecho de atraer a tu público objetivo es una tarea que sale de forma natural.

La autenticidad mueve y conmueve a tu oyente. Tu comunicación, tus valores: ES UNA APUESTA SEGURA.

Sé fiel a ti mismo.

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

 

 

 

,

 

 

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Share This