¿Tienes una presentación, un examen, una ponencia… un acto que te resta descanso y te suma tensión?

La noche anterior podemos seguir unas técnicas muy sencillas que darán como resultado que vivamos ese momento de forma tranquila y segura.

Asegurar un buen descanso ante un evento que requiera comunicarnos con los demás puede traducirse en un mensaje efectivo por nuestra parte, facilitando de esta forma, mostrar todo aquello que sabemos y nos resulte interesante transmitir con mayor tranquilidad.

Te dejo unas pautas sencillas. En este pequeño vídeo te lo explico:

Tomar pequeñas medidas y asegurarte grandes resultados es posible.

¿Qué puedes hacer la noche anterior?

  • Desocupa tu mente la noche anterior.
  • Realiza ejercicio moderado para facilitar el sueño.
  • Toma una cena ligera y una bebida caliente (tila, valeriana, infusiones…) para relajarte por dentro.
  • Ten cerca un bloc de notas y apunta inquietudes que te surjan para liberar tu cabeza de pensamientos.
  • Enfoca tu atención en la respiración. Observa como fluye el aire dentro de ti.

Te preguntarás ¿y si no logro dormir?

No pasará nada porque ya por el hecho de estar acostado estarás generando descanso, elemento básico para una buena intervención.

Mimarte la noche anterior será un gran acierto. Confía en ti.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Share This