¿Te ha sucedido alguna vez esto?

  • Le preguntas a alguien por lo que hace profesionalmente y tras diez minutos de palabras en spanglish sigues sin tenerlo muy claro.
  • Tras una ronda de presentaciones no recuerdas quién es quién y qué hace cada uno. Todos sonaban igual.
  • Tienes que hablar en una reunión, en clase o en un evento y no sabes cómo empezar; los latidos de tu corazón parecen ocuparlo todo.
  • Por fin logras esa cita que tanto has deseado y no te sale nada que decir… Dos horas después, se te ocurre una genialidad que ya no sirve de mucho…

Todas estas situaciones, tienen la misma solución: las historias.

Doy a menudo clases de storytelling o arte de contar historias (es algo que cada vez me contratan más en las grandes empresas, por algo será…), todo el mundo entiende muy fácilmente que las historias ayudan a:

  • Hablar con mayor facilidad
  • Sorprender
  • Divertir
  • Resultar memorable
  • Dejar huella…

Lo saben porque lo experimentan cada día cuando se quedan «embobados» leyendo un libro, viendo una serie, una película o atendiendo al último capítulo del culebrón que acapara el telediario.

Lo que les resulta difícil es encontrar su propia historia, o la de su producto o su proyecto y, en realidad, no es muy complicado cuando uno utiliza la metodología adecuada.

La he aplicado en numerosas ocasiones y da resultados espectaculares.

Mira un pequeño ejemplo:

Por eso he creado el taller online tu Pitch, tu Historia, para ayudar a las personas a desempolvar sus historias y saber cómo contarlas para que los encuentros (reales o virtuales) se conviertan en puertas que se abren.

SI QUIERES PRESENTARTE CON IMPACTO, PULSA AQUÍ

¿Te animas?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This