Convencer solo es posible si el argumento o la razón que empleas es auténtica

Te quiero contar algo que me ocurre y es que cada cierto tiempo siento que una palabra que guía mis actos

La del año pasado (no fue un año exactamente, pero poco importa) fue «amor».

Tomase el camino que tomase, me topaba con el amor. Y traté de poner amor a mis clases, a mis escritos, a mis conferencias, a mis relaciones… En unos casos las hizo crecer, en otras me llevó a entender la necesidad de abandonar.

En estos últimos tiempos, la palabra con la que me encuentro por todas partes es: «auntenticidad». Me tropiezo con ella como cuando uno está «embarazado» y ve embarazos por doquier, o cuando uno se compra un coche y aparece en cada esquina, como las setas. Siempre ha habido el mismo número de embarazos y coches, o parecido, pero ahora los vemos. Es nuestra mirada la que los encuentra.

Y entre estos encuentros está el del libro «All marketeres are liars« de Seth Godin (¿Todos los comerciales son mentirosos? – Los actuales vendedores de sueños, que aprovecho para recomendar a todos los que vendéis u os vendéis) y la siguiente frase:

«Only when a business or organization (or person) is authentic can we be sure that the story that’s being told is consistent enough to impact the maximum number of people»

Mi traducción libre:

«Solo cuando un negocio, organización (o persona) es auténtica puede estar segura de que la historia que cuenta es suficientemente consistente como para impactar al máximo número de personas.»

¿Qué podemos hacer para ser auténticos?

Quitarnos peso de encima. Y no me refiero a kilos, me refiero a soltar el lastre que nos impide SER, porque la autenticidad no puede ser otra cosa que obrar conforme al propio ser.

Y ese lastre no es otra cosa que miedo.

El miedo es lo que nos impide ser auténticos

Pero podemos dejar de lado el:

  • Miedo a no gustar
  • Miedo a no triunfar
  • Miedo a no ser querido
  • Miedo a no poder mantener a nuestra familia
  • Miedo a la soledad

Porque, paradójicamente, esos miedos son los que nos impiden gustar, triunfar, ser queridos, mantener a nuestras familias y no estar solos.

Fijaos que de los libros que tengo publicados, el que más se está vendiendo (con gran diferencia) es: Libérate del miedo a hablar en público.

Las personas se sienten atenazadas por el terror cuando tienen que levantarse y expresar sus ideas ante otros seres humanos.

Y entonces tratan de ponerse una máscara. Cada persona (organización) una diferente:

  • El autoritarismo
  • La ironía
  • La distancia
  • La dependencia
  • La tristeza
  • La mentira
  • El alcohol
  • Las drogas
  • Los medicamentos…

Y con esa máscara se sienten protegidos. Como cuando uno se escondía bajo las sábanas… como si ese fino paño pudiera protegernos de «la mirada del otro», que en nuestra mente es «el malo».

La verdadera protección es la autenticidad. La verdadera potencia de una persona o de una organización es la autenticidad. - Tuitéalo          

No dejes de ser auténtico:

  • En tu publicidad
  • En lo que escribas
  • En tu gestión
  • Con tus seres queridos
  • Contigo mismo

Y convencerás (y venderás).

Por ello, cuando busques la clave de un negocio, de una conferencia, de una relación, de una vida… no busques estrategias:

«The only robust predictable strategy is a simple one: to be authentic»

«La única estrategia robusta y predecible es una muy simple: ser auténtico»

Seth Godin

_________________________

Si te ha gustado este artículo tal vez te interese suscribirte al blog en la casilla que hay arriba a la derecha. Recibirás las actualizaciones una vez a la semana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This