Como veis no me ha salido un número redondo (como el 10), o uno cuadrado (como el 4), solo me ha salido un número primo, aunque en realidad el número en el que había pensado es redondo, cuadrado y primo a la vez, porque es el infinito.  ∞

Ahí van algunos pensamientos tontos:

  1. A veces, estar pendiente de Twitter o de Facebook es como juntar muchos cables telefónicos y poner la oreja para escuchar.
  2.  Si hablas de cosas prácticas tendrás más lectores. No utilices demasiado la inteligencia, cuánto más básica es la información, más éxito tiene.
  3. Si te olvidas por unos días de las redes sociales, verás cómo no se acaba el mundo.
  4. El otro día me hablaron de una nueva figura: estar triplemente conectado (viendo la TV, con el ordenador en las rodillas y el Iphone o la Blackberry en la mano). Se me abrieron las carnes. ¿Y la concentración? ¿Y la escucha o la lectura atenta que hace que captemos los matices?
  5. Si retuiteas o le das al «me gusta» porque el titular te llama la atención aunque no hayas leído el post, tus seguidores no podrán confiar en tu criterio.
  6. Las redes son como los enamorados, les encanta hablar de sí mismas… por eso tienen tantos lectores y se difunden bien los artículos que hablan de cómo usarlas y cómo sacarles partido.
  7. Es muy difícil decir algo original, casi todo está ya dicho, pero uno se puede diferenciar en la forma de decirlo, por ello, conviene intentar tener una «voz» propia.
  8. Los favores, como en la vida real, abundan, pero no es prevaricación ni abuso de influencia el pedir a los amigos que difundan un mensaje, (o eso creo).
  9. Uno no es más guay ni más interesante por tener más seguidores, simplemente o es muy famoso o se dedica a ello con más ahínco.
  10. En las redes, igual que fuera de ellas, un pequeño porcentaje de personas son las que manejan el cotarro.
  11. La profundidad de una mirada o la suavidad de una caricia nunca podrán ser remplazadas por un emoticón.

Las redes son muy útiles y pueden enseñar muchas cosas (este artículo de mi hermana Elena @gomezdelpozuelo lo define muy bien: 8 lecciones que Twitter me ha enseñado sobre la vida), yo misma acabo de sacar el libro Por dónde empiezo 2.0, pero también sirven para extender las bobadas hasta niveles insospechados, porque todos decimos muchas, pero en las redes quedan por escrito. No hay más que asomarse al Timeline (como nuestros abuelos se asomaban al balcón) y pescarlas. Mira los ejemplos que he encontrado en un momento (los he dejado tal como estaban escritos):

“Le tengo más miedo a que me den unfollow a q e me dejen de hablar”
“Aveces pones tantas #tonterias en twitter que hay dias que no sabes que poner”
“Cenando taquitos me di cuenta que los taqueros deberian de voltear el tronco de carne para formar arbolitoos de navidad”
“Grandes misterios de la vida… ¿Quien se comió el pedazo de manzana que le falta al logo de #Apple?”
“Me pregunto… Que pensarían las personas de mi salón si leyeran la sarta de tonterías que twitteo?”
«Siempre digo cosas tontas frente a los chicos. Pero prefiero decir tonterías antes de aparentar ser ‘cool» – Selena Gomez

Afortunadamente es tal la masa de información, que esas múltiples chorradas (incluidas las de este post), son como gotitas en la cresta de una ola: efímeras. En seguida se las traga el océano de la información.

______________________

Artículos relacionados:
Variedades digitales de 2012 y tendencias para 2013
¿A dónde nos lleva lo digital?
¡Ahora sé por qué son adictivas las redes sociales!

_____________________

Para los que leísteis el post de la semana pasada: número redondo + lo que NO debes hacer = éxito total. Alcanzó el segundo puesto en cuanto a número de visitas: 1.300 en un día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This