En la campaña electoral, uno de los lemas que más se han manejado ha sido:

Lo importante es el empleo.

Por tanto, como ahora no hay elecciones por un tiempo es interesante que TODOS pongamos nuestros sentidos en facilitar la creación de empleo.

Pero ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros? Una alternativa, entre muchas otras, es inventarnos nuestra profesión o ayudar a los jóvenes a inventarse la suya.

Un porcentaje muy alto de los que hoy son niños trabajarán en profesiones que no existen. ¿Cómo podemos prepararles para lo que no conocemos?

El libro de Sergio Bulat El arte de inventarse profesiones (Empresa Activa) incluye muchos consejos  que nos pueden ayudar. Os recomiendo su lectura. He extraído algunos de ellos para este artículo,:

  • Los trabajadores, para adaptarse a este nuevo sistema inestable, pueden desarrollar una mayor versatilidad y movilidad.
  • Destierra la idea de que si uno estudió para determinada cosa, solo puede trabajar en eso. Lo normal, en el futuro, será que una persona estudie muchas cosas y luego busque o invente el lugar en donde sacarle provecho a todo lo que estudió.
  • Se requiere creatividad e innovación para encontrar campos que permiten diferenciarse del resto. Hoy resulta imperioso diferenciarse para sobrevivir.
  • Esa diferenciación puede ser la base de una buena marca personal.
  • Una vez que tengas identificada la posible diferenciación, da el primer paso del camino: plantéate dónde estás, hacia dónde quieres ir y cómo hacer ese viaje.
  • Una actitud positiva y emprendedora ayuda a encontrar un camino propio.
  • Es necesario utilizar la “inteligencia contextual” para observar el contexto y adaptarse. Como dijo Darwin:  No sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta.
  • Conviene desarrollar la capacidad de estar atento a lo que acontece alrededor y aprovechar las oportunidades que surjan.
  • Se requiere un rol activo ante las circunstancias del mundo y no uno pasivo de esperar a ver qué nos llega.
  • Las zanahorias que te incentiven a crear las tienes que buscar tú, no esperar a que las muestre el jefe.
  • La remuneración ya no está dada por el tiempo y el esfuerzo dedicados a una tarea, sino por los resultados obtenidos.
  • Si no vendes tus resultados, nadie los verá y, por tanto, nadie los apreciará.

Pero estos consejos no son únicamente válidos para el profesional individual, sino también para la empresa o el empresario.

En 10 años solo la tercera parte de las empresas realizará una actividad similar a la que tienen actualmente, por lo que fijaos en cómo estos consejos sirven igualmente para la empresa.

Como dice Sergio Bulat:

“Inventar una profesión (o una nueva actividad empresarial) puede ayudar a cualquiera a tener mayor estabilidad, desarrollo y satisfacción laboral y personal”.

Artículos relacionados:
Gestiona tu tiempo para ser más feliz
8 formas de que tus ideas sean más creativas
Otra vez es primavera
El trabajo de tus sueños
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Share This