Ayer  imprimí el primer borrador de mi próxima novela y, cuando lo tuve encuadernado entre las manos, es cuando tuvo entidad de novela; hasta ese momento era solo un archivo, bits de información que podían borrarse, corromperse o desaparecer por arte de error. Ahora, paso sus páginas y la siento más mía.

Pero esto no es una defensa del libro de papel sino, más bien, un alegato contra los manuscritos físicos.

Es poco razonable que, en la era de Internet, un escritor deba gastarse más de 1.000 euros para que su novela participe en los principales premios de narrativa, a los que se presentan varios miles de personas y, tanto por eso como por otros motivos que muchos ya conocéis, sea muy poco probable que consiga ningún resultado.

Y lo mismo sucede con los envíos de manuscritos a las editoriales (en las pocas que reciben manuscritos, porque la mayoría tienen la recepción cerrada), hay que imprimirlo y mandarlo por correo.

Tal vez los editores no se han dado cuenta de lo siguiente:

  • Los escritores, en su mayoría, son pobres o semipobres; no se pueden ganar la vida dignamente con su oficio como los médicos, abogados, fontaneros o electricistas (en tiempos normales, claro), sino que  tienen que tergiversar su conocimiento, disfrazarlo de lagarterana y dar clases, conferencias  o participar en tertulias (cuando les va muy bien).
  • Hay que talar un montón de árboles para fallar un premio literario.
  • Sería facilísimo enviar los manuscritos en formato digital, hacer una cata y seleccionar un número limitado de ellos como finalistas y, de esos, hacer impresiones o dárselas al jurado en un ebook.

Algunos dicen que es para dificultar la piratería, pero es muy sencillo montar un servidor seguro que extraiga de forma automática unas páginas para la cata y luego destruir los archivos de las novelas no seleccionadas. Otros comentan que es para guardar el anonimato, pero, para ello, bastaría con codificarlas.

Igual existen motivos que yo desconozco (por favor incluidlos en los comentarios si es así), pero pienso que es una pena que en el siglo XXI no utilicemos los medios que tenemos a nuestra disposición.

Pero es solo una opinión, como todo lo que escribo en este blog.

__________________________

Artículos relacionados:
Variedades digitales de 2012 y tendencias para 2013
¿Sabes sacar el máximo partido al análisis de los datos de tu web o blog?
¿A dónde nos lleva lo digital?
11 tonterías sobre redes sociales
Por qué unos artículos tienen más lectores que otros
La informática es una aliada difícil… pero hay que “liarse” con ella
¡Ahora sé por qué son adictivas las redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This