La diferencia entre un libro y un vídeo para el aprendizaje

Acabo de terminar un libro que me ha resultado tremendamente inspirador.

Se llama: The Storytelling Animal: How Stories Make Us Human y es de Jonathan Gottschall.

Está solo en inglés y es para personas que quieran profundizar mucho en por qué las historias tienen tanto poder sobre las personas y cómo la habilidad (y el hábito) de contar historias es un rasgo indispensable para la supervivencia de la especie.

Mientras lo leía, me he dado cuenta de que el ritmo es algo fundamental para el aprendizaje.

Cada vez más se tiende a hacer cursos a través de vídeos, de hecho es la base de todos los MOOCs, Massive Online Open Courses (Cursos online masivos y abiertos). Para los que no estáis familiarizados con el término o el alcance de este fenómeno os invito a leer este completo e interesante artículo: La crisis de la educación superior.

Yo misma tengo varios cursos (que creo que son muy interesantes) en vídeo:

Hablar en público sin miedo
Presenta y gánate a tu audiencia
Primeros pasos en redes sociales e Internet 2.0

 

Pero no solo los he producido, también me había apuntado a un curso de Storytelling online (intento estudiar e investigar permanentemente) y no fui capaz de terminarlo, solo llegué a la lección 2 de 8. En cambio en el libro que os he indicado antes, no solo aprendí muchísimo sino que mientras lo leía se me ocurrieron muchísimas ideas (entre ellas la de escribir este artículo).

En mi caso, el aprendizaje se produce en mucha mayor medida a través de la lectura que a través de los vídeos.

Y esto se debe a que con la lectura, es uno el que adecua la velocidad a su propio ritmo, si la mente se va a otro lugar, se la espera y cuando vuelve se repite el párrafo; si el sitio al que se fue la mente está lleno de ideas nuevas, de asociaciones con las antiguas o resulta inspirador, se detiene la lectura, se deja que los pensamientos divaguen, se toman notas y se prosigue. Todo ello forma parte del proceso de lectura y no hace falta apretar ningún botón. Nuestra mente dialoga con la del escritor y se coloca en estado creativo.

En cambio, cuando veo un vídeo, me suele parecer o muy lento o muy rápido, pocas veces se ajusta a mi ritmo porque la velocidad no la marca el receptor, sino el emisor, y nuestra velocidad al hablar es más lenta que al leer por lo que resulta tedioso y eso provoca que la mente se vaya de paseo, y cuando se ha marchado, el vídeo sigue con su parloteo incansable, no espera a que uno vuelva como hace un texto. De pronto uno se da cuenta de que hace rato que no sigue las explicaciones que están en la pantalla y trata de mover con el ratón el cursor del vídeo hasta donde se fue, pero no acierta, se va demasiado atrás o demasiado adelante y entonces decide escuchar otra vez una parte, pero es aburrido y al final uno se desespera más todavía.

Supongo que no soy la única a la que sucede esto, y supongo que por eso en nuestra cultura audiovisual se realizan vídeos cada vez más cortos (de menos de un minuto) y por eso se requieren cada vez más técnicas como el storytelling (contar historias) o la gamificación, porque de otro modo sería difícil atrapar (y sobre todo mantener) la atención de la persona que está al otro lado de la pantalla.

En mi caso los libritos de Amazon:

STORYTELLING de la mano de STEVE JOBS (Comunica y convence)
HABLAR EN PUBLICO con éxito (Comunica y convence)
Libérate del MIEDO a HABLAR EN PÚBLICO – Soluciones prácticas para perder el miedo

se venden 30 veces más que los vídeos y eso que son muy similares y que nuestra cultura tiende cada vez más hacia lo audiovisual, por lo que me parece que existe una contradicción entre lo que tiene mejores resultados y lo que se nos ofrece y me interesaría muchísimo (y estoy segura que al resto de lectores también) conocer vuestra opinión:

¿Qué diferencia notas tú entre leer un libro y ver un vídeo?

3 Comentarios

  1. Santiago
    28 Abril 2014

    Natalia

    a mi me pasa lo mismo que a ti. No puedo adecuarme a los vídeos (curiosamente me adecuo mejor a los audios). Creo que la explicación es muy adecuada, con la lectura el ritmo es propio, con los vídeos, ajeno. Curiosamente me adapto muy bien a las conferencias presenciales (¿será porqué se que no tengo la posibilidad -como en el vídeo- de pararlo, rebobinarlo, verlo luego o incluso moverme del sitio?)

    Personalmente a mi inspira más una buena lectura

    Saludos

    Responder
  2. 28 Abril 2014

    Para mi, la lectura ocupa el primer lugar en el aprendizaje; el vídeo es una alternativa. Gracias Natalia por tu aporte al conocimiento.
    Ricardo.
    San Miguel de Tucumán, norte de Argentina.

    Responder
  3. 6 Mayo 2014

    Creo que todo depende del interés que tengamos en el tema que estemos escuchando, leyendo o viendo y escuchando (video). Si es motivador para nosotros el medio desde donde nos trasmitan el mensaje nos dará lo mismo y nuestro foco de atención estará 100%100 atento. Cuando una persona tenga algún tipo de problema para prestar atención y su foco de atención requiera de un trabajo mas complejo para requerir una buena concentración pues sea mas inatento es posible que la imagen y el audio les resulten mas cómodo que una conferencia o un libro que les facilita mucho mas la inatención con cualquier pequeña distracción si el tema no es muy motivador para ellos.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: