El poder de la tecnología para atender a los clientes

La tecnología actual permite una flexibilidad que cambia completamente la relación con el cliente.

Veamos un ejemplo:

El otro día me contactó una persona que quería hacer Coaching para hablar en público. En numerosas ocasiones le han invitado a dar conferencias porque es un gran experto en un tema muy concreto; hasta ahora ha declinado las propuestas porque se pone muy nervioso al hablar en público, pero le apetece de verdad compartir su conocimiento, ya que no hay muchas personas que sepan tanto de “lo suyo”.

Le he aconsejado que  se lea Libérate del miedo a hablar en público, pero lo tenía solo disponible en formato electrónico porque es un libro que incluye vídeos, ejercicios, etc. y a Juan, esta alternativa no le convenía porque no tiene tableta, ni lector digital, ni un smart phone grande y le da muchísima pereza leer en el ordenador.

No quería dejarle sin solución, así que subí el libro a Bubok en un ratito y ya está disponible en papel. ¡Aquí lo tenéis!

Liberate del miedo a hablar en publico - formato papel

Ya lo ha comprado; le ha salido más caro: 11,34€ más el transporte frente a 3,8€ que cuesta la versión digital, pero como dijo aquel, para gustos los colores… y ¡viva la tecnología que nos permite darle gusto a nuestros clientes!

Tal vez os preguntaréis si además de este caso, ¿publicar un libro bajo demanda puede servir para más situaciones? Pues sin darle excesivas vueltas se me ocurren muchas posibilidades:

  • Como regalo para clientes
  • Como herramienta comercial
  • Para enviar a las editoriales y que “vean” cómo puede quedar algo que hemos escrito
  • Para reforzar la idea de que uno es un experto en su materia
  • Para hacer una prueba de concepto o una prueba comercial
  • Para hacer manuales, presentaciones, memorias, informes…
  • Libros de aniversario para celebraciones
  • Imprimir apuntes, trabajos de clase, temarios, tesis, tesinas…
  • Anuarios
  • ¡Para venderlo! Como es mi caso…

Y esto que sucede con los libros, cada vez va a ser más común con la llegada de la impresión en 3D bajo demanda.

“Una impresora 3D es un dispositivo capaz de generar un objeto sólido tridimensional mediante la adición de material. Los métodos de producción tradicionales son sustractivos, es decir, generan formas a partir de la eliminación del exceso de material. Las impresoras 3D se basan en la representación digital de lo que vamos a imprimir mediante algún software de modelado. (…)

Los materiales que actualmente pueden utilizarse para ‘imprimir’ son variados: termoplásticos como el PLA o ABS, metal, fotopolímeros o resina líquida.

Más información AQUÍ

 

¿Qué se puede fabricar bajo demanda gracias a la impresión en 3D?

En este artículo tenéis algunos ejemplos de:

  • Piezas de una casa
  • Instrumental médico
  • Aplicaciones aeroespaciales
  • Piezas de vehículos: bicicletas, coches…
  • Productos: auriculares, juguetes, zapatos, gafas, complementos, muebles, teléfonos…
  • Órganos humanos
  • Y también el uso doméstico y semi-profesional, que se presenta como el futuro de la tecnología. 

Estamos recorriendo el camino inverso de la industrialización.

La vida de los productos se alarga y se personaliza su fabricación a través del print on demand o fabricación bajo demanda.

Aquí os dejo “7 charlas sobre las maravillas de la impresión en 3D” (a cual más interesante).

Asegúrate de que tu empresa o negocio tiene establecidos los mecanismos de escucha al cliente que te permitan saber qué necesita en cada momento e infórmate de las posibilidades de customización de tu producto o servicio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: