Claves para que los menores usen las nuevas tecnologías de forma segura

Existe una gran preocupación por parte de los padres, los maestros y la sociedad en general por el uso que hacen los menores de las nuevas tecnologías.

Las noticias más llamativas son las que salen en los medios de comunicación y tienen que ver con peligros como el acoso, quedar con desconocidos, etc. Pero, aunque son problemas muy graves, no son los que más afectan a los chavales ya que el porcentaje de casos es muy pequeño.

En la entrevista que me hicieron en La aventura del saber (TVE 2) y que incluyo a continuación, hablamos de la forma de ayudar a los menores a que hagan un uso responsable de las nuevas tecnologías.

 

Resumo y amplío lo que se incluye en el vídeo:

Los pilares básicos sobre los que se puede apoyar un padre para acompañar a sus hijos en el uso seguro de Internet son:

  • El ejemplo

Muchas veces recriminamos a los adolescentes lo que nosotros hacemos sin parar: uno uso adictivo y/o maleducado de los dispositivos. Por ejemplo, si nos ven mirar constantemente el móvil, responder a una llamada o ver la televisión mientras comemos ¿qué harán ellos?

Es conveniente establecer unas normas de convivencia entre personas y tecnología. Por ejemplo:

      • Nada de aparatos durante las comidas para fomentar la comunicación familiar.
      • Dispositivos apagados o silenciados por la noche.
      • Un uso razonable con un máximo de tiempo diario (incluida la televisión).

Estas normas dependerán de la forma de pensar de cada padre, pero lo importante es que sean consensuadas y que las cumplan tanto padres como hijos. 

  • La información y la formación

Conviene que nosotros conozcamos los riesgos para que se los contemos a los menores. Si no tienen la información no podrán hacerles frente si se tropiezan con ellos.

Algunos de los riesgos son:

    • Adicción
    • Acceso a contenidos no apropiados para determinadas edades
    • Contenidos peligrosos para su salud: fabricación de explosivos, incitación a la anorexia y la bulimia
    • Suplantación de identidad
    • Virus informáticos o hackers
    • Quedar con desconocidos
    • Insultar o ser insultado
    • Publicar cosas íntimas
    • Pornografía infantil
    • Dolores de espalda
    • Desarreglos en los ciclos de sueño por estar navegando
    • Sordera por escuchar la música muy alta.
    • Etc.

Pero no sirve de nada llevarse las manos a la cabeza y bloquearles el acceso a Internet. Es como si no les dejáramos salir a la calle por si les atropella un coche o les secuestran. Se trata de ir explicándoles los riesgos y dándoles pautas de conducta para que ellos puedan ir tomando sus propias decisiones para usar las nuevas tecnologías de forma segura. 

Pero si los padres desconocen estos riesgos, no podrán hablar de ellos a sus hijos.

Existen numerosos sitios que hablan de esto y que trabajan para proteger al menor en Internet.

Incluyo a continuación algunos que pueden ser útiles a padres y/o educadores:

Ya hemos comentado que la información sin formación no es suficiente; es necesario explicarles por qué una determinada conducta es arriesgada, qué pueden hacer en caso de que se encuentren involuntariamente en una situación no deseada y cómo prevenir que eso suceda.

También existen filtros de contenidos para los más pequeños. 

Algunos ejemplos:

Pero en ningún caso remplazan lo más importante, que es:

  • La comunicación

Si establecemos un ambiente de diálogo en la familia, los menores estarán más dispuestos a consultarnos si les sucede algo incómodo con sus amigos o con desconocidos.

Y no olvidemos que la base de la comunicación es la escucha. Si les damos mucha información pero no escuchamos su punto de vista, acabarán por no contarnos nada.

A los chicos se les pueden hacer algunas recomendaciones básicas, como:

  • No poner nunca en Internet datos personales como el colegio, la dirección o el teléfono, ni suyos ni de sus amigos.
  • Que no envíen a nadie fotos íntimas.
  • Que no se crean todo lo que pone en Internet. Hay personas que no son quienes dicen ser y hay noticias e informaciones manipuladas.
  • Conviene que cambien la contraseña de sus perfiles y de su correo de vez en cuando.
  • Que en los mensajes en cadena pongan las direcciones en copia ciega.
  • No responder ni hablar con desconocidos.
  • Escribir de forma correcta y sin insultar a nadie.
  • Hablar con algún adulto si se encuentran en alguna situación incómoda.

De todas formas, cada época ha tenido diferentes riesgos, y siempre los padres han creído que en la época de sus hijos los riesgos son mayores y el respeto menor. Yo estoy convencida de que los saltos generacionales se producen siempre y a cada generación le toca lidiar con cosas diferentes.

Lo importante es ir acompañando a los chavales en un uso cada vez más autónomo y responsable porque:

La educación debe preparar a los niños para que tengan progresivamente mayor libertad. Pero no aprenderán a ser libres mientras nos empeñemos en decidir por ellos.” (Del libro Buen padre, mejor jefe)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: