Trabajar es respirar… pero ¡no confundas acción con movimiento!

Decía el gran arquitecto francés Le Corbusier: “Trabajar no es un castigo: trabajar es respirar. Respirar es una función extremadamente regular: ni fuerte, ni suave, sino constante.(…)

Hace falta ser modesto para ser constante. La constancia implica perseverancia pero, al mismo tiempo, es una prueba de coraje y el coraje es la fuerza interior que cualifica la naturaleza de la existencia.(…)

Su madre, que murió con 100 años, le decía: Eso que haces ¡hazlo!

Le Corbusier 5/9/1960

Todos trabajamos: unos fuera de casa, otros en casa o en ambos sitios, otros buscando trabajo, y es muy importante no confundir acción con movimiento.

Si uno no combina la acción con la calma, se parecerá a esas gallinas a las que les cortan el cuello y siguen dando vueltas despavoridas y sin rumbo.

Nos pasamos el día corriendo de un sitio a otro, haciendo cosas: reuniones, llamadas, eventos, correos… y muchas veces no nos paramos a analizar (porque estamos muy ocupados “haciendo”):

  • Si de verdad obtengo los resultados que persigo.
  • Si en mi día a día dedico SIEMPRE algo de tiempo:
      • al corto plazo, para obtener recursos de forma más inmediata,
      • al medio plazo: sembrar para recoger un poco más adelante,
      • al largo plazo: ¿hacia dónde me dirijo y/o se dirige mi empresa?
  • Si me siento de verdad cómodo con lo que estoy haciendo.
  • Si utilizo mis verdaderas habilidades.

Una forma de saber si nuestro día es un corre/corre o si hemos aportado valor es analizando de qué estamos más orgullosos o satisfechos en ese día. Eso nos dará una buena medida de las cosas.

Trabaja, respira, trabaja, respira.

Si tu respiración/trabajo suena “alterada” es que algo no va bien, ya que eso sucede cuando estamos nerviosos o tenemos miedo.

Si la respiración/trabajo está alterada por el ejercicio físico o similar, ¡bien! Has hecho un esfuerzo puntual, pero sabes bien que luego ha de venir la calma para normalizarla.

Trabaja, respira y aléjate de la necesidad compulsiva de llegar a todo, de responder a todos o asistir a todo.

Con las nuevas tecnologías y el uso masivo del correo electrónico, mensajes etc. eso resulta imposible y tratar de alcanzar lo imposible genera una gran frustración.

Ya responderás/llamarás/asistirás a lo que sea cuando puedas.

Mientras tanto:

Haz algo urgente, respira, haz algo importante, respira, haz algo transcendente: respira.

Artículos relacionados:
La atención y el silencio han llevado al hombre a la luna
Apagar de vez en cuando, es bueno para el corazón
El estrés puede matar
La importancia de aceptar un NO por respuesta
La importancia de decir ¡NO!
Invéntate lo que ser de mayor
Gestiona tu tiempo para ser más feliz

6 Comentarios

  1. Juan Pedro Sánchez
    7 mayo 2012

    Enhorabuena, Natalia. Me encanta tu post.

    Solo una matización para poder funcionar en base a tu brillante exposición. Si los íderes de la empresa no tienen claro esta forma de funcionar, que para mí es la única que lleva al éxito sostenible, será dificil que el resto del equipo trabaje respirando.

    Un abrazo.

    Responder
  2. 7 mayo 2012

    Reblogged this on Crisis o desafío.

    Responder
  3. 7 mayo 2012

    Me gusta lo escrito, pero todos conocemos la teoría.
    Lo realmente complicado es poder aplicarla.
    Si realmente estoy hasta arriba de trabajo, mientras duermo, sigo trabajando.
    Si encuentro la calma (que la encuentro) esa calma puede romperse de forma brusca a causa de un problema imprevisto.
    Que eso, que es genial, y está en mi lista de pendientes de “uno de estos días….”
    Saludos¡¡

    Responder
  4. 7 mayo 2012

    Fantástico!!! … como siempre

    Y totalmente de acuerdo y un defensor desde hace tiempo. Una pena que el día a día a veces nos atropelle.

    Felicidades una vez más.

    Responder
  5. Juan José Millán
    7 mayo 2012

    Natalia, encantado de conocerla.
    Esas referencias a Le Corbusier, me son muy estimables. Gracias.

    Un saludo

    Responder
  6. 2 noviembre 2012

    Los efectos de la respiración ritmica sobre la tensión: la arritmia respiratoria es provocada por actitudes mentales y afecta a todo el organismo sobretodo nuestra tensión. Al restablecer nuestro ritmo respiratorio por medio de ejercicios de respiración consciente (controlada) restablecemos el estado tensional del cuerpo logrando también un cambio en nuestra actitud mental. El temor impide la correcta respiración, la alegría la estimula y la relajación le brinda armonía.
    http://www.naturarespira.eu
    Cordiales saludos

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: