Apagar de vez en cuando, es bueno para el corazón

Aprovechando las vacaciones, decidí pasar un día completo en silencio: sin llamadas, ni televisión, ni música. Tuve una visita inesperada, pero lo cumplí durante unas 8 horas.

Una de las observaciones más interesantes de ese día, fue percibir el verdadero sabor de la comida, porque estás de verdad “en la comida”; en su olor cuando acercas el tenedor a la boca, en el color amarillo brillante y la textura suave de los granos de maíz, en el sabor que se extiende por la lengua hacia la garganta y el cerebro.

¡Es una experiencia magnífica!

No es la primera vez que la vivo, pero esta vez me ha recordado a un artículo que publicó Tony Schwartz en la Harvard Business Revue hace dos semanas y que me gustaría resumir/traducir a continuación para compartirlo con vosotros:

Entre el 25 % y el 50% de la gente se siente desbordada por el trabajo. No es solo el número de horas que trabajamos, sino el hecho de que pasamos demasiadas horas haciendo malabares con muchas actividades al mismo tiempo.

Hemos perdido la costumbre de hacer pausas y de establecer límites debido a la tecnología. A cualquier lugar al que vayamos, nos sigue el trabajo a través de nuestros dispositivos, siempre insistentes e intrusivos (…).

A lo que más perjudica este hecho es a la productividad (…) Cuando cambias de una actividad a otra, sin haber finalizado la primera, incrementas el tiempo que tardarás en terminarla en torno a un 25%.

Además, si siempre estás haciendo algo, quemas tus reservas de energía a lo largo del día.”

¿Y qué pasa cuando llegas a casa? (Esto lo digo) Que no te quedan reservas para la familia, solo te queda cansancio y un poco de irascibilidad.

Algunos de los consejos que menciona Tony Schwartz en su artículo son:

  • No exijas a los demás respuestas inmediatas en cualquier momento del día.
  • Haz lo más importante a primera hora de la mañana y sin interrupciones.
  • Toma vacaciones reales de forma regular. (¿Han sido estas vacaciones reales para ti?)

Además, yo os propongo algunas otras actitudes que también pueden ayudaros a incrementar vuestra productividad (aunque parezca lo contrario) y que son buenas para el corazón:

  • Mira los correos y los mensajes del móvil cada hora y media. El resto del tiempo puedes mantener los dispositivos en silencio. No hay prácticamente NADA que no pueda esperar 90 minutos.
  • Te invito a marcar en tu semana una mañana o una tarde libre de dispositivos. Agéndalo; es la única manera de encontrar ese momento. Y aprovecha para reflexionar en los temas importantes, ya que el día a día y sus urgencias suele ahogarlos.
  • Una vez a la semana puedes comer solo, en silencio, sin televisión, ni prensa, ni libro: se aprecia mucho mejor el sabor de la comida.
  • Cuando mantengas una conversación, trata de poner TODA tu atención en esa charla. Apaga el móvil si suena. Se aprende mucho cuando se escucha de verdad a los demás.
  • Si paseas por la naturaleza sin ánimo de llegar a ningún sitio (y sin móvil, claro :)), se nota el aire en la cara y la presión de la tierra bajo los pies y, al respirar, se siente cada célula del cuerpo integrada en el entorno.
  • En los momentos de relax en los que dejar fluir los pensamientos sin orden ni concierto, es cuando surgen las ideas más creativas.

Las mujeres a veces “fanfarroneamos” de ser capaces de hacer varias cosas al mismo tiempo, pero si uno lo piensa de verdad, solo se puede estar atento a una de ellas, por eso es tan peligroso hablar por teléfono cuando uno conduce, porque la atención está en la charla, no en la carretera. Si no, que se lo digan al policía que me puso la multa el otro día; me decía incrédulo: “pero si llevamos detrás tuyo haciéndote señas 5 calles… ¿No te has dado cuenta?” No, no me había dado cuenta, estaba en la conversación.

En realidad se trata de manejar uno mismo el tiempo y los dispositivos, no que ellos te manejen a ti.

Si quieres recibir por mail estos artículos (suele ser uno a la semana) puedes suscribirte al blog arriba a la derecha.

Artículos relacionados:
¡Deja a tu empresa respirar! No la ahogues con M&Ms
Las decisiones: ¿Cuestión de datos o de pálpitos?
Trabajar es respirar… pero ¡no confundas acción con movimiento!
La atención y el silencio han llevado al hombre a la luna
El estrés puede matar
La importancia de aceptar un NO por respuesta
La importancia de decir ¡NO!
Invéntate lo que ser de mayor
Gestiona tu tiempo para ser más feliz

6 Comentarios

  1. 9 abril 2012

    Un articulo genial. La verdad que ser multi-tarea retrasa en vez de ayudar. Hacer un poco de ejercicio, también ayuda a mejorar la capacidad intelectual.
    Saludos

    Responder
  2. 9 abril 2012

    El ritmo de vida que se nos impone a diario produce una suerte de desarraigo, de descentramiento de uno mismo y de lo que es en verdad importante. Por desgracia, si a los horarios vigentes en determinados trabajos (jornada partida) les sumamos el tiempo que invertimos en desplazamientos y el que empleamos en comer apresurados en la oficina con el “aroma” de todos los tuppers recalentados de los compañeros, poco tiempo nos queda para encontrarnos a nosotros mismos al final de una jornada que en muchos casos dura al menos 12 horas.
    Durante un tiempo, mi único deseo era pasar un día sin despertador, sin teléfonos, sin nada que hacer, tirada en el sofá en modo contemplativo. Habitualmente ese día tenía que ser el domingo, pero ¡qué difícil resultaba mantener esa molicie! Y sin embargo, es lo que siempre les recomiendo a los compañeros más estresados: saca tiempo para no hacer nada, necesitas poder “aburrirte”, no dedicarte a nada durante un día, salvo a ser tú mismo, a reencontrarte y a escucharte interiormente, en definitiva, a realinear tus pensamientos y, quizás, a encontrar tus prioridades vitales y seguirlas. Porque es verdad que, a veces, olvidamos lo que en verdad es importante.

    Responder
    • helen
      1 mayo 2012

      Es muy difíil hacer lo que decís, pero es estupendo estar sin pensar en nada y que los pensamientos fluyan sin control, caminar sin destino y sin reloj, y sobre todo sin móvil

      Responder
  3. 9 abril 2012

    Por demás interesante, difícil de aplicar, pero como bien lo planteas Natalia, creo que generando el hábito se puede avanzar mucho en este asunto y dar un poco de respiro a las agendas tan repletas de actividades

    Gracias por la idea

    Responder
  4. Saul González
    9 abril 2012

    Gracias por este artículo, parece que estas platicando directamente conmigo. Estoy agendando el próximo Jueves para pasar un día apagado, espero lograr al menos las 8 horas. Y no voy a programar nada más para ese día.

    Responder
  5. Beatriz
    11 abril 2012

    Me ha encantado el post Natalia. El día a día nos suele empujar, sin más. Por eso es importantísimo realizar la parada, y dejarte llevar por las emociones de lo que sientes. Sin orden. Yo intento planificar estos momentos, aunque sea de vez en cuando. Me encantan, siempre acabo sintiendo una gran tranquilidad y satisfacción. Vamos, que me siento bien, y contenta de poder disfrutar la vida.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: