¡Qué desastre de conferencia!

El otro día asistí con muchas ganas a una conferencia. Me interesaba MUCHO el tema y, sobre el papel, el conferenciante prometía. (No voy a dar datos porque no es necesario meterle el dedo en el ojo a nadie para que los demás extraigamos el aprendizaje).

El conferenciante tenía todo a su favor:

  • Una audiencia de más de 100 personas interesadas y “entregadas”.
  • Un tema interesantísimo.
  • Un gran conocimiento sobre él.

Además tenía muy buena pinta y era bastante guapo, lo que no es muy importante para hablar bien en público pero, de entrada, puede favorecer para dar una buena primera impresión.

¡Qué más se puede pedir! ¡Pero fue horrible!

Nos costó mucho esfuerzo aguantar hasta al final; nos fuimos en el turno de preguntas.

¿Por qué fue un desastre? Lo he estado pensando varios día y creo que hay un motivo fundamental y otros secundarios:

  • El conferenciante estaba TAN preocupado por hacerlo bien que no tuvo en cuenta lo más importante de una conferencia: LA AUDIENCIA. Nos estábamos aburriendo muchísimo y no lo notó ni lo evitó.  Es fundamental estar ATENTO y “escuchar” a los asistentes.

Otros errores que ayudaron a provocar el pequeño desastre:

  • Mostró un índice de lo que iba a contar y cuando se había pasado en más de media hora del horario previsto no había llegado al punto 6 de 10.  Y eso que no paraba de mirar el reloj. En la charla “post-conferencia” tomando una cerveza en el bar de al lado, lo comentábamos con un amigo y llegamos a la conclusión de que NO LO VEÍA. Si de verdad hubiera VISTO el reloj cada vez que lo miraba, habría abreviado.
  • Nos trató como a niños, hablando de forma lenta e infantil sobre los primeros temas de la conferencia y cuando llegó a los más complejos e interesantes, ya no había tiempo y los dijo de carrerilla, por lo que no se entendieron.
  • Hizo una introducción “graciosilla” sobre él y el hecho de hablar en público que se comió un 15% del tiempo disponible. Es recomendable un pequeño gag o broma para iniciar, pero máximo de 30 segundos; la audiencia está interesada por el TEMA no por la PERSONA, salvo si la persona es muy famosa o es un crack en comunicación.
  • Hacía un calor espantoso y costaba respirar. Esto no lo habríamos notado tanto si llegamos a estar embelesados con la charla, pero si lo sumamos al aburrimiento, daban ganas de salir corriendo. No lo hicimos por educación.

Ten en cuenta que el protagonista de una presentación o conferencia no es el ponente, sino la audiencia. Este es el factor clave para una buena comunicación. 

A veces tenemos todos los elementos a favor pero no sabemos aprovechar las circunstancias positivas porque estamos demasiado centrados en nuestras ganas de quedar bien y de impresionar a la audiencia. 

____________________________
Más recursos para hablar en público y artículos relacionados AQUÍ

12 Comentarios

  1. Miguel Tablado
    20 febrero 2012

    Hola Natalia, viejo tema, siempre de moda. No creo que haya mucha gente que no le interese, no importa las veces que uno haga presentaciones o conferencias que ese picor siempre estara alli. Hace unos dias tuve que hacer una presentacion de la nueva estrategia de una division en mi compañia y creeme, estuve varias semanas con el run run en la cabeza, haciendo la presentacion mentalmente y reduciendo los slides una y otra vez para poder llegar a ese punto optimo entre informacion y aburrimiento. El tema era interesante y a la mayoria de las 100 y pico personas que alli estaban les era novedoso con lo que el clima era propicio para ganarse al publico. El resultado desde mi perspeciva fue optimo, de hecho genero un interes importante en las personas pero eso no se consigue sin MUCHISIMA preparacion y especialemente, ponerse en los zapatos del publico.

    Mi aportacion a este hilo seria una reflexion basada en mi experiencia y una recomendacion para aquellos que les interese mejorar sus presentacion una vez hayan leido tu ebook sobre hablar en publico. Yo me lo compro Ya. conciendote seguro esta lleno de tips estupendos.

    Hace unos años en un seminario sobre presentaciones en publico nuestra formadora nos hizo una reflexion que siempre tengo en mi cabeza antes de empezar a hablar. “lo importante es que las mariposas vuelen en formacion” Esas mariposas que uno nota en el estomago volando como locas y aumentando el nivel de ansiedad hay que dejarlas volar, son parte del proceso, el ponente que no las tenga con seguiridad caera en el tedio y el aburrimiento por la falta de tension. Hay que controlarlas, hacer que vuelen en formacion y que sean parte de tu proceso de preparacion, hacerlas parte de tu estado no que sean una sensacion incomoda.

    La segunda aportacion es un libro “The presentation secrects of Steve Jobs” (Camine Gallo) McGrawHill. Fantastico, lleno de tips (que el ponente que mencionas deberia haber leido) sobre como estructurar las presentaciones, manejo de los tiempos, seleccion de los mensajes, … a mi me ha sido super importante. Habla sobre como SJ se conviertio en uno de los mejores ponentes (presentadores de productos). Esta lleno de ejemplos, guias practicas y soluciones a situaciones cotidianas.

    abrazo y gracias

    Miguel

    Responder
  2. 20 febrero 2012

    Reblogged this on jamg227.

    Responder
  3. David Rodríguez
    20 febrero 2012

    Hola Natalia, ¿Cómo estás?

    Si, lo que dices a mi también me ha sucedido, no todo el mundo esta preparado para ello ¿no?
    crear interés, modular la voz, controlar los nervios… yo tengo que hablar bastante delante de gente y nunca es facil exponerse a los demás…

    Un abrazo

    David Rodríguez

    Responder
  4. 20 febrero 2012

    Hola Natalia,

    Muy interesante.

    Yo siempre aconsejo PPF, preparación, práctica y feedback honesto y claro. Y más cuando te toque hacerla a nivel internacional en inglés.

    Un saludo, Christopher Wright

    Responder
  5. manuel
    20 febrero 2012

    Natalia, tienes un gran futuro. Yo no recuerdo si te dije que era profesor de Lengua y Literatura y de Filosofía,pero me jubilé a los 60 hace 6 meses. Ahí hablé en público por última vez,al lado del Rector y de la directora de mi IES. Tuve nervios hasta que empecé a hablar a un público variado ( profesores,padres,alumnos) pero conocido. El Rector era el único que podía descolocarme. Me olvidé de él y miré a mis compañeros y alumnos. La tranquilidad me llenó y todo salió de maravilla.Aquello terminó pareciéndose más a un monólogo humorístico que a una lección magistral,aunque citara a Russell y Wittgestein. Mi último discurso (de momento) resultó muy divertido. El secreto consistió en alcanzar la calma y en haberlo preparado paseando,sin tomar notas.. No me hagáis caso. Voy de oyente.

    Responder
  6. Saul Gonzalez ( Mex)
    20 febrero 2012

    Muchas Gracias, un excelente tema.

    Dice el Pastor de la Iglesia, ” Despierten a ese de la segunda fila, ” y del fondo del salón se oye, ” despiértelo Usted, Usted lo durmió”.

    Dependiendo del tema pero no menos de media hora ni más de 45 minutos para la exposición de un tema, si en verdad es interesante en la sección de P y R se ampliará hasta dos horas.

    Saludos.

    Responder
  7. 23 febrero 2012

    Muchas Gracias Natalia, no he leído tu libro, pero lo leeré, es un tema que me apasiona, justo en mi blog acabo de subir hace unos días un post sobre ello, si puedes, me encantaría saber tu opinión, es elblogdeloseventos.com

    Una de las personas que han comentado mi post decía que “Prepararse para ser un buen ponente, es similar a la preparación de un deportista profesional”, ambas tienen una necesidad máxima de trabajo previo, para que la ponencia o la actividad deportiva sea exitosa.

    Responder
  8. 30 agosto 2012

    ¡Grandioso! Es un placer conocerle y leerle…

    Un saludo muy cordial,
    Georgeos

    Responder
  9. Carla
    16 abril 2013

    GRACIAS NATY!! la verdad es que me di una ducha de bendiciones con todo lo que tienes escrito. Mañana me toca dar una charla informativa acerca de un Programa que voy a dictar y jamás lo he hecho. Mi diálogo interior se incrementó con ideas de “hacerlo bien” y todo eso. Sinceramente estoy mucho más tranquila al leer en uno de tus artículos “deja tu ego de lado”; me distraje pensando en mí y olvidé por un momento el propósito por el cual nos vamos a encontrar con la gente en la charla de mañana. Te dejo una sonrisa y me imagino que te miro y te doy las gracias. Que esto que siento te vuelva multiplicado!!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: